• MIÉRCOLES,  19 DICIEMBRE DE 2018

Columnistas  |  15 noviembre de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: Juan David García Ramírez

El día de los Solteros: la revolución del consumo en China

0 Comentarios

Juan David García Ramírez

Noviembre se ha convertido en el mes de la euforia consumista alrededor del mundo. El Black Friday estadounidense, que se ha extendido por prácticamente todos los países, gracias a la difusión de las transacciones comerciales en la red, parece ser el paradigma digno de imitar, y hasta de superar. Las proyecciones de cada día en las noticias, sobre el comportamiento de los mercados y su influencia en la estabilidad política de muchas sociedades, van por un camino distinto al de aquellas que hablan de un comercio minorista en ebullición, desde las economías más avanzadas y prósperas, hasta las emergentes, en donde está ocurriendo un hecho sin precedentes en la historia humana: cientos de millones de personas están participando de una revolución económica, al sumarse a la clase media global y mejorar sus condiciones de vida, en un proceso que ha tomado tan solo un par de decenios.

Así, el Black Friday o Viernes Negro, toda una feria de descuentos que año tras año consigue ventas multimillonarias en Norteamérica, la mayoría de países de la Unión Europea, los famosísimos tigres asiáticos y las principales economías de América Latina, encuentra en este mes un rival que se lanza a la conquista de otros tantos millones de compradores. El 11 de Noviembre se celebró en China el Día de los Solteros, fecha clave para las ventas online desde 2009 (una idea del magnate Jack Ma, dueño del portal Alibaba, el segundo mayor en ventas por Internet, después de Amazon), y tan solo en doce horas se alcanzaron ventas superiores a los 213.000 millones de yuanes, o 31.000 millones de dólares. Cientos de millones de chinos, desde sus teléfonos celulares, tabletas y computadores portátiles, adquirieron una infinidad de productos de más de 20.000 marcas, procedentes de setenta y cinco países.

Los economistas más pragmáticos observan el Día de los Solteros como una consecuencia natural del proceso de modernización económica que China ha experimentado desde finales de 1970, cuando el reformista Deng Xiaoping asumió la conducción del Partido Comunista. En la misma dirección avanzan Singapur, Vietnam y Tailandia, que decidieron dejar atrás la apuesta por producir únicamente arroz, para convertirse en líderes de la innovación tecnológica. Este año, Vietnam presentó al mercado VinFast, su primera marca de automóviles, como ejemplo de la gran transformación del país. Entre tanto, en Occidente, miles de académicos e intelectuales se autoproclaman progresistas, por denunciar la horrible desigualdad del mundo y la crisis del Capitalismo, al tiempo que gozan de comodidades, facilidades tecnológicas y de infraestructura vial y de comunicaciones. Encerrados en su mundo dialéctico, subestiman los cambios positivos que ahora mismo suceden, justo donde esperaban que la utopía marxista se hiciera realidad. Para ellos no significa nada que setescientos millones de chinos hubieran protagonizado el mayor acontecimiento migratorio de la historia de la civilización, al desplazarse de las regiones interiores de la China continental hacia las regiones costeras, donde hoy se encuentran varios de los más populosos centros urbanos del planeta.

El documento The Wealth Report, de la firma Knight Frank, estima que en China hay nueve mil individuos ultra ricos (personas con patrimonios superiores a treinta millones de dólares), siendo la quinta región del mundo con más multimillonarios. Entre estos y los millones de nuevos consumidores de China, están haciendo que sea más atractivo el Día de los Solteros que las décadas de hambruna causadas por el Comunismo.

E-mail: juandgar82@gmail.com

 

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2018 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net