• DOMINGO,  24 MARZO DE 2019

Región  |  16 febrero de 2019  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

En el Quindío no sabemos ambientalmente dónde estamos parados, dice el fundador del Jardín Botánico

3 Comentarios

Imagen noticia

El fundador del Jardín Botánico del Quindío Alberto Gómez Mejía hizo un vehemente llamado a los quindianos para que tomen conciencia de la riqueza biológica y ambiental de la región, y la defiendan de los depredadores. Gómez Mejía dijo que los quindianos no sabemos, ambientalmente, dónde estamos parados. El llamado lo hizo en el inicio de la celebración de los 40 años de existencia del Jardín Botánico del Quindío, ubicado en el municipio de Calarcá, y recalcó en la necesidad de hacer una gran campaña educativa y de difusión para valorar la diversidad biológica y ecológica que poseen estas montañas de los Andes colombianos.

“Estamos cumpliendo 40 años, pero nos falta un camino enorme por recorrer, que es crear una conciencia colectiva muy grande sobre la riqueza biológica y ecológica que tienen los ecosistemas nuestros. Que aprendamos a valorar esa diversidad biológica y ecológica y podamos dejarles a nuestros hijos y nietos un Quindío mejor”, sostuvo el exalcalde y experto ambientalista.

Al hablar del Jardín Botánico del Quindío, el fundador sostuvo: “Tiene una diversidad florística asombrosa, toda la región, según Humboldt cuando pasó por aquí, es única, porque tiene una mayor precipitación que la ladera oriental, es decir al lado de Cajamarca, y eso se traduce en que hay más diversidad florística y faunística. Esa es una riqueza desconocida, que se está perdiendo, porque están introduciendo elementos foráneos. Hace unos años la gobernación del Quindío le dio una compensación a un constructor y sembró unas hectáreas de urapanes, un árbol asiático invasor. ¿Qué hace un árbol asiático invasor en las cordilleras del Quindío?”

Estrategia de defensa ambiental

En los cuarenta años del Jardín Botánico, el fundador Gómez Mejía sostuvo que tiene el propósito de liderar una estrategia para concienciar a la gente de defender el territorio. “Hay que tratar de meternos en los currículos de enseñanza primaria, capacitar a los docentes, producir material didácticos sobre el ecosistema nuestro. Crear conciencia individual sobre nuestro hábitat, aprender a respetar la vida. Muy importante que los niños conozcan cuál es la realidad ecológica nuestra. La primera ley de la ecología es saber uno dónde está parado, y eso es conocer la flora, la fauna, los microorganismos, la geología, el clima, la historia natural del sitio, y eso está ausente de nuestras aulas escolares. Los quindianos ni los colombianos saben dónde están parados”, señaló.

El milagro de la restauración ecológica

El experto habló de la necesidad de trabajar por el milagro de la restauración ecológica del Quindío, para ser un ejemplo nacional. “El Quindío está sembrado de palmas exóticas, de otros países, introducidas, a pesar de que nosotros en el Quindío tenemos 21 especies de palma, y solo conocemos máximo dos: la palma de cera y la palma de vino. Tenemos la palma macana, con las que hicieron todas las chambranas y ventanas del paisaje cultural cafetero, pero la gente no la conoce. Hay que conocer lo nuestro, para poder defenderlo”, indicó

El árbol del Quindío

Gómez Mejía propuso hacer la designación del árbol del Quindío, pues la Palma de Cera es el árbol nacional. “En el Quindío tenemos una diversidad florística cercana a las 2.000 especies, y entre esas especies hay un árbol muy bello, la Magnolia hernandezii, llamado popularmente el molinillo o copachi, muy conocido por nuestros campesinos y que está en peligro de extinción. Soñamos que este sea el árbol emblemático del Quindío”.

 

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net