• MARTES,  18 FEBRERO DE 2020

Región  |  25 enero de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

¿Qué tanta agua tiene el Quindío?, a propósito de la temporada seca

0 Comentarios

Imagen noticia

Miguel Ángel Rojas Arias

El departamento del Quindío produce 1.333 millones de metros cúbicos de agua al año en sus ríos, quebradas y riachuelos asociados en cinco grupos de cuencas hidrográficas identificadas en este territorio. En tanto, el consumo de agua por diferentes usos alcanza los 486 millones de metros cúbicos al año. Esta proyección fue hecha por la Corporación Autónoma Regional del Quindío hace cerca de 10 años. Datos para los últimos años aún no se conocen.

Los dos municipios con más consumo de agua son Armenia y Calarcá, donde está ubicada la cuenca del río Quindío, compuesta por las vertientes de los ríos Quindío, Boquerón, Navarco, Santo Domingo, Río Verde y la quebrada La Picota. Esta cuenca produce 673 millones de metros cúbicos, la mitad del total. Sin embargo, los usos del agua en las poblaciones que la rodean requieren de 459 millones de metros cúbicos, casi el total de la demanda del Departamento.

El río Quindío es la fuente hídrica con el más alto riesgo de escasez, pues produce 484,96 millones de metros cúbicos y sus usos demandan 428,76 millones.

En tanto, los dos grupos de cuencas de la zona de la cordillera tienen un excelente balance hídrico, clasificándose con índices de escasez bajo e insignificativo. El río Rojo, por ejemplo, produce 148,19 millones de metros cúbicos al año y no tiene un solo metro de demanda por parte de la población que lo circunda. Comportamientos muy parecidos tienen los ríos San Juan, Gris, Lejos y Azul.

El panorama de la producción de agua en el Quindío es poco dramático, aunque podría tener variaciones, pues el modelo para las mediciones tomó sólo el consumo doméstico, industrial, comercial, de las entidades del Estado y las utilizadas para el beneficio del café. Así mismo, dejó por fuera la medición de usos como riego, pecuario, piscícola y generación de energía.

Dos temporadas

Los ríos y quebradas del Departamento tienen abundante agua en los meses de octubre y noviembre, temporada de intensas lluvias. Sin embargo, el líquido es escaso en los meses de julio y agosto, temporada de pocas lluvias, lo que amenaza el aprovisionamiento de acueductos urbanos y rurales, especialmente en la cuenca del río Quindío, centro del Departamento. Esta información obtenida por la CRQ a través de su red de medición y recopilación de información, aunque no es precisa en un 100%, es la base para la elaboración de los planes de contingencia de los Comités Regionales de Prevención y Atención de Desastres.

En resumen, la Corporación Autónoma Regional del Quindío piensa que las cuencas de los ríos Quindío y Santo Domingo, incluidas en el grupo de cuencas del río Quindío, “exigen la mayor atención (entiéndase prioridad) en su ordenamiento, con miras a la armonización de la oferta natural del sistema y la demanda de que es objeto por parte de la población usuaria de sus bienes y servicios ambientales”.

Las aguas subterráneas

La producción y demanda de aguas subterráneas del Departamento del Quindío no está cuantificadas, pero la CRQ inició el trabajo para consolidar dicha información y tener una visión de futuro de este recurso, considerado una potencialidad hídrica en la región. Los estudios que se adelantan identificarán los acuíferos existentes, las zonas más vulnerables y los riesgos de contaminación. Así mismo, el grupo de aguas de la Corporación recomendó iniciar un inventario de pozos y aljibes, dado el uso e importancia de explotaciones de este tipo para el desarrollo regional.

Las turberas, nidos de agua

Las turberas son pantanos de la alta montaña donde se guarda agua que proviene de diferentes fuentes. Son nidos donde duerme el líquido que se va chorreando para formar pequeños hilos que después son riachuelos y quebradas. A su alrededor es muy común ver plantas como colchones, repletos de agua, asociadas a frailejones y otras especies de flora.

La Corporación Autónoma Regional del Quindío participó con las CAR del Eje Cafetero y Tolima de un estudio general de humedales en el área, encontrando que en el Quindío hay cuatro de ellos, siendo la porción más pequeña de los departamentos objeto de la investigación. Los cuatro humedales del Quindío tienen una extensión de 154 hectáreas con tamaños entre 100 metros cuadrados hasta siete hectáreas y están ubicados entre los 3.550 y los 4.050 metros sobre el nivel del mar. El departamento con mayor número de humedales es el Tolima con 578 que comprenden 1.050 hectáreas.

Las lagunas del Quindío

En el área del Quindío se destacan la laguna de La Virgen y la turbera del Páramo de Romerales en comprensión del municipio de Salento, donde se encontró un planta acuática endémica, Callitrichae quinduensis, lo que indujo a los expertos a profundizar los estudios en este tipo de pantanos para postularlos como humedales de importancia internacional. En el municipio de Génova se clasificó la laguna del Muñeco, en el páramo de Juntas; en Filandia, cuenca del río Barbas, se localizaron 47,5 hectáreas en humedales; y en otros municipios se hallaron pequeños pantanos dispersos en las partes bajas de los ríos Quindío y La Vieja, sector correspondiente a este departamento.

La CRQ adelantó una investigación, a través de la firma De Wilde-Sanabria, donde se levantó un inventario preliminar de la caracterización ecosistémica de los humedales y su cuantificación, así como la identificación de aspectos como la calidad de agua, avifauna, plantas acuáticas y macro invertebrados acuáticos asociados. En este trabajo se registraron 28 aves asociadas a humedales, 26 especies de plantas acuáticas y 28 morfoespecies de macroinvertebrados acuáticos.

Para el caso de los humedales de la cuenca del Río Barbas en Filandia se advirtió su fuerte afectación por la producción ganadera, pero se logró un convenio con el municipio y la Corporación río La vieja para implementar acciones pedagógicas y de inventario de los pantanos, así como el aislamiento y protección de importantes áreas para darle un manejo integral y promover su uso sostenible. Estos humedales son los responsables del agua que consumen grandes comunidades humanas de Pereira (Risaralda), Filandia (Quindío), Ulloa y Alcalá (Valle).

La función de los humedales

Los humedales cumplen una función trascendental en la vida. Son ecosistemas donde se desarrolla una importante biodiversidad (plantas y animales), estabilizan el clima local (de su entorno), sus plantas capturan el dióxido de carbono originado por vehículos e industrias en las ciudades adyacentes, son protectores y reguladores de la producción hídrica, sus aguas alimentan ríos y quebradas que son utilizadas en acueductos, generación de energía eléctrica y actividades agrícolas (riego y lavado de café), y son excelentes lugares de recreo.

Red hídrica y Meteorológica

La Corporación Autónoma regional del Quindío cuenta con una red de instrumentos técnicos para medir temperatura, precipitaciones, vientos, humedad, evaporación y brillo solar en la región que permite obtener información meteorológica e hidrológica confiable para el mejor uso de suelos y la prevención y atención de desastres. Uno de esos instrumentos es el limnígrafo, que sirve para calcular los caudales y los niveles de los ríos. La CRQ tiene limnígrafos ubicados en todos los puntos cardinales del Departamento, lo que constituye una ventaja para conocer la oferta de agua que tiene la región.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net