• MARTES,  18 FEBRERO DE 2020

Columnistas  |  16 febrero de 2020  |  12:01 AM |  Escrito por: Juan David García Ramírez

EL SUPERHÉROE SÁNCHEZ, CONTRA LOS PERVERSOS SUPERMERCADOS

0 Comentarios

Juan David García Ramírez

Como es acostumbrado, los políticos y la burocracia, la clase social que emergió de la consolidación de los estados nación occidentales, pero también acrecentó su poder con los regímenes totalitarios del siglo XX (y sigue haciéndolo en el XXI), suelen apartarse de la realidad. Instalados en sus amplias oficinas y participando en larguísimas reuniones con sus pares, experimentan la sensación de ser imprescindibles para el progreso de la sociedad, encontrarse moralmente a varios escalones de la gente común y, por tanto, poseedores de la solución a todos los problemas que el malvado mercado causa a los oprimidos. En los círculos académicos e intelectuales, la inclinación a percibir a los burócratas como superhéroes de la Liga de la Justicia y aplaudirles sus gracias (con el dinero de los demás), y al mercado como un perverso y criminógeno ser, se ha convertido en un deporte de categoría olímpica y en la principal credencial para ser aceptado en el club de los ingenieros sociales.

Desde luego, la Economía, la ciencia social más exacta, y el sentido común, no están invitados a los debates, o soliloquios, entre sociólogos, antropólogos, filósofos, politólogos y psicólogos sociales, que se ponen cita en auditorios para condenar la injusticia y la desigualdad, pero no encuentran jamás las respuestas que, en cambio, sí consiguen a diario los individuos creativos, los emprendedores, los científicos serios o los profesionales que ponen su conocimiento y formación al servicio de las organizaciones. Pedro Sánchez, el presidente del gobierno de España, ha arremetido contra las cadenas de supermercados y de distribuidores de alimentos y productos agrícolas, por considerar inaceptable que los precios de estos bajen constantemente. Desde su punto de vista, los bajos precios afectan al pequeño agricultor y productor, y el culpable directo son las grandes superficies, que se benefician ilimitadamente de esta oprobiosa situación. Siendo economista de profesión, desconoce la multiplicidad de personas y empresas que participan en la cadena de valor y en el proceso de formación de los precios. Es así, que los limones o el arroz no pasan directamente del agricultor a nuestra mesa, sino que de por medio se encuentran transportadores, plantas de procesamiento y de empaque, agentes comercializadores y distribuidores, tiendas de barrio y empleados de los supermercados, y finalmente, las personas más importantes: Los consumidores. Sin embargo, para políticos como Pedro Sánchez o Pablo Iglesias (su vicepresidente segundo), igual que en Colombia para los adictos al intervencionismo estatal, desde partidos como el Polo hasta el Centro Democrático, nunca será demasiado el altísimo costo que los contribuyentes debemos pagar para sostener la gigantesca maquinaria gubernamental, los privilegios de la burocracia y los déficits por los que ellos no se harán responsables.

De acuerdo con los propios informes de la Comisión Europea (es decir, el gobierno de Europa), el presupuesto de la Unión Europea para el año 2020 asciende a 149.000 millones de euros, de los que aproximadamente 45.000 están dirigidos al financiamiento de la Política Agraria Común. En lo que los eurócratas llaman el fact checking para desmentir la megalomanía de la cual se les acusa, se muestran cifras de presupuestos mucho más elevados dentro de los principales estados miembros de la entidad supranacional, como intentando decir a los ciudadanos: ¡Y podríamos gastar mucho más, si quisiéramos! Mientas tanto, la culpa de los grandes desequilibrios y tragedias sociales seguirá transfiriéndose a Uber, WalMart, Almacenes Éxito o los bancos.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net