• JUEVES,  23 MAYO DE 2024

Cultura  |  17 septiembre de 2023  |  08:12 AM |  Escrito por: Administrador web

Colegio Libre: la trascendencia de los olvidados Entrega final.

0 Comentarios

Imagen noticia

Jair Castro López

Con la presente nota de cierre, se finiquita el propósito que motivó la crónica en cuatro entregas, encaminadas a recuperar la génesis del colegio Libre de Circasia, como se diseminó en cada publicación.

La inminencia de las elecciones territoriales, condicionan a los medios escritos a una abigarrada agenda publicitaria política y a ciclos de entrevistas inherentes al certamen democrático, actividad que demanda tiempo y espacio para su cabal desarrollo, causal concluyente para no abundar en detalles innecesarios del referido trabajo periodístico en torno a la IE; sin ordenamientos preconcebidos, en los escritos, se plasmaron perfiles de múltiples factores del universo ilustrativo, cubriendo todas las aristas en 95 años desde la fundación del establecimiento. En estas conclusiones, se incluyeron apoyos gráficos de las promociones 67 y 68, convenientes para cotejar con los listados consignados en las precedentes publicaciones.

Enorme complacencia nos embarga, luego de esta síntesis recuperadora, sin notarios de la historia, priorizando los prólogos indispensables para construir una historia verídica para la posteridad, con los actores principales de este devenir: directivos, profesores y alumnos, en ejercicio de funciones y en condición post -mórtem, o jubilación para las postrimerías de la vida útil. Este periplo a través del pasado histórico reconforta el espíritu y permitió retomar contactos con personas de quienes hacia décadas no sabíamos nada.

Mi mensaje de gratitud infinita a quienes hicieron posible esta reivindicación, supliendo, en ocasiones, desplazamientos imposibles para mí; a la familia Méndez, a Orlando Corredor, a Hugo García, multiplicadores de diligencias para este buen suceso. A Miguel Ángel Rojas, director de El Quindiano, un especial agradecimiento extensivo a sus colaboradores, por la imparcialidad y concesión de espacios para estas publicaciones, sin censura de contenidos, con un nicho de lectores específico que sigue en aumento; son adiciones postreras para quienes, como en mi caso, amamos entrañablemente esta actividad comunicadora.

 

Los mosaicos de los dos años precitados, los encontraron los amigos en una de las sedes, vandalizados, solo fotos dispersas y la maqueta, madera y vidrio, pasaron a formar parte del alijo de los saqueadores; para cumplir con lo prometido, una exalumna facilito copias de 1968 y de la revista Horizontes, se tomaron las imágenes de 1967. Con esa dispersión, era misión imposible que se tuvieran elementos físicos para cumplir con la secuencia inicial, objeto de esta compleja misión.

Al concluir mi ciclo productivo, tengo la certeza que algunas de las personas que manifestaron su complacencia por lo escrito, llevarán a feliz término las anécdotas de las parejas desposadas y otros eventos programados que merecen ser compartidos por los olvidados, en plena resurrección con el material publicado en estas entregas.    

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net