• MARTES,  09 AGOSTO DE 2022

Cultura  |  01 julio de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

GRACIELA SUSANA: La novelesca vida de una gran cantante – Segunda parte

0 Comentarios

Imagen noticia

Ayer y hoy al compás del tango

Por Darío Tobón Montoya

 

De la gloria en Argentina y Japón a la situación de calle en Buenos Aires

Todo lo cuenta en dramática entrevista que le hizo el diario La Nación de Buenos Aires el día 7 de marzo de este año, hace 3 meses largos. Desde este momento toda la información que leerán acerca de su vida, es la que ella suministró al periodista.

La primera verdad aflora: “Soy gay desde niña y he tenido varias compañeras en Argentina y Japón, con suerte en general de regular a mala. Solo con una de ellas, que considero el amor de mi vida viví 11 años. De otras he tenido desengaños”…“por ello creo que mi abuela me forzó a casarme a los 16 años.  Me enchufó un maltratador infame”. No lo dice: ¿Por qué  ella accedió a tener 2 hijos con él,  varón y hembra?

La hija la quiso hacer pasar por loca y logró que su nieta la tratara de bruja. El hijo fue internado en un hospital neuropsiquiátrico. Hoy, hijos y nietos viven en su propia casa de Olivos (donde está la residencia presidencial). Ella,  fue desplazada y no devuelven la propiedad, que un día sufrió grave incendio parcial. Cree que fue provocado por sus hijos para cobrar un jugoso seguro.

Durante diez años de vida conyugal fue sometida a continua golpiza por su esposo. Finalizó la relación de pareja con una ensaladera de acero que ella le tiró directo a la cabeza, que casi lo mata. Su esposo también golpeó a la abuela de nuestra artista: “cuando no eran moretones en la cara, eran trompadas en el estómago o patadas en la cabeza. Hoy estoy prácticamente ciega: el ojo derecho lo perdí por una trombosis y con el izquierdo solo veo un 10% porque me tiraba puñetazos directamente a los ojos”.

Nota oportuna: Tengo copias en cd de 6 álbumes de ella. En los de los años 70 aparece una mujer juvenil muy hermosa. Pero en uno de 1982 “Tangos para la intimidad” aparece la misma bellísima mujer, pero con anteojos oscuros. Evidentemente ocultaba sus ojos, deslumbrantes en las fotografías de los años 70. 

Aquí, la imagen y el audio de Tangos para la intimidad:

https://youtu.be/ugSaXvr7VA8

Vuelvo al reportaje: “mis padres que vivían conmigo estaban al tanto de todo, pero le tenían pánico”. Así y todo, golpeada se presentaba en sus programas. Ahora nos aterramos con el acoso sexual de los empleadores. Pero Graciela dijo: “para trabajar ahí tenías que venderte, ser carne de sofá”. Tita Merello, la persona más importante de su vida le decía: “A ese hp que tenés al lado tuyo, que te levanta la mano todos los días, lo voy a reventar”. No entendió cómo se lo aguantaba. Gracias a Tita, todo el mundo se enteró de lo que ese hombre hacía. “Eso tal vez me salvó de un final fatal”. Su esposo montó oficina y decía que era su representante. Se dedicaba a recaudar y luego gastar sus ingresos.

Otra profunda decepción la tuvo con sus compañeros de música: la fueron dejando a un lado. “Eso fue injusto y doloroso. Yo llevaba sus discos al Japón”. Algunos, si la ven en la calle, no la saludan. “¿Primaron los celos y la envidia?”.

Graciela Susana

Estando en Japón, Graciela fue despojada de su casa por sus hijos. En el año 2016 no soportó el maltrato de su hija y se alejó para siempre de su lado. Comienza la trashumancia. En los sitios que ocupaba era robado su dinero, que ella mantenía en efectivo.  Una mujer empleada de uno de estos lugares le ofreció su casa en Barracas. Allí estuvo secuestrada y drogada todo el tiempo. “Me hacían pedir dinero a Japón”. Un conocido de años le dijo un día: estás hecha una piltrafa. ¿Venís de Japón? “No, de estar presa en una villa miseria le contesté”.

Después permaneció en otros lugares. Un día, deambulando sin sentido por el barrio San Telmo, la encontró el gran cantante Guillermo Fernández, “Guillermito”. Fue considerada como persona en situación de calle. La condujo a la sede de una institución benéfica para músicos, La Casa del Teatro donde se ha alojado felizmente en los últimos 4 años. Allí la halló el diario La Nación. A sus 69 años en pleno proceso de rehabilitación desea volver, con ahínco, a cantar.

Aquí podrá ver el  interesante video de la conversación de Hisaya Morishige con Graciela Susana:

https://youtu.be/89Sa77DqxYs

 

 

 Armenia, julio 1 de 2022

PUBLICIDAD

Otras Noticias

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net