• MARTES,  26 MAYO DE 2020

Editorial  |  03 febrero de 2020  |  12:00 AM

CAMBIO CLIMÁTICO EN EL QUINDÍO

0 Comentarios

El calentamiento global, también conocido como cambio climático, es un fenómeno que preocupa cada vez más al mundo, ya que su avance está modificando cada uno de los aspectos naturales del planeta Tierra, con nefastas consecuencias a corto y largo plazo.

Aunque el tema parece no preocupar tanto a las regiones, se ha establecido que en Colombia, una de las más afectadas será la zona andina, donde precisamente está ubicado el departamento del Quindío.

Según una investigación realizada por el Instituto de Hidrografía, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) indica que para el año 2030, el país habrá perdido el 78 por ciento de los nevados y 56 por ciento de los páramos, lo que afectará a gran parte del territorio agrícola del país, debido a la falta de recursos hídricos.

Actualmente la temperatura se encuentra medio grado por encima del promedio, entre tres y cinco milímetros al año aumenta los niveles del mar en el Caribe, mientras las nieves perpetuas y nevados pierden espacio.

A todo esto se suman las atípicas temporadas invernales en Colombia, que han generado un incremento de las inundaciones y los deslizamientos en el Pacífico, así como los incendios forestales en la región andina y el piedemonte llanero, sostiene la investigación del IDEAM.

Una de las causas más significativas en el ámbito regional es la sustitución de la caficultura por la ganadería intensiva, donde se gasta muchísima agua y eso tiene por lo menos una influencia del 30% en los análisis del calentamiento.

El ganado y sus depósitos generan gas metano que es mortal para el ambiente, lo mismo que el uso indiscriminado de agroquímicos que acaban con la capa orgánica y cada vez los suelos necesitan más químicos para ser más productivos.

En las partes altas de la cordillera, especialmente en Salento y Calarcá, el cambio climático ha dado lugar a la aparición de brotes de leishmaniasis cutánea, una enfermedad infecciosa propia de las zonas tropicales del Chocó, Tolima, Guaviare y Antioquia.

Así mismo las variaciones y los cambios bruscos de temperatura que traen como consecuencia los vendavales que se han presentado con frecuencia en las zonas más planas del departamento que han acabado con los cultivos de plátano en Montenegro y en La Tebaida.

Por esta época, en años anteriores, el Quindío vivía un clima cálido, con sol veraniego. Sin embargo, hace por lo menos diez días volvieron las lluvias, y los deslizamientos, y lo vendavales, como si estuviéramos en época de invierno. Y esta situación afecta no solo las carreteras, sino la producción agrícola.

Es decir, que el calentamiento global en el Quindío no solamente afecta la producción agrícola, sino que amenaza la seguridad alimentaria, la salud, la economía y el bienestar y calidad de vida de los quindianos.

Hasta la fecha, son muy pocos los programas diseñados en lo regional, que permitan disminuir el impacto del calentamiento global. El gobierno pasado hizo grandes esfuerzos, que esperamos sean materializados en el actual, especialmente en la adquisición de predios en las montañas y en la conversión de grandes extensiones de pastos a bosques o cultivos arbóreos.

Según un informe del Ministerio del Medio Ambiente, se evidencia un continuo descenso de los niveles de las principales fuentes superficiales de agua en el país, lo que conllevaría a un eminente racionamiento y a buscar alternativas educativas para que los usuarios utilicen racionalmente el agua.

En el Quindío hay una alerta general por los problemas que viene generando el turismo, por una parte, pero también el rápido desarrollo urbanístico de Armenia y su área de influencia. De manera que todos los planes de desarrollo y, con mayor énfasis, todos los Planes de Ordenamiento Territorial deben hacerse a partir del calentamiento global.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net