• SÁBADO,  26 NOVIEMBRE DE 2022

Editorial  |  10 mayo de 2022  |  12:00 AM

Quindío: la mejor gobernación

0 Comentarios

Imagen noticia

El Departamento Nacional de Planeación —DNP— ha declarado la gobernación del Quindío como la mejor gobernación de Colombia, por sus realizaciones durante los dos años que van de este mandato. Pero ¿qué ha hecho el gobernador Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas para haber sido declarada la gobernación del Quindío como la mejor de Colombia en este periodo?

Sin duda, lo primero, ha sido su trabajo para controlar la pandemia del Covid-19, realización que se hizo en conjunto, hay que decirlo, con las autoridades municipales, incluyendo en forma destacada al alcalde de Armenia José Manuel Ríos Morales, como a las autoridades de salud, la gerencia del hospital San Juan de Dios, las mismas EPS y sectores gremiales y empresariales como la Cámara de Comercio de Armenia.

Lo segundo que se debe destacar es la reactivación económica que ha logrado el Quindío, después de la pandemia, donde se ubica al departamento como el tercer lugar donde hay mejor empleo en el país, y a la ciudad de Armenia como la primera capital colombiana con mayor empleo, de acuerdo con las nuevas formas de medición del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas —DANE —.

Y en este segundo aspecto también es importante resaltar tres instituciones, distintas a la gobernación, que han contribuido en forma preponderante para ser posible esta posición privilegiada del empleo. La primera de ellas, el Congreso de la República, a través de un representante a la Cámara, el señor Diego Javier Osorio Jiménez, que presentó e impulsó la inclusión de Armenia en las Zonas Económicas y Sociales Especiales —ZESE—, donde sólo estaban las ciudades fronterizas frente al problema de la enorme migración de venezolanos hacia nuestro país. Con esa herramienta de las ZESE, la región pudo atraer inversionistas, crear nuevas empresas, especialmente en el sector industrial, y, por supuesto, generar muchos más empleos.

El segundo actor importante aquí es el empresarial y gremial. Hay que abonarle a la Cámara de Comercio de Armenia, a través de la institución Invest Armenia, la Agencia de Inversión para el Quindío, su esfuerzo en la promoción y motivación del ZESE, logrando que muchos empresarios se vincularan a la región. Y este sentido, es pertinente darles crédito a tres instituciones más, el SENA regional y Comfenalco Quindío, que han promovido por todo el departamento sus agencias de empleo; y a la Corporación Autónoma Regional, que ha flexibilizado con racionalidad ambiental los requisitos que deben cumplir las empresas para establecerse en la región.

Y el tercer actor al que se debe dar crédito es a la alcaldía de Armenia, que no solo ha promovido y acogido las normas del ZESE, sino que ha brindado todas las facilidades a los empresarios para establecerse en este municipio. No se puede olvidar que las exenciones que ofrece la ZESE, para el caso del Quindío, son exclusivamente en Armenia, pues ningún otro municipio del departamento aparece en la norma legal. Y como es en Armenia, el responsable de su impulso, acogida y establecimiento es el alcalde de la ciudad, en este caso el señor José Manuel Ríos Morales.

Lo tercero que se ha hecho para destacar la gobernación del Quindío como la mejor de Colombia por parte del DNP son las obras públicas que están en marcha: dobles calzadas Calarcá-Armenia-Montenegro-Quimbaya, que a pesar de su lentitud y de los próximos vencimientos de sus plazos para ejecución, no se puede desconocer que están contratadas; el mejoramiento de la vía Circasia-Montenegro; las obras en las carreteras veredales; los proyectos que se han firmado como el de Vías Verdes que está rehabilitando las antiguas paralelas de ferrocarriles para el uso peatonal y ciclorrutas; pero también los convenios para el mejoramiento del sector productivo agropecuario, tanto en sectores como el café, cacao, ganadería, piscicultura y otros.

No se puede aislar tampoco, en estos aspectos, el trabajo del alcalde de Armenia, pues hay una gran inversión en obras, especialmente por parte de Empresas Públicas de Armenia —EPA—, en la modernización de la red de alcantarillado, y en la actualización de los ductos para la red de acueducto. Obras como el cambio total de la placa de la avenida del estadio Centenario, entre Tres Esquinas y Malibú, serán en un futuro próximo una gestión que se debe aplaudir. Hay en Armenia y el Quindío muchos otros frente de trabajo, que ponen a la ciudad y al Departamento en un buen momento, de acuerdo con el examen y la evaluación mismo del DNP.

Sin embargo, no podemos olvidar los problemas que afectan todavía la ciudad y el departamento. Y uno de ellos, sin duda, la salud. La crisis del hospital La Misericordia de Calarcá no se ha superado; el cierre del hospital de Salento es un lunar negro para los habitantes de este municipio, pero también para el desarrollo turístico; la alerta de crisis en Red Salud Armenia es una preocupación latente del posible colapso del segundo hospital de la región, el hospital del Sur, como del cierre, como se ha evidenciado, de varios centros de salud en Armenia.

Y, tres eternos problemas más que debemos empezar a enfrentar con mayor decisión: la corrupción política administrativa que ha ido de la mano del clientelismo electoral que quedó evidenciado en los pasados comicios; el aumento de microtráfico en la ciudad, que va de la mano del asesinato continuo de decenas de jóvenes y de la indigencia que pulula en cada cuadra de Armenia; y la inseguridad, que no solo es la sensación, sino ella misma que se deja ver en cada esquina con atracos, robos, ataques con armas blancas y de fuego.

Otros muchos frentes han estado abandonados, como la cultura, que sigue siendo cenicienta, casi que convidada de piedra en la región; o el mejoramiento y la creación de nuevos espacios públicos para la recreación; el deporte, que a pesar de tener nuevos recursos no llena los espacios de necesidades populares en la actividad física, y, en fin, otros muchos ámbitos sociales que parecen abandonados para siempre como la adecuada atención a la vejez.

Aplaudimos al gobernador por el premio que le otorga el DNP, y reconocemos las obras de la alcaldía de Armenia, pero no podemos dormirnos en esos laureles, ni solazarnos con los halagos y zalamerías de los amigos, porque, en verdad, es mucho lo que falta por hacer para sacar el departamento y la ciudad del atraso en que los hemos mantenido.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net