• LUNES,  19 AGOSTO DE 2019

Editorial  |  03 abril de 2019  |  12:00 AM

Urge atención seria a red vial de Armenia

0 Comentarios

Imagen noticia

Una cosa son las obras de pavimentación de las cuales es responsable y tiene agendadas la empresa Amable, que entre otras las últimas que realizó en la carrera 19 entre calles 29 y 25 y 5 y 2 quedaron con grandes huecos y resaltos que dificultan el tránsito y producen daños a los vehículos, y otra cosa es la responsabilidad de la administración municipal con la placa asfáltica en general de la ciudad.

Hay vías importantes en los cuatro puntos cardinales y en el centro de Armenia que requieren atención urgente porque ante su deterioro se han convertido en sitios de peligrosa accidentalidad. Vías que no tienen huecos sino cráteres, son más "caminos de herraduras", como decían los abuelos, que calles por donde transitan los vehículos cuyos propietarios cada año pagan los impuestos correspondientes.

La calle 26 norte que conecta la avenida Centenario (carrera 6) con el parque Aborígenes en la carrera 14 y viceversa, están en estado lamentable y eso que en esa vía queda uno de los sitios más utilizados para actos culturales, turísticos y de tipo económico y social como lo es el centro de convenciones de Armenia. Igualmente el batallón de servicios número 8 Cacique Calarcá en la Centenario y la Octava Brigada en la 14.

Y qué decir de la avenida 14 de octubre a la altura de Bienestar Familiar, es decir la carrera 22 con salida a la sede del cuerpo oficial de Bomberos. En esta vía que conecta la glorieta de Bomberos con los barrios La Arboleda, Granada, Modelo y San José, entre otros, una de las más transitadas de la ciudad, que desembotella el centro de la capital, cada dos o tres meses toma su estado natural, huecos y más huecos. Como muchas otras, tiene la característica de recibir mantenimiento constante, tan mal hecho que su deterioro también es constante. Parece que solo le echaran gravilla con tierra porque al mínimo aguacero el cráter vuelve y se abre. No queda más que pensar que al parecer son contratos de obras eternos hechos con materiales de poca calidad, para ser ejecutados y repetidos cada tres o cuatro meses.

La calle 23 entre carreras 19 y 23 vive otro caos que poco ha importado a la administración municipal. Eso sí, fue pavimentada en tiempo récord la cuadra por la salida del supermercado Olímpica, sabrá Dios por qué, pero nada más. La carrera 20A con calles 24 y 25 que conecta con La Cejita aún, después de más de un año, 15 meses, permanece bloqueada por un deslizamiento, es decir que por allí no hay paso, y las 20, 21 y 22 son casi intransitables.

Si en el centro y norte de la ciudad llueve, en los barrios del sur, occidente y suroccidente, no escampa. Las vías de sectores como Pinares, Bosque de Pinares, Los Quindos, Zuldemayda, La Unión, Montevideo, Villa Liliana, San José, La Patria, La Pavona, por mencionar algunos presentan graves fallas en su capa asfáltica.

Dos noticias se dieron esta semana por parte de la administración municipal con relación al arreglo de las vías de Armenia. La primera tiene que ver con la destinación de $4.163 millones de pesos para pavimentar vías que permanecen en obra negra en las comunas 1, 2, 3, y 6 de Armenia donde, según la alcaldía, se logrará el pavimento de vías en 18 barrios de Armenia. “Las obras iniciarían el 20 de abril, por parte de la Constructora Fernando Arturo Ángel”. En total serán 10.848 metros cuadrados que serán intervenidos.

La otra noticia está relacionada con el reparcheo, que según la alcaldía se tiene previsto en las principales vías de la ciudad de acuerdo con “las solicitudes de la comunidad”. Para ello se utilizará asfalto frío, labor que realizará la llamada cuadrilla de “cachorros”.

Para nadie es un secreto que estos reparcheos son una pérdida de tiempo y de dinero, repetimos a la más mínima lluvia queda al descubierto de nuevo el hueco, convirtiéndose esta labor en una burla para los dueños de los automotores que son en últimas los que pagan impuestos para que las vías mantengan en buen estado.

Son buenas las intenciones de la alcaldía sobre intervenir la red vial de Armenia, pero para ello hay que hacer un trabajo serio, que transcienda y no que genere desconfianza, negligencia, falta de conocimiento y planeación en la realización de obras públicas.

 

 

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net