• DOMINGO,  25 FEBRERO DE 2024

Editorial  |  17 octubre de 2017  |  12:00 AM

Rescatar la identidad del desfile del yipao

0 Comentarios

La advertencia que hicieran hace casi un mes los creadores del desfile del yipao, fue tan válida que los organizadores del mismo, desde la Corporación de Cultura de Armenia hasta la fundación Territorio Quindío, que ha estado encargada del desfile en los últimos años, la acataron y se le devolvió la esencia a esta actividad cultural de las fiestas de Armenia.

Sabemos del disgusto de los propietarios de vehículos jeep Willys de colección, que este año fueron excluidos del desfile, pero era necesario acatar la sugerencia que se hizo sobre el particular, para revivir la autenticidad de esta actividad.

También fue muy importante la incorporación de algunos campesinos de verdad en el desfile, especialmente a los recolectores de café y trabajadores de otras tareas en el cultivo del grano, como a los llamados ‘macheros’, cortadores de plátano, que hicieron en gran esfuerzo, pues desfilaron con cinco y seis racimos de este producto sobre sus espaldas y hombros.

El desfile este año lució muy bien, muy auténtico, sin carros de colección, con un yipao de coroteo sin animales enjaulados y sufriendo por el encierro y las incomodidades de este viaje. Antes se veían gallinas, patos, conejos, piscos, gansos, cerdos, loros, gatos, perros, en fin, muchos animales que se les notaba el sufrimiento. Este año también se vieron, pero pintados, lo que corrige un lastre de tortura animal que había en el desfile.

Lució muy bien el desfile, decimos, porque se pensó mejor, se le dio originalidad, se omitió lo hechizo, como aquellas personas disfrazadas de campesinos y chapoleras, y, en compensación se buscaron labriegos auténticos.

Sabemos de las grandes dificultades que tienen los yiperos para participar del desfile, toda vez que al día siguiente deben de buscar quién les compre la carga de café, de plátano, de banano, de naranjas, de ahuyamas, etc. Y si no obtienen premio, su esfuerzo ha podido ser en vano. La regulación pasa por conseguir mayores estímulos, mucho más allá del premio, que sabemos que existen, pero deben mejorar.

Y proponerse, el próximo año, a recuperar el famoso ‘viajao’, el yipao humano, la carga fundamental de estos vehículos: el transporte de personas. Y hacerlo con hombres y mujeres auténticos, de las fincas, para lo cual es necesario buscarlos y darles un estímulo para que participen del desfile, no como una exhibición decorativa, porque eso los pone en el panorama de cosificar el ser humano, sino como un elemento fundamental del Paisaje Cultural Cafetero al que se debe apoyar y estimular cada día más. Una apuesta que le diga a la región y al país que son ellos quienes producen la comida que consumimos en las ciudades.

Este año se arrancó con el rescate del desfile, tras la carta y sugerencia de los creadores del mismo, los señores Jhon Jaramillo y Luis Fernando Ramírez, pero es necesario continuar por ese camino. No es fácil, pero tampoco es muy difícil. Es necesario trabajar mucho más con los conocedores de las tradiciones, la cultura, el Paisaje Cultural Cafetero y la historia local y regional, para precisar y afinar detalles.

Desfiles de yipao hay en muchos municipios del Eje Cafetero, pero definitivamente quien debe marcar la pauta, para que se conserve su autenticidad, es el desfile de Armenia, por ser la ciudad donde nació. Este es un compromiso ineludible e indelegable que tenemos los armenios en defensa del Paisaje Cultural Cafetero, de nuestras costumbres, tradiciones y cultura.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net