• MIÉRCOLES,  26 JUNIO DE 2019

La Cosecha  |  06 mayo de 2019  |  12:00 AM |  Escrito por: Robinson Castañeda.

Las muñecas de María Custodia

0 Comentarios

Las muñecas de María Custodia

Con un talento indiscutible para las manualidades, que aprendió de su abuela desde hace más de 60 años, María Custodia Arias, nacida en Coyaima Tolima va mostrando a con orgullo cada uno de sus productos artesanales, que van desde un grupo de muñecas hechas con guasca de plátano, hasta bolsos con tejidos especiales y algunos canastos.

Todo junto y apretado en ese pequeño puesto que montó en la pasada Feria al Parque, en la plaza Bolívar de Armenia, es una muestra de su labor disciplinada y minuciosa donde no se le escapa el más mínimo detalle.

“Mi empresa se formó a base de necesidades que surgieron en la casa”.

Asegura esta mujer de 78 años, mientras comienza a hablar sobre cómo hace para que el material que utiliza resista y se deje manejar y darle forma a cada proyecto.

Entre dos y tres horas es lo que puede demorar María Custodia en la fabricación de algunos de sus diseños, que le van surgiendo de la inspiración, porque no tiene moldes ni planos o manuales previos industriales, ni cadenas de producción.

“Yo soy empírica. No tengo estudio, entonces las cosas me van saliendo así de la nada cuando me siento a trabajar y a la gente le gusta. Por eso me compran. De esto vivo”.

Considera que lo que hace es como tener una pensión. Pero no se refiere al dinero que pueda ganar por haber cotizado cada mes durante 40 años de trabajo, sino al conocimiento que aplica y del que recibe su sustento económico y satisfacción personal.

Y es que su labor es incluso respetuosa con el medio ambiente, del que no desaprovecha ni las semillas que deja que se caigan y con creatividad las transforma e incluye en sus productos.

“Las semillas que recojo del campo, como el gualanday, las canoas de árboles de cámbulo, los chochos, la guanábana, las proceso y las decoro con capacho de maíz, con el que también hago muñecas”.

La maestra:
Su primera vez como profesora de artesanias fue en el año 1990 en Bogotá. Allá la invitaron y estuvo 10 días. Luego pasó cinco años en Pereira enseñándole a los pensionados del Seguro Social hasta el año 1995.

Ha estado dando su conocimiento en veredas del Quindío y otras partes del país. Fue también a las ciudades de Mitú y Tunja. En este último destino su materia prima eran los cachos del ganado, que servían para hacer botones y elementos de bisutería tipo exportación desde el plano artesanal, pero ella siempre llevando su esencia ancestral.

“Una vez un profesor de una universidad de Manizales me pidió que le explicará cómo sacaba los tintes y de dónde. Él hizo un trabajo de eso que le dicté y le fue tan bien que cuando lo trasladaron a Arauca para un proyecto me invitó con todo pago a dar clases de artesanías y allá fui varias veces”.

Otro de sus destinos como maestra fue San Andrés. También enseñando sin egoísmo ni celos profesionales lo que sabe. Porque su conocimiento lo valora como algo importante que le ha dado un sustento económico, pero a su vez contradictoriamente entiende que es efímero.

“Uno se muere y no se va a llevar el conocimiento a la tumba. Hay que enseñarle a la gente que quiera aprender. Si uno no lo hace entonces saber no sirve de nada. Hay que compartir. Eso lo hace a uno feliz. Yo soy muy feliz”.

La empresa de María Custodia Arias está ubicada en el barrio Belencito manzana K # 18, en Armenia. Los interesados en comprarle sus productos o aprender este modelo de artesanía en alguno de los talleres, la pueden contactar al número 3137650004.
Ver video:

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net