• LUNES,  29 NOVIEMBRE DE 2021

Editorial  |  24 octubre de 2017  |  12:00 AM

‘Los callaremos en las urnas’

3 Comentarios

Gravísimo para la paz y para la estabilidad democrática del país, lo que está pasando en las redes sociales, donde aparecen mensajes y fotografías diciendo: ‘Los callaremos en las urnas’, con las fotos de Sergio Fajardo, Claudia López y Humberto de la Calle con las bocas tapadas con cintas industriales. Muy grave porque esta es una incitación a la violencia contra estos precandidatos presidenciales.

Lo grave del asunto es que quienes más han socializado, a través de redes sociales, estas consignas, son miembros reconocidos del partido Centro Democrático. Este es un juego sucio muy peligroso, venga de donde venga, pues algunos analistas se atreven a decir que, incluso, pueden venir de sectores amigos de los propios amenazados, como una estrategia electoral contra los presuntos agresores, la derecha uribista o vargasllerista.

Los hechos vienen sucediendo desde este último fin de semana, y después del debate en el Senado de la República donde los senadores y candidatos presidenciales Claudia López, del partido Verde, y Jorge Enrique Robledo, del Polo Democrático, hicieron graves acusaciones de corrupción y paramilitarismo contra el también candidato presidencial Germán Vargas Lleras, con acusaciones similares al expresidente Álvaro Uribe.

Retomamos la advertencia hecha ayer en el diario El Tiempo por el doctor en Sociología Fabián Sanabria, quien dijo que esos ataques por redes sociales son “una forma de violencia simbólica y política que, además, da un poco de miedo porque callar al otro es una manera sublimada de matar al otro”. Claro, porque cuando a uno lo callan, lo matan. O simplemente lo matan para callarlo. Compartimos con el doctor Sanabria el pensamiento de que “el mundo político se caracteriza por el debate y la pluralidad de ideas, y una campaña como esta le quita todo ese componente y es tan fascista como matarlo”.

Lo cierto es que la campaña política a la presidencia de la República arrancó como una guerra sucia que, seguramente, va a seguir en ese mismo sentido, sin parar, y con los peligros que esto implica para la democracia y para la estabilidad y la paz del país.

Sin apenas comenzar la campaña para Senado y Cámara, ya se siente en el país un ambiente pesado en la contienda para presidente de la República. Eso, por supuesto, va a alejar a mucha más gente de los políticos y de la política en general, porque el debate debería de darse con mayor altura.

Utilizar las redes sociales para golpearse de esta manera es una forma ruin de hacer política. Infortunadamente tenemos muchos cibernautas poco cultos, con poca educación política, y metido en las honduras peligrosas del sectarismo. Ese fuego hay que apagarlo, y quienes deben hacerlo son los mismos políticos, para evitar incendiar el país.

Cordura señores, en las redes sociales, pero también en la práctica política. Con estos métodos el país que buscar consolidar una paz con el acuerdo con las Farc, va a terminar en una guerra peor, entre derechistas e izquierdistas de las ciudades, donde la violencia que protagonizaron en el pasado los grupos alzados en arma va a ser un pálido reflejo sobre aquello que sectores fascistas quieren cocinar.

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net