• VIERNES,  19 ABRIL DE 2019

Columnistas  |  14 marzo de 2019  |  12:00 AM |  Escrito por: Wilfer Ulises García Pinzón

El Pacificador y los policías

0 Comentarios

Wilfer Ulises García Pinzón

La Caja de Sueldos de Retiro de la Policía Nacional de Colombia-CASUR, fusila y masacra la Seguridad Jurídica de los Policías.

En nuestra catedra de historia recordamos a un tal general Pablo Morillo, apodado “El Pacificador”, con una de sus contundentes frases “España no necesita sabios”, discurso que hizo carrera en el “Régimen del Terror” en contra del pueblo granadino hoy la República de Colombia.

Pareciera o da la impresión de que este inclemente “Régimen del Terror”, nunca ha perdido vigencia por lo menos en el discurso del director de la Caja de Sueldos de Retiro de la Policía Nacional de Colombia -CASUR, general Jorge Alirio Barón Leguizamón, quien con su campaña pacificadora, bajo contienda con puño de hierro viene mutilando el trascendental fallo del Consejo de Estado a favor de los policías del Nivel Ejecutivo a quienes les están exigiendo hoy deben entutelar para obtener su asignación de retiro, después de tan honorable decisión judicial ajustada en derecho constitucional.

Sistemática cruel burla del “Pacificador”, quien aún no se ha dado por enterado que los términos jurídicos que le asisten al presidente de la República, están vencidos para expedir el acto administrativo que le otorgó el legítimo derecho a los policías, así lo confirma el magistrado ponente César Palomino Cortés, quien puso en cintura a la “Corona” al (Generalato de la Policía) de quienes no queda duda alguna, junto con el ex ministro Juan Carlos Pinzón Bueno, arrebataron los derechos de los policías y sus familias.

Lejos estaba de pensar la “Corona” que iban a encontrar a su paso a unos sabios Policías, quienes se hicieron a pulso Abogados y Periodistas, durante su trayectoria policial, acuciosos en la academia, defendiendo la dignidad tan atropellada por el abuso del poder y las arbitrariedades cometidas por Generalato de la Policía, siempre en contra de los “curtidos” y “cancheros” policías o la Reserva Activa quienes continúan esperando sea sancionada la Ley del Veterano, para nivelar sus salarios, propuesta en campaña política que ya quedo en el olvido por presidente Iván Duque Márquez,

Hoy los sabios policías o “rebeldes”, como así se les ha tildado despectivamente en Junta de Generales, esperan que su Seguridad Jurídica, no continúe siendo fusilada ni mucho menos mancillada bajo un “Régimen de Terror” instaurado para defender a carta cabal los intereses de la “Corona”.

La historia del “Pacificador” da cuenta también que en Bogotá, centro del poder y el simbolismo se despachó en perversión selectiva contra la elite intelectual granadina, que estaban detrás de la independencia, soporte ideológico de la naciente república.

Cuentan los historiadores que paradójicamente al general Pablo Morillo, hombre de sangre fría a quien se le asocia con la tontería política junto con el general Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco (guerrillero) libertador de Colombia, hijo de la crema y nata caraqueña, quien fueran en común practicantes acérrimos de la logia masónica.

En este oscuro legado que hace parte de la esotérica historia de Colombia, va la tarea para los inquietos historiadores para que investiguen si la masonería, también fue heredada por la “Corona” el (Generalato), quienes han hecho parte de la fuerza pública, porque el objetivo de los sabios policías está centrado en defender el derecho de la base, quienes han decidido abandonar masivamente las filas, reclamando con argumentos jurídicos y con altura sus derechos constitucionales fundamentales.

Por: Wilfer Ulises García Pinzón

Abogado - Periodista e Intendente Jefe Policía Nacional

wilferg@hotmail.com

 

 

 

 


 

 

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net