• JUEVES,  08 DICIEMBRE DE 2022

Región  |  21 noviembre de 2022  |  12:07 AM |  Escrito por: Administrador web

Hallan en cementerio de Samaná los cuerpos de dos hermanos desaparecidos, fueron asesinados por soldados del batallón Quimbaya

0 Comentarios

Imagen noticia

Luego de las labores de recuperación de cuerpos por parte de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) en el cementerio San Agustín, de Samaná (Caldas), producto de las medidas cautelares ordenadas en 2019 por la Sección de Primera Instancia para Casos de Ausencia de Reconocimiento de Verdad de la JEP en los cementerios de Norcasia, Victoria y Samaná, se encontraron los cuerpos de dos hermanos que estaban desaparecidos desde hace 17 años.

Para corroborar las identidades, el Instituto Nacional de Medicina Legal recibió los cuerpos y verificó las muestras genéticas que se tomaron en las diferentes jornadas de atención integrales a las víctimas en el Magdalena caldense. En 2021 Medicina Legal determinó la identidad de uno de los cuerpos y este año corroboró la identidad del segundo.

Se trata de los hermanos Luz Enith Hincapié, de 28 años, y Ricardo Antonio Hincapié, de 18 años, quienes salieron de su casa el 2 de noviembre de 2005 en la vereda Yarumal, de Samaná, a comprar una torta para celebrar el cumpleaños de su madre, la señora María del Rosario Ospina. Según versiones de vecinos de la familia, en ese trayecto fueron abordados por miembros del Ejército Nacional que patrullaban la zona, quienes los retuvieron acusándolos de integrar un grupo armado ilegal que hacía presencia en la región. Se presume que los militares pertenecían al Batallón Quimbaya.

Al día siguiente, el 3 de noviembre de 2005, la familia Hincapié Ospina se enteró por integrantes del Ejército que Luz Enith y Ricardo Antonio, campesinos que se dedicaban a la recolección de café, habían sido asesinados y presentados como dados de baja en combate.

María del Rosario pidió de inmediato que le entregaran los cuerpos de sus hijos, pero le negaron esa petición. Desde entonces comenzó una larga y ardua búsqueda que la llevó a tocar las puertas de distintas instituciones, de las cuales tampoco hubo respuestas. Debido a su búsqueda, María del Rosario sufrió amenazas e intimidaciones y cesó de manera pública la búsqueda de sus hijos.

En 2012, luego de escuchar unas cuñas radiales, María del Rosario se acercó a la Defensoría del Pueblo y denunció la desaparición de sus hijos, pero falleció en 2018 sin que se lograra la recuperación de sus cuerpos. Sin embargo, con su ADN se pudo identificar a su hijo Ricardo.

La señora María del Rosario siempre recordaba a Luz Enith, a quien le decían de cariño 'Pitilla', como una mujer fuerte física y mentalmente, que les gustaba el baile, la fiesta y el arroz con pasta, su plato favorito. A Ricardo Antonio, a quien lo llamaban 'Toñito' porque era el menor de la familia, le gustaban los buñuelos, las empanadas y la rellena. Su madre lo rememoraba por su temperamento fuerte y su gusto por el fútbol.

Después de 17 años de incertidumbre, sufrimiento y búsqueda, la familia Hincapié Ospina recibió los cuerpos de Luz Enith y Ricardo en el municipio de Samaná, Caldas, de donde es oriunda toda la familia.

Durante los actos de dignificación, el Sistema Integral para la Paz reconoció la valentía, persistencia y dignidad de la familia Hincapié Ospina, su esfuerzo y disposición para la recolección de información, su presencia y participación en las acciones de recuperación de los cuerpos y todos los aportes que contribuyeron a la identificación de sus seres queridos.

En la entrega digna, estuvieron presentes funcionarios de la UBPD liderados por Ana Teresa Rueda, la Organización de Naciones Unidas, el Instituto de Medicina Legal, las magistradas de la JEP Reinere de los Ángeles Jaramillo Chaverra y María del Pilar Valencia García, quienes acompañaron el sentido homenaje a las víctimas.

A la fecha, las organizaciones de víctimas han documentado 187 casos de personas dadas por desaparecidas en el Magdalena caldense. Con la entrega digna de los hermanos Hincapié, ya son 7 los cuerpos de personas desaparecidas en el marco del conflicto armado en Samaná, Caldas, que han sido identificados y entregados a sus familias.

En el año 2018, el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE) solicitó a la JEP medidas cautelares para la protección de 16 lugares ubicados en distintas zonas del país, incluidos municipios del oriente caldense.

A su vez, la Fundación para el Desarrollo Comunitario de Samaná (Fundecos), el Equipo Colombiano Interdisciplinario de Trabajo Forense y Asistencia Psicosocial (Equitas) y el Centro de Estudios sobre Conflicto, Violencia y Convivencia Social (Cedat) entregaron en 2018 al Sistema Integral para la Paz un informe en el cual se documentaron 187 casos de personas dadas por desaparecidas en Samaná en el marco del conflicto armado. Entre los casos estaba el de los hermanos Hincapié Ospina.

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net