• MIÉRCOLES,  19 DICIEMBRE DE 2018

Columnistas  |  06 diciembre de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: Juan David García Ramírez

Irrupción de VOX y derrota del Psoe: bienvenido el cambio en Andalucía

0 Comentarios

Juan David García Ramírez

Han terminado cuarenta años de hegemonía socialista en Andalucía, una de las comunidades autónomas más importantes de España. El Partido Socialista Obrero Español, o PSOE, como se le conoce más comúnmente, sufrió la derrota más estrepitosa de su historia en esa parte del país. En estos siete años, el proyecto socialista no ha levantado cabeza, y se confirma la crisis del partido con el resultado obtenido este domingo 2 de Diciembre, cuando en las elecciones autonómicas ha conseguido el 28% de los votos, lo que significa un retroceso frente a la votación de 2015, donde se impuso con el 35% y formó una coalición de gobierno con Ciudadanos, partido emergente para entonces, pero más posicionado en este momento, ya en toda España. Aún más, las encuestas de intención de voto de las últimas semanas le daban al PSOE de Susana Díaz una amplia victoria, con la que podría cómodamente decidir su aliado para gobernar. Por ejemplo, la encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) les daba el 37%, muy lejos del PP, de Ciudadanos y de Podemos.

Pero el acontecimiento más relevante de estas elecciones autonómicas, además de la derrota del Partido Socialista, que le saca del poder después de cuatro decenios de ejercerlo al estilo de un sistema de partido único, es el ascenso de VOX, un nuevo movimiento que surge en medio de la transformación política de España. Creado hace cinco años, VOX está conquistando espacios en todo el país y se convierte en la nueva alternativa de derecha para muchos españoles, en un momento de agotamiento de los partidos tradicionales, fundamentalmente el Partido Popular y el PSOE, que han participado de los grandes escándalos de corrupción y abuso de poder de los últimos años: unos en Andalucía, otros en Madrid, la Comunidad Valenciana o en Cataluña. Aunque encuestas como la mencionada del CIS, pronosticaban para VOX una intención de voto de poco más del 3%, el resultado ha sido un sorprendente 10.97%, esto es, casi cuatro veces superior a lo estimado, y se traduce en doce escaños en el parlamento autonómico. Ahora, el PP y Ciudadanos, que se habían esforzado por desconocer el avance de este partido y soñaban con un escenario de cogobierno, sin contar con nadie más, necesitan a la formación de Santiago Abascal y Javier Ortega Smith como actor imprescindible para armar un tripartito y ratificar el cambio de rumbo en Andalucía.

Como es usual, los diarios y cadenas de noticias más importantes de España y Europa, están siguiendo el libreto globalista de caracterizar a los nuevos partidos y líderes de derecha, como monstruos que llevarán a sus contradictores a las cámaras de gas. En casi todos los casos, y sin examinar o escuchar las propuestas de reforma del Estado, de liberalización económica o de restauración del orden como presupuesto para cualquier sociedad, insisten en la supuesta amenaza que representan para la democracia, pero no dicen que el auténtico peligro está en los partidos y movimientos de los que son propagandistas, y con los cuales se han comprometido por años en una maraña de intereses oscuros.

Los políticos tradicionales han ignorado o subestimado a VOX en Andalucía, y si siguen haciéndolo en toda España, la tendencia para las próximas elecciones generales, como también para los años venideros, indica que el nuevo partido seguirá creciendo y será una pieza clave en el ajedrez político español.

E-mail: juandgar82@gmail.com

 

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2018 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net