• JUEVES,  14 NOVIEMBRE DE 2019

Armenia  |  15 octubre de 2019  |  12:38 PM |  Escrito por: Edición web

Homenaje cívico a tres ciudadanos: Solita Lozano, Amalia Botero y Néstor Ocampo

0 Comentarios

Imagen noticia

Sin ninguna reticencia se cumplió el homenaje que la Sociedad de Mejoras Públicas de Armenia hizo a tres ciudadanos, por considerar que sus acciones cívicas, en pro de Armenia y el Quindío han sido sobresalientes.

A la señora Solita Lozano de Gómez se le impuso la orden Mérito Cívico por su consagración a las actividades de ayuda a los ciudadanos, a través de la Cruz Roja del Quindío y de otras instituciones, especialmente en los momentos de desastres naturales y necesidades originadas en otras circunstancias.

A la señora Amalia Botero se le impuso la condecoración Mérito Cultural, la que fue recibida en nombre de la Alianza Francesa del Quindío, una institución fundada hace 35 años en esta capital, con grandes aportes a la cultura regional. La Alianza Francesa no solo ha orientado la construcción de una segunda lengua, el Francés, en la población del Quindío, sino que ha sido aliada de todas las actividades culturales en la región.

Por último, y por primera vez para la Sociedad de Mejoras Públicas, se impuso la medalla al Mérito Ambiental, al director de la Fundación Ecológica Cosmos Néstor Ocampo, un adalid de las luchas por proteger el medio ambiente en la región. Sin duda, Ocampo es el más reconocido personaje del Quindío en la denuncia sobre actos contra la naturaleza, en forma permanente y con el rigor de la investigación.

Las condecoraciones fueron impuestas en un acto solemne realizado en la Casa de Cultura de la Sociedad de Mejoras Públicas de Armenia, entidad dirigida por el economista Óscar Luis Bejarano, quien impuso los tres méritos.

El auditorio llovió en aplausos en cada una de las imposiciones, por los méritos reconocidos a cada una de las personas e instituciones.

Destacamos la intervención de Néstor Ocampo, en el acto aludido. Ocampo dijo textualmente:

“Agradecemos la distinción que nos hace la Sociedad de Mejoras Públicas de Armenia al otorgarnos la Medalla al Mérito Ambiental 2019. Es la primera vez que impone esta condecoración. Y deben saber, también, que es la primera vez que aceptamos una distinción de este tipo. Antes hemos recibido ofrecimientos similares de entidades estatales, del nivel nacional y departamental, que no aceptamos.

Aceptamos y agradecemos, en esta ocasión, por tratarse de una entidad que es expresión de iniciativa ciudadana y civismo aportando a la construcción de ciudad y ciudadanía con muy diversas obras de beneficio común. Y porque sabemos, con preocupación, de la situación que viven este tipo de entidades a nivel nacional y regional debido a la erosión del espíritu que las inspiró y la falta de estímulo por parte del Estado.

La Fundación Ecológica COSMOS es una organización de iniciativa ciudadana que ha dedicado su esfuerzo, durante 32 años, a promover la participación de la ciudadanía en la creación de un mejor ambiente, entendiendo como ‘ambiente’ no solo al resto de la Naturaleza sino, también, al mundo social y cultural que hemos creado.

Aprovechamos la oportunidad para invitarles a no desfallecer en sus esfuerzos por perfeccionar la obra humana y crear un mundo mejor. Ante las amenazas que acechan hoy a la humanidad y a la vida misma, como fenómeno cósmico, creemos que es más oportuno que nunca cultivar la amistad, la solidaridad, el altruismo y la movilización ciudadana, en defensa del agua, la vida y el territorio… como nos lo está señalando la juventud quindiana que se expresa en la Marcha Carnaval Quindío.

El territorio, base material de nuestra existencia, elemento esencial de nuestra identidad individual y colectiva, telón de fondo y actor a la vez de nuestra historia, escenario posible y deseable para nuestros sueños y proyectos de vida, hoy se encuentra en serio peligro acechado por múltiples amenazas.

Perdemos nuestro territorio en manos de conglomerados económicos foráneos que se apoderan de él, para explotarlo y explotarnos, estableciendo extensos desiertos verdes de pinos y eucaliptos, cultivos de aguacate Hass, proyectos de un turismo depredador y consumista que nos consume, proyectos de urbanización absurda que no pueden ni garantizar agua a quienes los habitarán, proyectos de gran minería, grandes proyectos de infraestructura vial y conducción eléctrica… proyectos y más proyectos que destruyen lo poco que ya queda de nuestro patrimonio natural, de la diversidad biológica, los paisajes, las comunidades campesinas, las fuentes de agua… las posibilidades de un futuro digno y deseable aquí, en nuestro territorio, donde ya no hay más espacio ni más recursos para la ambición humana.

Solo ver cómo crecen las dificultades para proveernos de agua, en la cantidad y la calidad necesarias, debería ser suficiente para que empezáramos a cuestionar ese etéreo y elusivo concepto de ‘desarrollo’ en función del cual aplicamos todos nuestros esfuerzos.

Estamos frente a la siguiente disyuntiva histórica: o son nuestros proyectos de vida, en nuestro propio territorio, o son los proyectos económicos, por lo general proyectos de muerte, que nos traen esos conglomerados económicos con la ilusión del desarrollo. Debemos estar a la altura del reto.Gracias por la distinción, gracias por la atención”.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net