• SÁBADO,  18 SEPTIEMBRE DE 2021

Editorial  |  22 junio de 2021  |  12:00 AM

Presencialidad escolar, un despelote

0 Comentarios

Imagen noticia

Temor en los padres de familia e incertidumbre en profesores ha generado la orden del Ministerio de Educación Nacional del regreso a las aulas de clase de todos los estudiantes a partir del segundo semestre del año en curso, es decir después de las vacaciones de mitad de año.

El pasado 17 de junio el Ministerio de Educación estableció los lineamientos para el regreso de todos los estudiantes a los colegios sin excepción, tanto privados como públicos, directiva en la que no se contempló por parte de ese organismo la llamada alternancia escolar.

Los lineamientos referidos en el documento del Ministerio tienen que ver con el constante lavado de manos, distanciamiento físico mínimo de un metro en las aulas, uso correcto del tapabocas, adecuada ventilación, así como el fomento del autocuidado y corresponsabilidad en el ámbito escolar, social y familiar. En las rutas escolares, el uso de tapabocas obligatorio, no consumir alimentos y bebidas, permanecer en silencio y el vehículo deberá tener abiertas sus ventanillas.

Dice igualmente el Ministerio que se deben organizar grupos fijos de trabajo dentro de los salones, que permanezcan juntos, evitar reuniones, aglomeraciones a las entradas y salidas de las instituciones educativas e implementar horarios para los descansos.

Amenaza el Ministerio a los docentes con procesos disciplinarios y el no pago de sus salarios si no se presentan a cumplir con sus labores pedagógicas, es decir que profesores vacunados y no vacunados con o sin comorbilidades deben estar en las aulas de clase.

Los docentes, desde que se habló de la alternancia y de la presencialidad, han dicho estar dispuestos al regreso a las aulas siempre y cuando se les garantice los elementos de bioseguridad, este fue uno de los motivos de su participación en el paro nacional que levantaron el pasado 15 de junio, fecha en la que los estudiantes salieron a vacaciones de mitad de año mientras los docentes cumplieron con la llamada semana institucional.

En el documento del Ministerio aparecen algunas excepciones para la no presencialidad del estudiante a las aulas de clase, como estar padeciendo el virus y el aislamiento del grupo donde se presente algún caso de Covid 19.

Preocupa que no haya determinación alguna sobre los estudiantes que, por motivos sobre todo económicos por las conocidas consecuencias de la pandemia, se tuvieron que desplazar a otros municipios o departamentos del país desde donde han recibido sus clases de manera virtual. No dice el Ministerio qué va a pasar con estos estudiantes a quienes creemos no se les puede cancelar la matrícula de buenas a primeras si de respetar el derecho a la educación de trata.

En el Quindío y Armenia son muchos los casos de desplazamiento de estudiantes a otras regiones, desde donde, repetimos, están recibiendo clases de manera virtual y aspiran culminar el año exitosamente. Creemos que, a estos estudiantes, sea el número que sea, se les debe respetar su condición, no tienen ellos la culpa de la situación económica que la pandemia obligó a sus padres a buscar otros destinos para su bienestar.

Nos preguntamos igualmente si los colegios de Armenia y el Quindío cumplen con las normas de bioseguridad que exigen los ministerios de Educación y de Salud. Y no es solo el uso de tapabocas y el lavado de manos, no hay que olvidar que los planteles educativos del departamento y de su ciudad capital tienen graves fallas en sus estructuras sanitarias denunciadas desde años atrás, así como falta de ventilación en sus aulas de clase y que carecen de los suficientes salones para atender a sus estudiantes. Tampoco olvidar el hacinamiento que en los últimos años se convirtió en una constante, dada a conocer por profesores y el propio sindicato de maestros. Es de mencionar en esta parte el incumplimiento en la construcción de 13 colegios en el Quindío, los cuales algunos, después de más de cinco años de programados, apenas iniciaron obras.

En este sentido el regreso a las aulas se convertirá en un despelote. Primero, muchos padres de familia temen que sus hijos regresen a unos colegios en donde las condiciones de bioseguridad no se dan y estos se conviertan en trasmisores del contagio para sus familias. Segundo, los maestros también temen por su salud, por su vida y no es disculpa ni de los unos ni de los otros pues es evidente que en estos momentos los casos positivos y las muertes por culpa del virus aumentan de forma desmesurada.

Es decir, no hay las suficientes garantías para el regreso de la comunidad educativa a las aulas de clase. En un comunicado que hace pocos meses algunos colegios hicieron llegar a padres de familia les dejan toda la responsabilidad a estos:

“… Este es un proceso complejo y mucho más con los actuales niveles de contagio; estamos a la espera de que la secretaria de Salud nos apruebe los protocolos de seguridad y la compra de estos elementos por parte de la secretaria de Educación.

Apenas tengamos el aval les estaremos informando oportunamente, pero si es necesario que en casa la Familia de cada estudiante se comprometa:

1. A sensibilizar al joven del cumplimiento estricto de las medidas de bioseguridad. Para no ser sancionado o vetado.

2. A firmar un documento donde exime de cualquier responsabilidad al colegio sobre el contagio del estudiante o algún miembro de su Familia.

3. Informar al director de grupo si la familia y en especial el estudiante está de acuerdo en asistir en época de pandemia al colegio bajo el modelo de alternancia asumiendo toda la responsabilidad frente a un contagio.”

La responsabilidad es de todos: padres de familia, docentes, directivos docentes y gobierno en general. En todo caso estamos de acuerdo con aquellos docentes y padres de familia que siguen sosteniendo que se debe esperar para el regreso a las aulas de clase hasta que culmine el año, hasta que amaine la tempestad de la pandemia, hasta que se recupere en algo la economía. E igual que ellos nos preguntamos ¿Cuál es el afán?

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net