• MARTES,  26 MAYO DE 2020

Política  |  24 octubre de 2019  |  03:46 AM |  Escrito por: Robinson Castañeda.

Andrés Moreno, vendedor ambulante que quiere ser concejal para luchar por la dignidad y formalizar trabajo en las calles

0 Comentarios

Imagen noticia

Ni cuando trabajaba como maestro de la construcción en Armenia, Edwin Andrés Moreno Gómez pensaba en política. Siempre se dedicaba a lo suyo y escasamente votaba. No se imaginó tampoco hacer campaña para ocupar un cargo de elección popular, pero siempre ha sido el destino el que lo ha llevado en un camino trazado por las circunstancias.

Primero dejó sus estudios de bachillerato cuando apenas cursaba el primer grado. Lo hizo porque no quería ser una carga para sus papás sino una ayuda y en ese momento la situación económica era difícil. De su padre heredó la profesión y así se mantuvo por varios años viviendo de ella, donde comenzó como ayudante y ascendió con el tiempo a maestro de obra, hasta que las condiciones laborales empeoraron, los jefes bajaron el salario y ya no le alcanzaba ni como independiente.

Cambio de trabajo

Tomó la decisión y pasó de los palustres, palas y cemento a una carreta avaluada en 400 mil pesos con la que desde hace tres años y medio recorre las calles del centro de Armenia como vendedor ambulante.

Vende de todo y dependiendo de la temporada del año. Para esta época son las fresas, pero hay otras donde se mantiene son los aguacates, uvas, naranjas, regalos de navidad, velas para el alumbrado y cuadernos al comienzo de año.

Tiene un olfato que ha desarrollado para ganarse el sueldo dignamente y del que dependen sus padres, esposa y dos hijos. A veces puede ahorrar, no millones, ni siquiera miles, pero si unos cuantos pesos que le sacan de apuros.

La idea

En vista de los atropellos, persecuciones y dificultades que padecen él y sus colegas, a Edwin Andrés desde hace unos ocho meses le comenzó a rondar la idea de lanzarse al concejo de Armenia.

“La gente no sabe la necesidad con que nosotros salimos a trabajar. El alcalde y la policía se enfocan en perseguirnos y quitarnos lo que tenemos para vender, pero no miran el por qué uno lo hace y cuando esa policía le quita a uno los productos no nos los decomisan, sino que nos los roban, eso se pierde y nadie nos responde”.

Afirma Edwin con un discurso elaborado, claro y elocuente que ha venido armando en sus lecturas en casa y buscando por internet. Gracias a esa curiosidad por aprender conoce de derechos laborales, comparendos por invasión de espacio público, código de policía entre otros temas y claro, sabe qué y cuáles son las funciones de un concejal.

“A mí el alcalde no me va a dar un trabajo digno. Lo que quiero como concejal es encontrar una forma de luchar de forma democrática para que seamos tenidos en cuenta. Yo tomé esta decisión porque sé que solo metiéndose uno en la política puede ayudar a su gremio a encontrar una solución, pues desde afuera es imposible”. 

El apoyo

Cuando empezó su travesía para encontrar un partido que lo avalara solo encontró puertas cerradas en casi todas las colectividades. Su idea no calaba ´pero siguió buscando.

“Una vez hablando con unos amigos desmolizados de la guerrilla, me dijeron que el partido político Farc quería ya entrar en elecciones. Les pregunté que si ellos sabían sí el partido apoyaba a vendedores ambulantes. Me dijeron que si y comencé a ver cómo podían darme un aval”

Y fue en la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, dónde luego de revisar su hoja de vida y otros documentos le dieron el apoyo político hace cuatro meses.

“Cuando amigos o conocidos me preguntan por qué ese partido, yo les digo que fueron los únicos que me abrieron las puertas cuando todos los demás partidos me dieron la espalda y solo por ser vendedor ambulante y no tener estudio”.

Según nos contó el partido no le brinda un apoyo económico para que haga campaña al concejo, solo le pide luchar por sus ideales, llevar adelante los proyectos, no olvidarse de las promesas y sobre todo, del gremio de vendedores ambulantes al que representa.

Pero no tener los recursos suficientes no ha sido tropiezo para que Edwin Andrés se frustre en su idea de llegar al concejo de Armenia. Hace campaña mientras vende fresas. No tiene una agenda apretada ni mucho menos un asistente que se la maneje o una oficina de prensa. Su sede es la carreta desde donde le cuenta a sus clientes y uno que otro transeúnte sobre sus aspiraciones para llegar al cargo este domingo 27 de octubre.

Hasta el momento no ha hecho reuniones privadas ni públicas. Tampoco tiene vallas ostentosas con su foto, ni ha pautado en radio y mucho menos en redes sociales. Solo tiene elocuencia, seguridad en el discurso y unas tarjetas de presentación que él mismo mandó a imprimir y reparte a quienes se interesan en apoyarlo.

“La política que están haciendo los demás partidos no es correcta. Si queremos salir adelante y luchar por algo tenemos que comenzar con quienes nos den la mano y este partido fue el único que lo hizo. Yo creo y le digo a la gente que la cuestión no es apoyar un partido sino a un gremio grande de trabajadores informales que quieren tener y aportar también una solución para Armenia”. Sostiene.

Cuáles son sus propuestas

"Mi control político será vehemente. No tendré precio. Eso jamás. La ciudad esta así porque los concejales de ahora y antes han permitido que muchas cosas se hagan en la alcaldía y no han hecho nada. No han hecho esa vigilancia de los recursos públicos.

También propongo luchar por el derecho al trabajo, apoyar a las madres cabeza de familia, ayudar a los animales en abandono con jornadas de esterilización, alimento y si se puede un terreno para un albergue".

Y claro, sobre su tema bandera que son los vendedores, Edwin Andrés propone la creación de dos plazas satélite en puntos estratégicos de la ciudad. Que sean centrales y con buen flujo comercial, accesos directos y fáciles para los clientes.

“Si me gustaría ver las calles de Armenia sin vendedores ambulantes, pero teniendo lugares dignos de trabajo, plazas buenas, puntos buenos y que la alcaldía nos permitan ser vendedores formales, que nos traten como personas no como animales. Vivimos el atropello constante de los inspectores de espacio público, a las mujeres las tratan muy mal”.

Número en el tarjetón

“El 3 para el concejo de Armenia partido Farc, ahí donde aparece la rosa. Es que es la que se ve más grande en el logo”.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net