• MIÉRCOLES,  26 JUNIO DE 2019

Editorial  |  06 julio de 2018  |  07:59 AM

Primer capítulo, no habrá atípicas

0 Comentarios

Imagen noticia

La trama de la renuncia del alcalde de Armenia Carlos Mario Álvarez quedó cerrada ayer con la aceptación de la misma por parte del gobernador del Quindío, lo que implica que no habrá elecciones atípicas para suplir el cargo. Pero ese es apenas el primer capítulo de esta película. El segundo episodio de esta telenovela es la escogencia de la terna por parte del partido Liberal, de donde se seleccionará la persona que terminará el periodo de Álvarez. Y luego vendrá el capítulo de la elección del alcalde, de esa terna, por parte del gobernador.

De manera que, como lo dijimos ayer en este mismo espacio, tendremos durante estos quince o veinte días, mientras se resuelven estos asuntos, la sórdida y mordaz crítica del senador Julián Bedoya y su séquito en Armenia, que seguirán azuzando a los cándidos armenios que todavía creen en senadores foráneos y sin espíritu de amor por la ciudad. Pero, como también lo advertimos, por otro lado estará el propio gobernador, con su templanza, para no dejarse presionar.

Veremos en estos quince días la presión del senador antioqueño Julián Bedoya, y de los concejales, del representante Grisales, de la propia esposa del exalcalde Carlos Mario y de muchos amigos de esta causa desde la alcaldía de Armenia, para que el gobernador se incline en una u otra dirección. También se prevén las demandas al acto administrativo que aceptó la renuncia de Álvarez, seguramente a través de la vía de tutela. Que de fallarse a favor de cualquiera de las partes, sería apelada, y, seguramente, su definición iría a las altas cortes colombianas. Es decir, extensión en capítulos de este novelón.

Para muchos analistas serios de la región, la decisión del gobernador fue la más acertada, pues le ahorra muchos dolores de cabeza a la ciudad. Se ahorran $4.000 millones que valen unas elecciones atípicas, por un lado. Pero también la interinidad de tres o cuatro meses más, que tendría paralizada en muchos aspectos al municipio, que sufre desde comienzos del año un marasmo administrativo sin precedentes.

Si se hubiera decidido por la vía de las elecciones atípicas, el nuevo alcalde se posesionaría en noviembre o diciembre y tendría que elaborar un nuevo Plan de Desarrollo, que para su ejecución habría que esperar dos o tres meses más para su aprobación en el concejo. Y, al momento de empezar a ejecutar su plan de gobierno, llegaría la ley de Garantías, para las elecciones territoriales de alcaldes, concejos, asamblea y gobernación en el 2019. Y ahí, ya no habría tiempo para nada. Sin contar que el populismo contra la contribución de valorización podría ganar esas elecciones, lo que pondría todo el sistema financiero del municipio en un verdadero riesgo, generando caos como nunca antes.

De manera que las cartas están echadas. La suerte de Armenia corre por cuenta de la terna que integre y envíe el partido Liberal, que de seguro no seguirá los lineamientos ni de la exalcaldesa Luz Piedad Valencia, como dicen sus enemigos; ni del exalcalde Carlos Mario Álvarez y sus amigos Bedoya y Grisales, como creen otros. No es tan ‘tonto’ ni tan inocente el expresidente Gaviria para asumir semejante torpeza.

La gente no conoce muy bien las facultades de los gobernadores en estos casos. Los mandatarios seccionales pueden objetar las ternas, y el gobernador Osorio ha dicho que lo hará, si ella no corresponde a los intereses de la ciudad. Pero, además, nombrado de esa terna el alcalde de Armenia, el gobernador queda facultado para suspenderlo o para declararlo insubsistente, si así lo ameritan los hechos.

De todas maneras, lo de hoy, la aceptación de la renuncia al alcalde con fecha del 5 de julio de 2018, lo que descarta las elecciones atípicas, es apenas el primer capítulo de esta novela que, seguramente, solo terminará el 1ro de enero del 2020, cuando se juramente el nuevo alcalde por elección popular.

PUBLICIDAD

Otras Noticias

Comenta este artículo

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net