• VIERNES,  06 DICIEMBRE DE 2019

Cultura  |  08 julio de 2019  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

Un viaje por la cultura y la arqueología de Colombia

0 Comentarios

Imagen noticia

Por Roberto Restrepo 

Este país diverso ofrece, durante seis maravillosos días, las bellezas naturales y culturales que tiene el suroccidente, el territorio de cinco departamentos.

Este viaje lo realicé por primera en 1974, gracias a una salida académica programada por la Universidad Nacional. Desde entonces lo he repetido más de 30 veces, con estudiantes universitarios y turistas.

El viaje es fabuloso y ha marcado mi existencia, además de permitirme conocer este país y sus gentes.

El recorrido es el siguiente:

PRIMER DÍA: Salida desde Armenia, vía terrestre por el Alto de la Línea, pasando por Ibagué y El Espinal en el Tolima, donde haremos la primera estación para almorzar. Emprenderemos viaje hacia el sur en dirección a Neiva. Nos detendremos en Aipe para visitar un sitio arqueológico llamado Piedra Pintada. Es un petroglifo (grabado en piedra) de unos 1200 años de antigüedad. Al atardecer arribamos a Neiva, donde haremos un recorrido por su centro urbano. Ya llegando la noche nos trasladamos al municipio de Villavieja, en cuya jurisdicción se encuentra el desierto de la Tatacoa. Allí en Villavieja, o en algún del desierto pernoctaremos esa noche. A las 7 p.m. visitaremos el observatorio astronómico que se encuentra en pleno desierto.

SEGUNDO DÍA: Durante la noche hemos disfrutado la visualización del cielo del Huila en medio del desierto. Ya cuando aclara el día nos damos cuenta que estamos en medio de un paisaje especial, que hace millones de años fue un bosque tropical. Haremos un recorrido a pie para apreciar algunos sitios con topografía de colores gris y terracota y formaciones rocosas, donde se aprecian también los pequeños cactus. También estaremos en un lugar singular llamado los Pozos, donde alguien habilitó un pequeño estanque a manera de piscina, que se llena poco a poco con agua subterránea. Parece un pequeño oasis e invita a sumergirnos en sus aguas. Ya el mediodía o antes hemos visitado el Museo Paleontólógico de Villavieja, donde veremos fósiles de más de 13 millones de años.

Después del almuerzo nos instalaremos en algún hotel de Neiva o de alguna de las dos poblaciones que visitaremos esta tarde. Son Yaguará y Rivera. En la primera se encuentra la Represa de Betania y allí haremos un recorrido en planchón sobre las aguas del embalse, donde se siembra y se pesca muy buena mojarra. Se podría visitar también, si nos alcanza el tiempo, las instalaciones de Comfamiliar Huila, donde hay múltiples piscinas.

Están situados en la vía Rivera, municipio donde están los termales, que visitaremos en la noche para bañarnos en sus aguas. Cerca de la medianoche nos dispondremos a descansar en el hotel escogido.

TERCER DÍA: Muy temprano emprendemos nuestro viaje hasta el sur del Huila, deteniéndonos en los diferentes pueblos de su recorrido. Disfrutaremos de sus paisajes circundantes, en especial uno después de Garzón, llamado el Cañón o Alto del Pericongo, que es una gran depresión por donde corre el Río Magdalena. Dice la leyenda que desde allí se lanzó la mujer indígena conocida como La Gaitana, luego de asesinar al español que había torturado a su hijo en la época de la conquista del siglo XVI. Un monumento y el recuerdo a La Gaitana lo encontraremos en la siguiente población del recorrido, llamada Timaná, que es de arquitectura colonial y tiene más de 400 años de historia. A las 5 o 6 de la tarde arribaremos a Pitalito, una de las poblaciones más grandes y comerciales del Huila, donde nos alojaremos. Aunque también puede darse la opción de pernoctar en San Agustín, población vital de nuestro recorrido y que se encuentra a 45 minutos de Pitalito.

CUARTO DÍA: Recorremos el pequeño pueblo de San Agustín, donde está el Parque Arqueológico, el lugar más importante de la Arqueología Colombiana. Además es Patrimonio Cultural de la Humanidad. Visitaremos sus estatuas de piedra, dispuestas en mesetas, donde se han encontrado túmulos de piedra con sus figuras antropomorfas. El día será un recorrido muy especial por la historia de Colombia. Uno de los lugares más bellos se llama Fuente Ceremonial del Lavapatas, donde los indígenas precolombinos tallaron muchas figuras en la base de piedra de una quebrada.

QUINTO DÍA: Nos trasladaremos a un municipio cercano llamado Isnos. Allí están las otras instalaciones del Parque Arqueológico de San Agustín. Veremos más estatuas de piedra y otros lugares de interés, como son las cascadas del Mortiño y Bordones. Iremos al famoso estrecho del Magdalena. También conoceremos Obando, un pequeño corregimiento de San Agustín, donde los pobladores y los estudiantes atienden personalmente en un museo de sitio. O sea, un lugar en su plaza principal que conserva en sus disposiciones originales dos tumbas que se hallaron hace años. Lo más encantador es escuchar a los niños del colegio contar con mucha propiedad la historia arqueológica de la región.

SEXTO DÍA: Emprenderemos el viaje de regreso al Quindío. Partimos desde Isnos, pasando por las alturas del Páramo de Puracé y por poblaciones indígenas del departamento del Cauca. Tendremos la oportunidad de ver la inmensidad de sus bosques y también un pequeño valle de frailejones. Poco a poco nos acercaremos a Popayán, donde trataremos de alargar el tiempo para visitar un o dos museos y apreciar la hermosura de su arquitectura colonial en el centro histórico de esta bella ciudad de paredes antiguas y blanquecinas. A las 5 o 6 de la tarde emprenderemos el regreso a nuestras casas, pasando por Cali, y esperando llegar a Armenia entre las 10 y las 12 de la noche.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net