• MARTES,  15 OCTUBRE DE 2019

Editorial  |  07 agosto de 2019  |  08:14 PM

200 años de dependencia

0 Comentarios

Imagen noticia

La historia tiene sus paradojas. Según datos oficiales a Colombia han ingresado más de 1 millón 400 mil venezolanos desplazados por la situación social, política y sobre todo económica que se vive en la hermana República de la frontera oriental.

Llegan miles de familias en busca de ayuda, de trabajo, de una vida digna, de un futuro que por lo menos les garantice un mejor bienestar en un país en donde tienen una enorme identidad, separadas solo por las barreras fronterizas impuestas por los enemigos del gran sueño de Bolívar de hacer de América una sola nación.

Hace 200 años neogranadinos y venezolanos integraron las tropas rebeldes al mando del Libertador Simón Bolívar, un caraqueño de 36 años que había emprendido la Campaña Libertadora 77 días atrás. Lo acompañaban en su empeño el joven general de 26 años Francisco de Paula Santander y el también general José Antonio Anzoátegui.

Las tropas de Bolívar estaban integradas por 2.850 hombres, criollos, pero sobre todo mestizos, mulatos, zambos, negros e indígenas pertenecientes en su mayoría a las clases pobres donde el alimento y la ropa eran escasos y considerados como insurgentes por el gobierno realista de España.

Dicen que los muertos por parte de los granadinos y venezolanos fueron solo 13, mientras de las tropas realistas comandadas por José María Barreiro, Sebastián Díaz y Francisco Jiménez tuvieron una baja de más de 100 muertos de los 2.670 que participaron en la llamada Batalla de Boyacá, en donde además resultaron 53 heridos y más de 1.600 prisioneros.

Resulta fascinante después de 200 años saber los detales históricos de la batalla que le dio la “independencia” a Colombia. La unión de los pueblos de América del Sur con la única consigna de la libertad, a pesar de los intereses regionalistas, se destaca en este pasaje de nuestra historia.

Qué bueno que nuestros estudiantes por lo menos supieran que el principal gestor de la Independencia de nuestra patria que celebra este 7 de agosto sus 200 años, era un hijo de Venezuela, nacido en Caracas, actual residente en las principales plazas de las ciudades y pueblos de Colombia y que llevan su nombre: Bolívar.

Qué bueno que nuestros estudiantes hicieran un análisis de los muchos detalles de esos momentos trascendentales e históricos para la formación de la nación colombiana. Y si bien es cierto que la batalla que tuvo lugar en el puente de Boyacá ese sábado 7 de agosto de 1819 en donde fueron sorprendidas las tropas realistas que a la orilla del río Teatinos almorzaban a las 2:00 de la tarde, nos dio la “independencia” de la monarquía española, no es menos cierto que fue un cambio de patrón porque a partir de allí fue Inglaterra y luego Estados Unidos que como lo había advertido Bolívar, tomó el mando de los países latinoamericanos que hoy mantiene sometidos bajo los tentáculos del imperialismo, la última fase del capitalismo como lo planteó el teórico de los modos de producción Carlos Marx.

No podemos estar de acuerdo con los que escriben la historia patria cuando aseguran que la Batalla de Boyacá le dio la “Independencia definitiva a Colombia”, cuando en verdad lo que se dio fue un cambio de dependencia, aupada por los mismos imperios que se disputaban los mercados y las materias primas para aumentar su poder, etapa de la que empezó a hacer parte Estados Unidos a partir de su misma independencia en 1776. Con sobrada razón al país del norte, Chávez y Maduro llaman el Imperio.

200 años de “Independencia”, la fiesta patria para unos pocos porque la gran mayoría del pueblo colombiano, es decir, los mestizos, mulatos, zambos, indígenas y los ahora llamados afrocolombianos seguimos sometidos en un país, que al igual que Venezuela, dependemos de una clase social al servicio del imperio y que poco o nada le interesa la igualdad y por ende la libertad que genera felicidad como alguna vez lo planteó el propio Libertador Bolívar

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net