• SÁBADO,  14 DICIEMBRE DE 2019

Cultura  |  18 noviembre de 2019  |  12:29 AM |  Escrito por: Robinson Castañeda.

El Inquisidor: Cuando el periodismo tiene literatura

0 Comentarios

Imagen noticia

El periódico está en quiebra, al punto que su sala de redacción funciona en una bodega a escasos metros de la rotativa. Es un tabloide sensacionalista dónde la sangre es la que siempre va en primera plana.

En ese lugar decadente llamado El Inquisidor, y como una estrategia para rescatarlo de la amenaza por la era digital, llega a trabajar Andrés Erazo. Un joven escritor en formación con un amplio conocimiento en literatura clásica, sobre todo de terror, que parece haber leído todos o casi a todos los autores de los últimos tres siglos.

Aunque no tiene idea de periodismo judicial, Andrés se enfrenta con sus dudas a un mundo lleno de vicios y personajes no tan caricaturescos y fáciles de reconocer en cualquier medio impreso del país, que tienen formas poco éticas para conseguir la información y viven pendientes de saber qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué hubo una tragedia de cualquier estilo, y como buitres hacer del hecho un festin.

Pero justo cuando apenas comienza a entender parte de la dinámica de su nuevo trabajo, este joven con un recuerdo imborrable de la infancia y llegado a la gran capital a cumplir el sueño de ser un reconocido novelista, se debe enfrentar a los misterios que deja lo que parece ser una nueva versión de Jack el Destripador, suelto en las calles de una ciudad dejando suspenso y misterio en cada víctima.

Andrés ahora sabrá lo que es vivir en el terror que levanta la presencia de este personaje casi invisible y que va dejándole pistas que parecen sacadas de las narraciones de Edgar Allan Poe o Howard Phillips Lovecraft, como para que el periodista le siga el juego y de este modo hacerlo tomar partido cual detective que compite sin proponérselo, contra los verdaderos que tendrán sus sospechas y sospechosos en cada esquina y lugar de los asesinatos.

A la par del protagonista con miedos y conflictos, los compañeros de trabajo tienen también sus propios dramas. Como la periodista que arriesga la vida denunciando la corrupción del gobierno, el fotógrafo que se saca fotos con los muertos en la morgue o el director entusiasta y positivo que ve una salida a la crisis económica no solo gracias al talento de Andrés para escribir, si no en las historias que vende su medio, teniendo el factor del miedo en cada publicación.

“Porque a la gente le gusta el miedo y es lo que les vamos a dar”, dice todo el tiempo, extaciado por cada crimen que aparece sin resolver.

Creada por Gustavo Salcedo y escrita junto a Mauricio Navas, autor de la mujer del presidente y Azúcar, este es un producto que en su primera temporada con seis capítulos de media hora, deja en alto un contenido que se vende al público como la primera serie de televisión en el mundo realizada con teléfonos Celulares.

Y no queda duda que la promesa se cumple al verla. Los realizadores disfrutaron todo el tiempo de la grabación al igual que los actores. Exploraron los diferentes planos con ángulos imposibles y cámara subjetiva, siempre en una permanente agilidad vertiginosa. Quizás se abusó un poco en la puesta en escena, pero es sin duda una narrativa con ritmo y una buena historia salida de lo convencional e inspirada en referentes del cine policiaco.

El reparto está conformado por un staff de lujo en el que se encuentran figuras tan destacadas en Colombia  como Jorge Enrique Abello, Diego León Hoyos, Luis Eduardo Arango, Claudio Cataño, María Adelaida Puerta y José Julián Gaviria, este último como el periodista aprendíz. 

Todos ellos envueltos en una química y sincronía al estilo de los buenos periódicos de la vida real que trabajan como un reloj. Personajes muy definidos, bien construidos y en un universo propio que se reconocen por quienes laboran en el periodismo.

El Inquisidor es en definitiva una producción que se sale de los compromisos comerciales para correr un riesgo que al menos en su primera entrega le sale bien librado. Será esperar la próxima temporada y seguir el misterio que debe resolver este naciente novelista que llegó a las garras del periodismo judicial, donde a lo mejor encuentre inspiración para su futuro.

El inquisidor es una producción de Smartfilms y RTVC. La pueden ver sin costo alguno en www.rtvcplay.com o descargando la aplicación y disfrutarla desde su celular.
Trailer:

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net