• MIÉRCOLES,  20 FEBRERO DE 2019

Terremoto Del Eje Cafetero 20 Años  |  25 enero de 2019  |  08:28 AM |  Escrito por: Edición web

Noticias del terremoto

0 Comentarios

Imagen noticia

Los periodistas Jota Domínguez, Jorge Eliécer Castaño y Germán Rojas Arias quienes laboraban en el diario La Crónica del Quindío, narraron a través de noticias y crónicas, paso a paso y día tras día la tragedia más grande que ha enlutado al Quindío, el terremoto del 25 de enero de 1999.

Veinte años después, Rojas Arias prepara un libro con la recopilación de las noticias que escribió en esa época, en los momentos de angustia y en donde un periodista en cumplimento de su labor de informar a la comunidad vive el drama de escribir su propia tragedia.

El Quindiano da a conocer algunas noticias de ese momento realizadas por Germán Rojas Arias y que fueron publicadas en La Crónica del Quindío los días siguientes al terremoto.

MARTES 26 DE ENERO DE 1999

En unos segundos, el departamento de Quindío sufrió la peor tragedia de su historia

Quindío está en el suelo

Los muertos pueden llegar a mil y la cifra de heridos cada momento crece de manera preocupante.

La tragedia por el terremoto que sacudió la zona cafetera apenas empieza a mostrar los efectos devastadores en el departamento del Quindío que ayer tenía a su capital “en el suelo” lo que permite asegurar que se requerirá de muchos años para su reconstrucción y la de la mayoría de sus municipios, en donde la tragedia aún no ha mostrado toda su dantesca dimensión.

Ayer, los quindianos seguían caminando sobre los escombros de las decenas de edificios y viviendas destruidas, luego que a la una y 19 minutos de la tarde de este lunes, la naturaleza hiciera sentir toda la fuerza de su furia. Bastaron unos segundos para que la Ciudad Milagro sufriera la peor tragedia de su historia, que por el momento deja un saldo trágico de unas mil víctimas fatales y una cifra cercana a los dos mil heridos.

MARTES 26 DE ENERO DE 1999

¡Ayúdenos por favor!

Un angustioso llamado de ayuda al país y a la comunidad internacional hicieron el gobernador Henry Gómez Tabares y alcaldes del departamento que con voces entrecortadas hablaron en radioemisoras para divulgar la magnitud del desastre.

Hasta el momento las autoridades desconocen los efectos que el terremoto produjo en los municipios, y de las zonas rurales es casi nula la información que se conoce.

La situación caótica que vive la capital quindiana ha volcado sobre ella casi por completo las tareas de socorro y el programa general de atención, pero informes de personas provenientes de la cordillera hacen pensar lo peor.

MARTES 26 DE ENERO DE 1999

La zona más afectada del país

Terremoto enlutó a la región quindiana

Un panorama desolador es el que dejó el terremoto registrado ayer en le país, específicamente en el Eje Cafetero, dejando innumerables pérdidas.

El sismo que tuvo como epicentro el municipio de Córdoba en el departamento del Quindío y que tuvo una intensidad de 6.0 en la escala de Richter y una profundidad de 60 kilómetros, dejó grandes pérdidas en Armenia y 5 poblaciones más como Calarcá, Circasia, Córdoba, La Tebaida y Montenegro.

La situación es crítica, buena parte de la población está a la intemperie, algunos edificios se desplomaron y la situación es verdaderamente dramática, como quiera que los servicios de energía, gasolina y agua son nulos.

Se registraron dos grandes derrumbes mayores y 20 menores que bloquearon la vía entre Armenia e Ibagué en el Alto de La Línea.

Se derrumbaron un total de 10 edificios en Armenia y dos en Calarcá, siendo la última edificación derrumbada una parte del edificio de la gobernación del Quindío, el piso donde funcionaba la asamblea departamental.

Según los organismos de rescate se registró en la madrugada de hoy un total de 175 muertos y 500 heridos en Armenia.

Allí la Defensa Civil Colombiana con el apoyo de los bomberos realizó las labores de rescate de las víctimas hasta la madrugada de hoy, pues son numerosas las personas atrapadas bajo los escombros.

En Circasia 40 muertos, 100 heridos, 150 viviendas destruidas y 3 edificaciones que tendrán que ser demolidas.

El alcalde de Circasia, Osbaldo Morales, lanzó un SOS debido a la crítica situación y se estima que las pérdidas pueden pasar de los 800 millones de pesos.

No se tomó la medida de toque de queda debido al temor existente entre la comunidad a que se presenten nuevas réplicas, las familias se unieron para pasar las noches en las calles.

En Calarcá, la segunda ciudad del departamento del Quindío, la situación es verdaderamente dramática, al cierre de esta edición se tuvo el reporte de 82 muertos, 30 más en Montenegro, 3 en Pijao y 40 en Circasia.

Con base en el registro oficial en clínicas y hospitales de Armenia y los demás municipios, el número de heridos se discrimina así: 500 en Armenia, 114 en Calarcá, 100 en Circasia y 16 en Pijao.

Las autoridades hospitalarias del Servicio Seccional de Salud temen que el número de muertos y heridos aumente.

De la misma forma, en La Tebaida, según el reporte de su alcalde, se presentó la destrucción del 70 por ciento de las viviendas de esa localidad.

Según los especialistas, este terremoto tuvo una dimensión superior a la de Popayán y a la presentada en los últimos terremotos de estos 20 años, pues seguramente los muertos pasen de 400.

MIÉRCOLES 27 DE ENERO DE 1999

El sismo fue 6.0 grados en la escala de Richter

El epicentro fue en Córdoba, Quindío

En Córdoba, municipio ubicado al suroccidente del departamento del Quindío, fue señalado el epicentro de este sismo que sacudió el territorio nacional y que tuvo su mayor incidencia en la región cafetera, principalmente en Risaralda y Quindío.

El movimiento telúrico principal, registrado a las 13:19 (1:19 p.m.) fue ubicado a 4.41 grados latitud norte y 75.72 grados longitud oeste en el municipio de Córdoba, con una magnitud de 6.0 grados en la escala de Richter y considerado de una profundidad superficial, de menos de 60 kilómetros aproximadamente, aún entre 20 y 30 kilómetros, según el reporte oficial de Ingeominas.

De igual manera el informe oficial reporta el registro de una réplica de gran magnitud a las 17:40 (5:40 p.m.), con una intensidad de 5.8 grados en la escala de Richter, ubicado igualmente en el municipio de Córdoba en Quindío, a 4.41 grados latitud norte y 75.71 grados longitud oeste, con una profundidad superficial.

Además de por lo menos 200 ó 300 réplicas de menores proporciones y apenas perceptibles, con intensidad que no superaron los 3 grados.

Sin embargo por la superficialidad del epicentro y por las condiciones del terreno mismo, los daños fueron mayores y las pérdidas hasta el momento incalculables, registrándose las mayores desgracias en las capitales de Quindío y Risaralda.

Entre tanto se precisó extraoficialmente que este sismo podría tener relación de algún tipo con actividad del Volcán Nevado del Tolima, y procesos geológicos de reacomodamiento de las capas tectónicas en la cordillera Central, además del comportamiento físico de la denominada falla geológica de Romeral que atraviesa buena parte de la región occidental colombiana.

VIERNES 29 DE ENERO DE 1999

Ha atendido 1.600 heridos

El San Juan aguanta la dura prueba

Recibir 1.600 personas en estado crítico, atenderlas, estabilizarlas y diagnosticas la gravedad de sus lesiones y luego trasladarlas a centros asistenciales de otras zonas del país, dan una muestra clara que el hospital San Juan de Dios de Armenia superó la crisis producida por el terremoto de inicios de semana, según lo conceptuó Jorge Mario López Arango, gerente del centro asistencial.

Las casi 90 horas de trabajo continuo del personal de médicos, paramédicos, enfermedad, de servicios varios y administrativo, hicieron posible que con las uñas y contando con la colaboración de medio mundo se pudiera en estos momentos dar un parte de satisfacción, se puntualizó.

Desconociendo el dolor propio, las personas que laboran en el San de Dios ayudaron a que la tragedia que enluta a una gran cantidad de familias de la región no fuera mayor.

López Arango dijo que todavía no se ha superado en su totalidad la emergencia y que ahora que se están removiendo los escombros se puede registrar un incremento en el número de lesionados y para poder atenderlos como es debido es necesario contar nuevamente con los medicamentos que son de vital importancia como antibióticos, analgésicos, drogas cardiovascular, pediátricas, oftalmológico, jeringas, suero, dextrosa, sábanas, fundas, toallas, jabón, papel higiénico y demás utensilios para el aseo.

También se requiere toda clase de materiales para oficinas y lo más importante de todo, alimentos para suministrar a los pacientes.

Se destacó que se ha contado con la colaboración del cuerpo médico de todo el país y se tiene línea directa con Virgilio Galvis Ramírez, ministro de Salud.

Hoy viernes solamente hay 76 personas recluidas en la institución y 60 camas habilitadas, ya que después de una revisión técnica efectuada por profesionales de la ingeniería, se determinó que era muy provechoso evacuar la parte alta de la edificación, la que sufrió algunos daños, haciendo claridad que no es en la estructura.

Lo que más le preocupa al gerente del hospital es que muchos de los empleados del centro asistencial perdieron sus viviendas y en la actualidad sus familias se encuentran a la intemperie, hecho que se viene agravando por los fuertes aguaceros que están cayendo sobre la región.

Para tratar de mitigar en algo esta penosa situación, se decidió abrir una cuenta número 46001004-4 del banco Popular a nombre del hospital San Juan de Dios de Armenia, dinero que sería invertido en iniciar un plan de vivienda para los empleados del centro asistencial.

Por último se dijo que hasta la tarde de ayer jueves ningún organismo internacional se había hecho presente con ayuda al primer centro de atención médica del Quindío.

MARTES 2 DE FEBRERO DE 1999

Dice párroco de Barcelona

Hemos llorado pero saldremos adelante

Barcelona, corregimiento del municipio de Calarcá y una población de 12.000 habitantes aproximadamente, también sufrió los rigores del terremoto que se registró en la zona cafetera hace ya 8 días.

El balance de Barcelona no es nada alentador. El sismo deja hasta el momento 8 muertos y más de 100 heridos, el 80 por ciento de las viviendas afectadas y por lo menos 4.500 damnificados. Se le suma la falta de acueducto y alcantarillado ya que ambos quedaron destrozados.

El párroco de Barcelona, Jorge Eliécer Aguirre Quintero, narró la forma como el fenómeno natural por poco acaba con su pueblo y sus feligreses. “La catástrofe cambió nuestra vida por completo. El estruendo, la sirena de la única ambulancia, el grito de la gente, las persona corriendo ensangrentadas, la polvareda, el llorar de la población, es algo estremecedor que llena de tristeza, es como si la vida se terminara, como si no hubiera ya otro horizonte”, así viví los largos instantes del terremoto, dice el prelado.

Manifiesta que poco a poco todo se va normalizando. De la horrible pesadilla ya se está despertando y se debe ver la realidad, saber que estamos vivos y que hay que seguir con valor y amor para adelante, asegura.

A la iglesia de Barcelona no se puede entrar ya que amenaza con caerse al suelo. Al igual que la alcaldía y la estación de policía, habrá que demolerla lo antes posible.

En Barcelona, a pesar de la gran cantidad de damnificados, no se tienen problemas de alimentos y son muchas las ayudas que de las fincas de Calarcá y de otras ciudades del país han llegado a ese corregimiento.

Después de ocho días de la tragedia, el guía espiritual y una gran mayoría de los habitantes se muestran optimistas. Se ha creado un comité cívico coordinado por el sacerdote y a través de él llegan las ayudas a las víctimas del sismo. Se tiene un listado de prioridades y de tareas a cumplir para sacar adelante a esa población quindiana, “porque no podemos seguir viviendo en los cambuches”, anota el párroco cuya fe y esperanza es una voz de aliento para todas las víctimas del desastre.

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net