• LUNES,  25 OCTUBRE DE 2021

Editorial  |  29 septiembre de 2017  |  12:00 AM

El nuevo país político

1 Comentarios

Después de la firma de los acuerdos para la terminación del conflicto armado con las Farc, Colombia experimenta un nuevo panorama político. La primera lectura que se hace hoy de ese nuevo país, es que han quedado definidos, en su máxima expresión, las extremas que irán a las elecciones próximas, tanto de Congreso como de presidente de la República.

El primer extremo, que empezó como una derecha tibia, con muchos personajes venidos del partido Liberal, es el partido Centro Democrático, que poco a poco ha ido virando hacia la extrema derecha y encontró allí, definitivamente, su razón de ser. Derecha de rosario y camándula. Y en el otro extremo, en la extrema izquierda, se acomoda el recién creado partido del grupo guerrillero las Farc, llamado en su vida civil Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

Es decir, ya la derecha no la representa solo el partido Conservador, cuyos militantes se han ido casi todos al Centro Democrático, ni la izquierda la representa el Polo Democrático. Cierto es que los conservadores están cercanos al uribismo, pero no que los del Polo lo sean igualmente a las Farc. Este tema de los extremos políticos en Colombia, quedó altamente definido. Cercanos a la extrema derecha están los de derecha, como el partido conservador y los partidos cristianos, incluyendo al Mira, y los nuevos movimientos regidos por exmilitares y expolicías como Patria Nueva. Y eso es bueno para la democracia.

El problema lo tienen los otros partidos, que están poco definidos, no son de extrema izquierda ni de extrema derecha. Y ahí están partidos como el Liberal, el de la U, el partido Verde, los progresistas, Compromiso Ciudadano, Cambio Radical, Poder Ciudadano Siglo XXI, ASI y Todos Somos Colombia, entre otros. ¿Para dónde se van a mover? Todo indica que tomarán cada vez más el camino del centro o de centro izquierda.

Sin embargo, en este grupo se ven sectores agrupados, en el futuro cercano, a derechas e izquierdas. Por ejemplo, Cambio Radical y su líder Germán Vargas Lleras, que ahora quiere desconocer la colectividad por el desprestigio que le cayó encima tras hacer de la corrupción su principal ideología, casi todo el mundo lo ve moviéndose hacia la derecha, incluso la extrema derecha, y no quedarse en el centro, aunque por intereses electores sería más conveniente para él. Y también aparece aquí Poder Ciudadano, de Piedad Córdoba, que se ve más en la extrema izquierda, haciendo coalición con las Farc.

El Polo Democrático, tradicionalmente visto como el partido de izquierda en el país, va a perder ese puesto con las Farc, y tendrá que moverse al centro izquierda y buscar aliados allí, como efectivamente lo está haciendo. Lo mismo pasa con los progresistas de Gustavo Petro. En el centro están claramente el partido Liberal, la Alianza Verde, y Compromiso Ciudadano. Inteligentemente, se han unido casi todos: Polo, Compromiso y Verde. Muy seguramente en esta misma terminarán también los liberales y Todos Somos Colombia de Clara López.

Los partidos de la U y Cambio Radical son los dos partidos que cuentan con más militantes que tienen por ideología, no la derecha, ni la izquierda, ni el centro, sino el dinero y las acciones de corrupción para llenar sus bolsillos, aunque muchos conservadores y liberales no se salvan de esta categoría. De manera que ellos se acomodarán en donde acojan sus intereses y tengan oportunidad de materializarlos.

Las próximas elecciones son fundamentales para que la política en Colombia se resignifique, y queden mucho más claros los apegos ideológicos en esta débil democracia, aunque los intereses económicos personales, sigan vivos en las individualidades.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net