• VIERNES,  14 AGOSTO DE 2020

Editorial  |  19 septiembre de 2017  |  12:00 AM

La Estación y las inversiones perdidas

10 Comentarios

La Estación y las inversiones perdidas

LA NOTICIA QUE DIO AYER EL ALCALDE DE ARMENIA CARLOS MARIO ÁLVAREZ SOBRE LA PÉRDIDA DE $6.100 MILLONES DE PESOS QUE EL FONDO NACIONAL DE TURISMO –FONTUR- había designado para la construcción de la plazoleta principal del complejo turístico y cultural La Estación, nos entristece y nos obliga a reflexionar sobre lo que realmente sucedió para que se tomara esta decisión.

Ese centro estaba completamente financiado por tres vías: recursos del crédito, aprobado por el concejo municipal, la contribución de valorización y Fontur. Sin embargo, ahora ha quedado desfinanciado, por cuenta de una equivocada, tal vez terca, política administrativa, ejercida por la Empresa de Desarrollo Urbano, que no acató, en la administración anterior, las recomendaciones del plan de manejo arquitectónico sugerido por el Ministerio de Cultura.

Con esa equivocada política, creyéndose el gerente de la Edua un reyezuelo que podía hacer y deshacer, se iniciaron unos trabajos que el Ministerio detuvo, y ahí fue Troya, no solo para ese momento y esa circunstancia del plan de manejo, sino para el proyecto en su totalidad. Haberse parado las obras en noviembre de 2015, con una congelación de las mismas desde entonces y hasta la fecha, no solo se retrasó todo el proyecto, sino que se desfinanció.

Esa desacertada actuación del gerente de la Edua tiene hoy ese gran proyecto en el limbo. Fontur le quitó los $6.100 millones al proyecto, y para mal de males, los contratistas de las obras por el sistema de valorización tuvieron la disculpa de la prohibición del Ministerio de Cultura sobre el entorno, para no arrancar lo que les correspondía, es decir las acometidas viales.

Hay quienes afirman que estos dineros de valorización para el anillo vial y obras complementarias, se gastaron en dos construcciones que estaban en el mismo paquete: repavimentación de la Avenida Centenario y el deprimido del parque de la Constitución. Así las cosas, solo quedarían $5.000 millones provenientes de los recursos del crédito contratado por la exalcaldesa Luz Piedad Valencia, que no sabemos si aún están disponibles.

El alcalde Carlos Mario Álvarez logró desempantanar el asunto en el Ministerio de Cultura, acordando entre las partes seguir el plan de manejo arquitectónico y respetar el edificio republicano y su entorno, tal como lo sugiere la entidad nacional, pero aún no hay una resolución escrita y directa que le permita al municipio empezar las actuaciones en este proyecto. 

En todo este maremágnum de desatinos y de corrupción, hay una buena noticia: el gobierno municipal invertirá el año entrante $20.000 millones para terminar el Centro Cultural y Turístico la Estación, con recursos del crédito. El alcalde anunció que pedirá un endeudamiento de por lo menos $70.000 millones, para ejecutar esta obra inconclusa y otras más en la ciudad.

El recurso del crédito significa que perdimos la oportunidad de tener dinero de la nación y de otras fuentes, y nos toca, a los armenios, meternos la mano al bolsillo, pues esa plata se le pagará a los bancos con los recaudos de la sobretasa a la gasolina y el impuesto de predial, industria y comercio.

Otro tanto sucede con las obras del Malecón de la Secreta, que están sin terminar, y para hacerlo, es necesario apuntarle unos $11.000 millones. Sabemos que esta también será una de las obras que se incluirán en el plan de inversiones con el empréstito de $70.000 millones. Pues ojalá que una y otra obra se terminen en esta administración, y que se hagan con toda la transparencia posible, con licitaciones en urna de cristal, y no en los entresijos politiqueros de la corrupción.


 

PUBLICIDAD


Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net