• LUNES,  01 JUNIO DE 2020

La Guaca  |  11 mayo de 2020  |  12:00 AM

Apaga incendios I

0 Comentarios

Imagen noticia

El secretario de Gobierno y Convivencia de Armenia Javier Ramírez Mejía se convirtió en un apagafuegos sociales, que revientan a diario en la ciudad por la emergencia generada por el Covid-19. Hace un par de semana, una treintena de personas de la tercera edad salieron a la calle, en el barrio Santander, en una protesta porque no tenían comida. Hasta el sitio llegó Ramírez, conversó con ellos, y les prometió, a cada una de estas familias, un mercado para el día siguiente. Los ‘viejitos’ aceptaron y se devolvieron para sus casas. Resulta que el secretario no pudo conseguir, en el propio gobierno, los 30 mercados, pero como no quería romper su promesa y, por tanto, la confianza en el gobierno, sacó de su bolsillo y compró los 30 mercados, los llevó al sitio y no quiso que ninguna persona de la oficina de Comunicaciones de la alcaldía estuviera presente. Casi nadie se enteró de este hecho solidario.

Apaga incendios II

Una protesta similar a la que sucedió en el barrio Santander se presentó en la zona denominada Génesis, en el sur de Armenia. La gente se tiró a las calles a protestar y a impedir el tránsito de vehículos. Allí acudió el secretario de Gobierno Javier Ramírez. Conversó con la gente y prometió, para el día siguiente, 160 mercados. La comunidad se calmó, le creyó al funcionario, regresaron a sus casas. Al día siguiente, Ramírez volvió, con un camión donde llevaba los mercados, pero acompañado de la Policía y el Ejército. Sorpresivamente encontró que un nuevo sector se había sumado a la protesta, y, por tanto, ya no eran 160 mercados, sino muchos más. Como repartir los 160 mercados prometidos dejaría a muchos con las manos vacías, Ramírez resolvió no entregarlos, y devolver el camión. Pero él se bajó, conversó con aquellos a los que les había hecho la promesa, pero también con los nuevos protestantes. Se hizo otro censo. Al día siguiente regresó y entregó los mercados completos, de acuerdo con las necesidades, pero esta vez no salieron de su bolsillo, sino del presupuesto del municipio.

Apaga incendios III

Para el secretario de Gobierno Javier Ramírez el ejercicio del cargo no ha sido fácil. Él es economista, y había dedicado su vida más a legislar, desde el Congreso, que a actuar en las calles en el control y la seguridad. Sin embargo, poco a poco se ha ido amoldando a su trabajo, con éxito, según dicen los que están a su alrededor. Propuso una estrategia para atender las protestas y lograr, a través del diálogo, calmar la gente, y ha resultado generosa. Pero también ha dialogado con los vendedores ambulantes, con quienes desarrolla una propuesta que, seguramente, resultará en beneficio de la ciudad. Ha atendido más de 10 casos de invasiones de lotes, en estos cuatro meses, logrando defender los lugares públicos y privados de los urbanizadores piratas. A Ramírez le preocupa de forma mayor, el alarmante consumo y tráfico de drogas en la ciudad, y las pocas medidas sociales que se tiene para afrontarlo, distinto a la intervención policial.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net