• DOMINGO,  05 DICIEMBRE DE 2021

Columnistas  |  16 octubre de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Jhon Fáber Quintero Olaya

UN SUEÑO LLAMADO ARMENIA

0 Comentarios

Jhon Fáber Quintero Olaya

Por Jhon Faber Quintero Olaya

El profesor Emilio Yunis escribió en el magistral libro “Por qué somos así” que “la humanidad se plantea solo los problemas que puede resolver, y esto ocurre en un momento determinado de la historia”. En Armenia tal vez esta frase, que tiene un increíble asidero teórico, se ve un poco cuestionada por las circunstancias, en la medida, que esta bella ciudad no sólo ha resuelto las dificultades propias de la reflexión humana, sino de la naturaleza. En esta bella región los conceptos de resiliencia y perseverancia tienen un significado especial.

Ciento treinta y dos años no se cumplen todos los días. La juventud de otros tiempos se transforma en la experiencia que brinda el tiempo, pero también en la vitalidad por un mejor porvenir. Las descripciones del terremoto o los sucesos administrativos de la valorización deben ser recuerdos presentes en nuestra historia, pero no límites a una sociedad que supera todas las barreras. La mejor forma de celebrar este paso a la vida adulta del territorio está en demostrar la pujanza de los ciudadanos y hacer brillar ese verde que ante lo mundo nos caracteriza.

La unión entre el sector público y privado es fundamental para ello. Iniciativas como el Quindío Convention Bureau o la Agencia de Promoción de Inversión de Armenia y el Quindío son exitosos laboratorios de la importancia de la armonización de la agenda del Estado con la empresarial. La inclusión en el programa de ciudades amables y competitivas también es una acertada decisión que genera las semillas un futuro ambicioso y con mejor calidad de vida.

La revisión del Plan de Ordenamiento Territorial de la ciudad incluyendo las determinaciones ambientales y protegiendo el Paisaje Cultura Cafetero también es una oportunidad para un desarrollo sostenible y mayor seguridad jurídica para los urbanizadores. La defensa de los recursos naturales es una prioridad en el mundo actual, pero ella no es antagónica de una actividad constructiva responsable, generadora de empleo y que permita la solución de vivienda a aquellas familias que también desean forjar su hogar en este bello paraíso.

La proyección vial, la financiación del Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos y el fortalecimiento de programas sociales también son esfuerzos que se deben reconocer en esta conmemoración. En el primer caso, la mayor dificultad de la ejecución de estos instrumentos de planificación ha sido su desfinanciación. Por ello, la unión de esfuerzos, acompañados por la actitud proactiva del Ministerio Público y la Rama Judicial, ha demostrado que cuando existe voluntad y convergencia interinstitucional todo es posible. Falta mucho en el camino de la unión, pero ya hay trazos de un buen esquema.

La apuesta de Armenia como gestor catastral también es de admirar. La solidaridad y el avance del sector productivo debe ser proporcional a la robustez de las finanzas públicas para la satisfacción del interés general. Un mejor recaudo no sólo es más armónico con la realidad local, sino que permite la optimización del gasto público. La solidaridad es un valor que edifica nuestro sistema tributario, el cual siempre debe estar acompañado de un fundamento normativo y técnico en cada decisión. Por ello no se debe temer al cambio, máxime si se cuenta con un control judicial siempre oportuno.

muchas las cosas por mejorar, pero también gratas las noticias que nos permiten celebrar este sueño llamado Armenia. La mirada vigilante a la acción de la autoridad y la acción firme de cada ciudadano permitirá que esa visión onírica sea cada vez más realizable. El futuro siempre nace de una acción presente, la cual es resultante de una experiencia pasada. Felicitaciones a Armenia en sus ciento treinta y dos años.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net