• LUNES,  18 OCTUBRE DE 2021

Editorial  |  03 octubre de 2017  |  12:00 AM |  Escrito por: Laura Barrios Quintero

Cuatro deprimidos para Armenia

0 Comentarios

No hay ninguna duda: el deprimido del parque de la Constitución, avenida Ancízar López entre calles 19 y 24, le dio a Armenia un descanso en su congestión vial. Desde que se abrió este paso, la ciudad respira una tregua importante en su movilidad, que se nota no solo en el sector de la obra, sino en otras partes de nuestra urbe.

Es necesario decir que el mantenimiento de pico y placa en horas determinadas en toda la ciudad, también ha ayudado a que la movilidad mejore. Igualmente contribuyó el establecimiento de los bicicarriles, en la medida que los vehículos que se cuadraban en la avenida Bolívar, Carrera 18 y Carrera 15, tuvieron que desocupar este espacio público, haciendo más expedito el tránsito.

Hay nuevas obras proyectadas dentro del plan de Valorización, pero no otros deprimidos en la zona central de la ciudad, donde están los mayores problemas. Sabemos que se adelanta la obra de la Avenida Montecarlo, y pare de contar. Las demás que están en el segundo paquete y algunas del primero, están paralizadas.

Vías como avenida Montecarlo, mejoramiento vial de la Estación del Ferrocarril, avenida la Colonia, que une la octava Brigada con la avenida 19 de Enero, la avenida de Occidente que une la urbanización Yulima con el Ñiagara y este sector con La Patria, están paralizadas, casi todas, pero hay que hacerlas, tarde o temprano, pues la ciudad las necesita, especialmente por la expansión urbanística que estamos experimentando.

Sin embargo, hay que concentrar la mirada en la zona central, donde el trancón ha cedido, pero persiste en algunos puntos neurálgicos. Es necesario pensar y diseñar por lo menos cuatro nuevos deprimidos, que pueden realizarse con dineros que no necesariamente provengan de la contribución de Valorización.

Esos cuatro deprimidos se podrían hacer en el cruce de Bomberos, en el norte, sobre la carrera 19; en el cruce de El Bosque, en la calle 21 con carrera 23; el trancón que había en el parque de La Constitución, se ha trasladado para el cruce de la calle 26 con carrera 17, donde es necesario pensar en otro deprimido o en una solución similar. Y, por último, una obra que no es del centro, pero también ayudaría mucho a la descongestión, en la salida del barrio Las Acacias, calle 48 con carrera 19.

Y decimos que no son necesarios los dineros de valorización. Estos deprimidos podrían valer $50.000 millones, que pueden obtenerse en empeño conjunto con el gobierno departamental, a través de regalías, por un lado, y con los dos empréstitos que gestionan los dos mandatarios: gobernador y alcalde.

$50.000 millones parece una cifra menor, si se comparan con los $380.000 millones que tuvo la exgobernadora Sandra Hurtado para invertir en obras en sus 4 años de mandato. De manera pues que sí se puede.

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net