• LUNES,  24 FEBRERO DE 2020

Columnistas  |  21 enero de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: Fernando Rojas Arias

El Gobernador, un hombre de palabra

0 Comentarios

Fernando Rojas Arias

El señor Gobernador del departamento del Quindío es un hombre de palabra, eso nadie lo puede negar y para la muestra un botón.

Le cumplió al senador de Pácora, Caldas, Mario Alberto Castaño Pérez congresista del partido Liberal con sus tres exigentes cuotas en la administración departamental del Quindío: secretario Jurídico José Fernando Ramírez Castaño; gerente de la Promotora de Vivienda ingeniero Pablo César Herrera Correa y secretaria de Educación departamental Liliana María Sánchez Villada, los tres oriundos de Caldas, que ahora se vinieron a residir en Armenia, es lo que nos imaginamos, para mayor comodidad y cumplimiento de sus funciones.

Asimismo, le está cumpliendo al que mayor votación le puso para llegar al primer cargo del departamento, al diputado Armando Aristizábal Saleg, al que le cumplió indirectamente el gobernador del Quindío con un cargo para su hermana Sandra Bibiana Aristizábal Saleq como gerente de Telecafé. Aunque a decir verdad ella se lo había ganado como asesora administrativa del alcalde saliente Óscar Castellanos Tabares cargo en el que fue vinculada con el escándalo de los contratos dados a personas para que votaran por la candidata liberal Piedad Correal. Es de recodar que la señora Aristizábal Saleq fue suspendida del cargo de asesora de la alcaldía por las Procuraduría General mientras pasaron las elecciones.

Así las cosas, para nadie es un secreto que desde la anterior administración municipal de Armenia, la ayuda para la elección del actual gobernador fue enorme, al igual que la de muchas otras alcaldías de los municipios del Quindío que se vincularon con su candidatura sin imaginar siquiera, de acuerdo con las medidas y nombramientos del actual mandatario seccional, que ello hoy le debe de importar un “Pito”.

Pero volviendo al caso de la señora Aristizábal Saleg, a este respecto nos preguntamos si la Procuraduría General de la Nación además de la suspensión provisional abrió investigación disciplinaria contra los hechos ocurridos en la alcaldía de Armenia, donde se llegó inclusive a insinuar que callaran a “esos hijueputas periodistas” con contratos o dinero, si se compulsaron copias a los organismos judiciales para que se abrieran las investigaciones correspondientes por los posibles delitos de constreñimiento electoral, soborno, concierto para delinquir u otros tipos penales que se pudieron haber presentado.

Solamente con la intervención oportunidad de la Procuraduría y de los órganos judiciales se puede combatir la corrupción, porque si no es así, la misma inoperancia de la justicia y de los órganos de control no tienen otro nombre que corrupción.

En todo caso, no obstante los cuestionamientos morales y éticos que lo llevaron a ocupar el primer cargo del departamento, el señor Gobernador del Quindío cumple con sus compromisos políticos, así no sean sino esos, y selección de su equipo de trabajo sin importarle un “Pito”.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net