• MIÉRCOLES,  01 DICIEMBRE DE 2021

Región  |  09 septiembre de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

José Jaramillo Mejía, hoy en Circasia, “el buen hijo vuelve a casa".

0 Comentarios

Imagen noticia

Por Roberto Restrepo Ramírez.

Este jueves 9 de septiembre, a las 2 y 30 de la tarde, el escritor quindiano José Jaramillo Mejía volverá a encontrarse con sus recuerdos en la Casa de la Cultura "Antonio Valencia Mejía" del municipio de Circasia.

Este cronista - que todavía escribe y publica sus columnas en la prensa regional - cuenta en su haber literario con varios libros de crónicas bien interesantes y agradables para leer. En mi caso personal, puedo decir que son dos los que tengo en mi casa y los que releo con avidez, sobre todo en los húmedos días de lluvia o cuando quiero aliviar la modorra de la rutina semanal. Contienen ellos datos interesantes sobre vida cotidiana, personajes e historia de la región, además en forma de crónicas humorísticas bien escritas.

Un viejo refrán dice que “el buen hijo vuelve a casa y cuenta lo que le pasa “y eso se aplica a la visita que Jaramillo Mejía hace a Circasia, donde transcurrió su niñez. Espero con expectativa conocer personalmente a este escritor, nacido en La Tebaida en 1940.Lo leo desde hace cuatro décadas, cuando llegó a mis manos su segunda obra escrita, titulada "QUE HAY POR AI", en el año de 1983. Antes, don José había publicado en Bogotá su primer libro, titulado "A MITAD DEL CAMINO”, en el año de 1980.Sobre éste - su primer producto bibliográfico - la crónica inicial del libro "QUE HAY POR AI" nos trae importantes comentarios de aquella publicación. Por ejemplo, Horacio Gómez Aristizábal anota:

"Con su libro se retempla el idioma y se vigoriza..."A MITAD DEL CAMINO “recrea, estimula, produce inquietud y en cierta forma no deja dormir, pues no lo suelta uno fácilmente, luego de iniciar su lectura".

La otra obra de crónicas de Jaramillo Mejía que tengo en mi biblioteca se titula “EL ÉXODO", publicación de 1993.Sobre este libro, su amigo Bernardo Cano García (el Berceo de una de sus obras posteriores) dice lo siguiente, con mucha simpatía:

"...Si algún género literario tiene pelos en la nariz es el que ha venido en llamarse costumbrista. Ese que manejaron de modo magistral Carrasquilla y Efe Gómez, Arango Villegas y José del Corral, para no mentar sino a los gigantes".

Euclides Jaramillo Arango, su coetáneo colega y cronista, opina sobre Jaramillo Mejía en el prólogo de "QUE HAY POR AI": “…Este libro es todo, desde su título trivial y maicero, una obra agradable. No descubre nada, no tiene una tesis trascendental ni busca sentar doctrina en nada. No revoluciona el universo. Pero agrada, que es lo más importante para el lector y ese lector puede abrirlo en cualquier página y su lectura le interesará y, a lo mejor, algo le enseña".

En efecto, cualquier crónica del libro “QUE HAY POR AI" se lee con gracia desbordante. Es, además, la obra que más crónicas de Circasia incluye en sus páginas. Esta es la relación de tres de ellas:

- "Recuerdos del Padre Pacho", página 15. Relata varias facetas de un cura párroco bien recordado por sus sermones y talante de cultura humanística.

- "Carta a la Madre", página 23. Una sensible misiva que recuerda la niñez en la calle del colegio. Pero también es un trozo escritural sensible, que dice al comienzo: "...Lo que me satisface es poder escribirte yo, hoy, cuando estás cumpliendo setenta años, una que sólo ternura puede contener, porque si es cierto que se cosecha lo que se siembra, tú no has sembrado sino ternura en tu devenir vital y no puede cosechar cosa distinta".

- "Carta a la hermana mayor", página 31. Escrito dedicado a la abnegada mujer, en uno de sus fragmentos escribe:"...Cuando eras una de las muchachas más bonitas de Circasia y tantos apuestos galanes te pretendían, se te fueron los años luminosos de la adolescencia detrás de una escoba o un trapeador o junto al lecho del padre enfermo".

La obra que se presenta hoy en la Casa de la Cultura de Circasia se titula "Monólogos de Florentino. Reflexiones de un ideólogo empírico". Es también alusivo a Circasia, en un ensayo de 6 capítulos donde se recuerdan aspectos históricos del municipio, en el reflejo personificado de un histórico abogado sin título - comúnmente llamado tinterillo -, llamado Florentino López Grajales.

Será, entonces, esta nueva obra la que llegará a mi casa para seguir disfrutando la lectura cordial de Jaramillo Mejía, la que se necesita en estos tiempos de caos y convulsión.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net