• MIÉRCOLES,  19 DICIEMBRE DE 2018

Columnistas  |  14 noviembre de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: José Soto Giraldo

Tragedia Nacional

0 Comentarios

José Soto Giraldo

Nunca mejor dicho. El club de fútbol Atlético Nacional no consiguió clasificar a la fase final de la Liga de Fútbol Profesional Colombiano y es una tragedia porque son muchos los simpatizantes de este club en el país, para muchas personas es el sentimiento más importante de su vida y al que más recursos destinan. También es una tragedia porque habrá, de aquí hasta el próximo año, muchas personas tristes y frustradas por no ver a su equipo “del alma” disputar un título más este año; aunque hace poco ganó la Copa Colombia, para sus seguidores no es suficiente porque lo esperado siempre es estar en todas las finales de las competiciones en las que participe. Es decir, en Nacional es obligatorio ganar, o al menos, disputar las finales.

El último partido, el de la eliminación, se jugó en Itagüí frente a Leones, equipo descendido que si hubiera jugado todo el año como disputó este, no hubiera descendido. El ímpetu, la concentración y la entrega venían de la posibilidad de eliminar a un vecino grande. Se compensaría un poco el dolor del descenso si en el último partido, eliminaban a su vecino, el rey de copas. Nacional pareció no tomarse demasiado en serio este partido. Fue lento y predecible y a pesar de eso, tuvo innumerables oportunidades para anotar y las desperdició. Y es que 2018 no fue un buen año para un plantel de calidad, buenos jugadores, pero no tan buenos como los que se han ido en el último tiempo, como por ejemplo Armani, Berrio, Borja, Dayro Moreno, Macnely Torres, etc. Fue eliminado en primera ronda de Copa Libertadores y perdió dos finales en casa. Realmente no sorprende esta eliminación y aunque es consecuente con el estado futbolístico del conjunto.

La eliminación si era de esperarse; todo el año ha estado al límite, casi clasificando siempre, muy irregular y desorientado tal vez por tener tres entrenadores y dos presidentes en un mismo año; la dirección deportiva ha dado tumbos, han pasado por allí diferentes puntos de vista, y eso se nota en lo desequilibrada que resulta la conformación del equipo. Si la alta dirección no se estabiliza, los dirigidos también estarán en un estado de incertidumbre y angustia por no conseguir los resultados que de ellos se espera lo que en la cancha será ansiedad que es lo que les impide definir con precisión, con eficacia.

Al final, del partido se entregaron totalmente y lograron recortar la ventaja de dos goles que tenía Leones; en un drama que se puede resumir en el hecho de que la última jugada del partido fue el gol del empate de Nacional, para salvar el honor. Aunque no clasificó tampoco perdió ante un hermano pequeño.

Mal de muchos, consuelo de tontos. Pero esto mismo le pasó al Millonarios, América y Deportivo Cali. Los que apostaron a este escenario se enriquecieron, esto nunca había pasado.

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2018 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net