• DOMINGO,  17 NOVIEMBRE DE 2019

Columnistas  |  12 noviembre de 2019  |  12:00 AM |  Escrito por: Juan David García Ramírez

Sánchez, España y el mundo al revés

0 Comentarios

Juan David García Ramírez

La revista The Economist, el New York Times, como también otros periódicos y canales de televisión europeos, han dedicado varias semanas a preocuparse por el futuro de España. Bastante desubicados, hasta se han atrevido a decir que allí se ha olvidado la esencia de la democracia y las libertades. Respaldando en líneas generales al actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acusan a los “populistas” y a la “extrema derecha” de minar los consensos fundamentales que se establecieron en la Constitución de 1978. Ahora están lanzando la muy sonada Alerta Antifascista, por el temor que a la discreta socialdemocracia europea le genera el ascenso del partido VOX, dirigido por Santiago Abascal.

Con su habilidad para deformar la realidad y para transferir la culpa, las élites políticas españolas han decidido que desde hoy, y después de las elecciones generales del próximo 10 de Noviembre, solo hay un responsable por todos los males que aquejan a España: ¡VOX! El bloqueo para formar un gobierno estable desde finales de 2015, es imputable a VOX y sus líderes, aunque la formación no contara con representación parlamentaria entonces. La crisis institucional en Cataluña, culpa de VOX. Los casos cada vez más frecuentes de delitos sexuales contra mujeres, cometidos por las famosas manadas en toda España, son atribuibles a VOX. Los problemas causados por la llegada de alrededor de 70.000 inmigrantes ilegales, solo en 2019, también parecen ser obra de VOX. Y el repunte del desempleo en Octubre, nuevamente, solo podría haber sido causado por VOX.

Sin embargo, Sánchez, que preside el gobierno, ha sido absuelto de toda responsabilidad por los grandes poderes de España y de la Unión Europea. Una de las democracias más estables y sólidas del mundo occidental, se encuentra ante una gran amenaza existencial, pero no proviene ésta del Partido Popular, ni de Ciudadanos, Podemos o VOX. El auténtico peligro lo constituyen el propio Pedro Sánchez, con su vocación totalitaria, y sus socios en el independentismo catalán y vasco, con los que logró llevar adelante la moción de censura al expresidente Rajoy, en 2018. Por lo mismo, Sánchez sigue siendo ambiguo frente al golpismo nacionalista en Cataluña, y se negó a aplicar la Ley de Seguridad Nacional para restablecer el orden y la seguridad en Barcelona, incendiada por grupos de radicales que actúan a órdenes de los CDR (Comités de Defensa de la República), a su vez instigados por Quim Torra, el presidente de la Generalitat de Cataluña, y los líderes separatistas a los que el Tribunal Supremo de Justicia condenó a prisión, por el referendo ilegal convocado en Octubre de 2017.

De su talante totalitario y dispuesto al abuso de poder, Sánchez dio señales: La primera, en la entrevista del miércoles 6 de Noviembre, en Radio Nacional de España, cuando dijo con arrogancia que la Fiscalía General del Estado dependía del Gobierno, desconociendo la separación de poderes, pero también su intención de manipular la administración de justicia. Y la segunda, en el debate de candidatos del 4 de Noviembre, transmitido por Antena 3, cuando se mantuvo en su abierta disposición a señalar como enemigos del orden constitucional, justamente, a los partidos que defienden la unidad de España y la permanencia del régimen de libertades. Es, por lo visto, el mundo al revés, y no solamente en España. Pasa también en Colombia, en Chile, en Estados Unidos, en Brasil, y dondequiera que miremos.

E-mail: juandgar82@gmail.com

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net