• VIERNES,  24 MAYO DE 2019

Colombia  |  24 abril de 2019  |  09:25 AM |  Escrito por: Edición web

Medida de aseguramiento carcelaria para jefe de seguridad de la Fiscalía en Tolima por concusión

0 Comentarios

Imagen noticia

A la cárcel Coiba Picaleña de Ibagué (Tolima) fue enviado con medida de aseguramiento preventiva Harwel Eduardo López Amariles, agente de protección II, quien se desempeñaba como jefe de seguridad de la seccional tolimense de la Fiscalía, por una investigación que adelanta en su contra el ente acusador desde enero de este año, por el delito de concusión.

Presuntamente, el funcionario les pidió a tres personas la suma de $900.000, a cambio de garantizarles su vinculación y permanencia en la entidad, a través de empresas de vigilancia privada contratadas para apoyar la seguridad de las instalaciones de las diferentes sedes.

Su captura se materializó este 22 de abril por parte de servidores del CTI adscritos a la Sección de Análisis Criminal de la Fiscalía, en su oficina en el Búnker, ubicado en la Zona Industrial El Papayo de Ibagué.

Se habla de tres hechos jurídicamente relevantes que tuvieron lugar entre finales de abril y principios de mayo, en julio del año 2018, y en marzo último, cuando supuestamente recibió montos de $200.000, $200.000 y $500.000, respectivamente.

En uno de los casos, el dinero al parecer lo recibió en su propia oficina, cuando un joven de 20 años se lo llevó junto con su hoja de vida, por ‘el favor’ para ingresar a la empresa de vigilancia que estaba contratada en ese momento con la institución.

En declaración juramentada, la víctima aseguró que le confesó al funcionario de 49 años que el diploma de bachillerato que le anexaba era falso, ya que aún cursaba los últimos años mediante el sistema de validación, a lo que supuestamente el jefe de seguridad hizo caso omiso.

Por otra parte, el hecho presumiblemente acaecido este año fue a las afueras del edificio principal de la Fiscalía en la capital tolimense, donde se dice que recibió $500.000 de $1.700.000 que inicialmente le habría pedido a un tercer afectado.

Las pruebas

Además de las declaraciones juramentadas de las tres supuestas víctimas, la Fiscalía cuenta con cuatro audios de llamadas sostenidas entre López Amariles y los afectados, que lo pondrían en evidencia de la ilicitud.

También, pantallazos de Whatsapp en los que una de las víctimas le pregunta que a dónde debe dirigirse para llevarle el dinero, al igual que álbumes fotográficos donde fue plenamente reconocido.

El representante del ente acusador le imputó al funcionario quien llevaba 11 años en la entidad, el punible de concusión en concurso homogéneo (por los tres eventos) con circunstancias de mayor punibilidad, por su rol como funcionario. El encartado no admitió la responsabilidad en los hechos.

Al acoger los argumentos del fiscal delegado para el caso, el Juzgado 8° Penal Municipal, con funciones de control de garantías de la capital tolimense, lo envió a la cárcel de manera preventiva, mientras avanza el proceso investigativo.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net