• LUNES,  25 OCTUBRE DE 2021

Editorial  |  01 octubre de 2017  |  12:00 AM

La tregua con los Elenos

0 Comentarios

El país respira hoy una nueva tregua a la guerra, esta vez con el llamado Ejército de Liberación Nacional –ELN-. Tregua bilateral firmada con el gobierno hasta el 31 de diciembre, pero que se puede ampliar hasta terminar el período electoral, en junio, cuando se dé la segunda vuelta para elegir nuevo presidente de Colombia.

Los elenos firmaron la tregua no sin antes cometer un horroroso atentando contra la infraestructura de hidrocarburos, en el oleoducto Caño Limón – Coveñas, en el norte del país, lo que fue profundamente cuestionado por el gobierno, el jefe de la delegación del gobierno en las negociaciones y gran parte de la comunidad nacional e internacional.

Las conversaciones con el ELN se iniciaron el 4 de febrero y la condición fue empezar a dialogar en medio de la guerra, como se hizo en el proceso con las Farc. Esa metodología es dolorosa, pues mientras se conversa en el Ecuador, como se hizo en La Habana, al interior del país siguen los muertos, los secuestros, las extorsiones, los atentados a los oleoductos, los francotiradores y otras atrocidades.

Por eso, hay que aplaudir que en este proceso ha llegado el momento de la tregua de la guerra, y esperamos que el ELN, que está muy dividido en su interior, pueda cumplir con lo prometido, porque damos por sentado que el Ejército y la Policía colombiana lo harán, como ya lo hicieron en el pasado reciente con las Farc. De lo contrario, se habrá perdido el tiempo de negociación hasta la fecha.

Qué bueno que se cumplan estos pactos, pues tendremos una Navidad con mucha paz, ya con las Farc retiradas de la lucha armada, y sin la guerra que ha propuesto durante 50 años el ELN, podremos disfrutar de unas fiestas de fin de año con mayor tranquilidad, sin las preocupaciones de las tomas de pueblos, secuestros, asesinatos, extorsiones y daños a la infraestructura petrolera. Y nuestro Ejército, que no ha bajado la guardia, también podrá ver la estrella de David con mayor claridad y alegría.

Y mucho mejor si esa tregua se extiende a la contienda electoral, que empieza oficialmente en diciembre y termina en junio, cuando se realice la segunda vuelta para elegir presidente de la República. Sería histórico. Las primeras elecciones en Colombia, en los últimos 60 años, sin grupos armados ilegales interviniendo directamente en las decisiones de los electores.

Estos hechos nos deben de llenar de optimismo, a pesar de los muchos inconvenientes que en el camino se registran con estos dos procesos de paz, por un lado, y de los numerosos actos de corrupción que cada día nos sorprenden más, por el otro.

La paz siempre es bienvenida, el cese al fuego siempre será una extraordinaria noticia. Es motivo de alegría y regocijo, porque nada nos puede mover más el optimismo que la vida, la defensa de la vida, porque como siempre se ha dicho, lo más importante para cualquier ser en la Tierra, es la vida.

No cantamos victoria, porque con el ELN nunca se sabe, pero por lo menos cantamos el himno de la vida.

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net