• LUNES,  17 JUNIO DE 2019

Región  |  24 marzo de 2019  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

Aprovechar la creatividad de la RAP

1 Comentarios

Imagen noticia

Por Eddie Polanía Rodríguez

El mundo actual sometido a tantos desquiciamientos debe encontrar soluciones creativas para resolver los innumerables problemas que cada vez son mayores, lo deterioran más, y afectan sobre todo a la población pobre, la más vulnerable por razones obvias. Los políticos y los economistas que dominan el mundo encajonaron a la sociedad en un modelo autodestructivo ―a la larga― alimentado por la energía y por la ingenuidad de los ciudadanos, cuando no por la ignorancia. Cada día aparecen más propuestas en contravía de la sostenibilidad del planeta, no sólo en lo ambiental sino en lo social, lo político y lo económico. Salir de la encrucijada implicará que de la política y la economía surjan propuestas creativas para que el mundo rompa la inercia que solo beneficia al capital financiero y a las transnacionales.

Prigogine, el Nobel de Química 1977, expone en su obra el Nacimiento del Tiempo, que aunque no se puede prever el porvenir de la vida, de la sociedad o del universo, el futuro permanece abierto a procesos nuevos de transformación y de aumento de la complejidad en la medida en que se genere creatividad.

La creatividad es la facultad de superar las lógicas y los esquemas ordinarios bajo el presupuesto de nuevas explicaciones o paradigmas, que permitan comprender el mundo desde nuevas perspectivas. La teoría de la relatividad ―contrariamente a la teoría newtoniana― permitió explicar de una manera más científica fenómenos físicos y naturales, limitados bajo la óptica de leyes de carácter absoluto.

Para que haya innovación debe haber creatividad. La primera viene constituyendo la aplicación de la última. En algún ejercicio la CEPAL encontró en comunidades de América Latina 4.800 modelos innovadores en el campo de la participación, para promover la ciudadanía y la democracia que infortunadamente ni se estimulan ni se replican. ¿Por qué el Estado es tan escasamente innovador? La CEPAL responde que (“…no es por ineptitud. La innovación implica un proceso de ensayo y error, no siempre exitoso, riesgo que no es fácil de asumir en el seno de un gobierno. Además, su desarrollo y consolidación implica ―generalmente― tiempos que exceden los períodos gubernamentales”. Por lo que sea, el Estado innova poco. Por lo general sus políticas públicas se mantienen por largos periodos en la “línea de la seguridad” que le garantizan los modelos tradicionales.

La RAP es una estructura nueva que siguiendo a Prigogine en su teoría del Papel creativo del tiempo, puede propiciar modelos innovadores de colaboración interinstitucional, de participación social, de consenso, de economías de escala, de innovación productiva, que permitan superar la inercia del Eje Cafetero. Inercia tradicional que esteriliza los escasos procesos de creatividad e innovación que pudieran surgir en la región. Por poner un ejemplo el pensamiento científico no encuentra en el Quindío el terreno fértil que estimule su producción. Como el modelo cafetero no requería “mayor ciencia” supusimos que eso valía para toda la vida.

Imaginemos en el marco del Plan Estratégico de la RAP (PER), que se debe formular próximamente, un escenario participativo y democrático en el que converjan el Gobierno, los gremios, los académicos, los políticos, los científicos, los intelectuales, las ONGs, la sociedad civil y las comunidades, discutiendo la conveniencia de que los nuevos modelos de desarrollo acojan plenamente los enfoques alternativos de desarrollo territorial sistémico, de competitividad sistémica, de género, de democracia participativa, de gobernanza, de construcción de paz, etc. Algo creativo e innovador tendría que resultar de esa nueva manera de concebir y consensuar el desarrollo en la medida en que haya voluntad de cambio.

La fuerza de los procesos de planificación no radica en el grosor del plan como estamos acostumbrados a apreciarlos y a tasarlos. Radica en su potencial creativo: en los enfoques, en la decisión, y en su capacidad de generar procesos transformadores con la fuerza suficiente para generar nuevos estados de desarrollo. Pero ―claro― hay que crear las condiciones institucionales, económicas, políticas, culturales y sociales para lograrlo.

Evidentemente la RAP que se creó para asociar, articular e integrar los territorios y las instituciones puede ser la estructura con la capacidad creativa que propicie tales dinámicas. Todo depende de cómo se le entienda, se le oriente y se administre. Si bien desde la RAP se pretende impulsar diferentes proyectos, de conectividad, de logísticas, de turismo, etc., ello no choca con el proyecto de transición a la RET, a un territorio con un nuevo estatuto de autonomía. Allí radicaría la creatividad para generar mejores estados de vida.

epolaníavision2020@gmail.com

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net