• SÁBADO,  30 MAYO DE 2020

Editorial  |  10 febrero de 2020  |  12:00 AM

Periodismo o relaciones públicas

0 Comentarios

A la mayoría de los gobernantes y políticos, y a muchos dirigentes gremiales y empresariales, no les gusta el periodismo, y tratan de que este se convierta en una misión de relaciones públicas. Ayer, 9 de febrero, se celebró el Día del Periodista en Colombia, aunque la fecha que ordena el gobierno a través de una Ley de la República es el 4 de agosto, para celebrar el día que don Antonio Nariño publicó en la Nueva Granada la traducción de los Derechos del Hombre, en el año de 1789.

La celebración del 9 de febrero proviene de la Ley 51 de 1975, que instituyó la fecha en recordación de la publicación del primer periódico en Colombia, el Papel Periódico de Santafé de Bogotá, que dirigió el cubano Manuel del Socorro Rodríguez y que vio la luz el 9 de febrero de 1791. Esa Ley 51 de 1975 fue derogada, en casi su totalidad, por la Corte Constitucional en 1998.

A propósito de esta fecha, sería muy interesante evaluar el papel que cumple el periodista en nuestra sociedad. Volvemos al principio, ¿Hacemos periodismo, o simplemente somos relacionistas públicos de políticos, gobiernos, gremios, empresarios, sindicatos, etc.? Como se afirmó en la primera línea de este editorial, a la mayoría de los gobernantes y políticos, y a muchos dirigentes gremiales y empresariales, no les gusta el periodismo, y tratan de que este se convierta en una misión de relaciones públicas.

Los periodistas nos convertimos en voceros de los políticos, gobernantes, gremios y similares. O mejor dicho, ellos nos convirtieron en sus voceros frente a la comunidad, en la mayoría de los casos por cuenta de las pautas publicitarias. Y, claro, también por cuenta de su poder para producir noticias. La mayoría de las noticias que llegan a las salas de redacción de los medios de comunicación, que ahora son más los teléfonos y su servicio de WhatsApp, provienen de esas fuentes.

Una gran parte de los empresarios y dueños de los medios prefieren esas noticias, porque son gratuitas, rápidas, traen texto, foto, vídeo y audios y… pauta publicitaria. Representan un gana gana, porque ahorra periodistas, fotógrafos, camarógrafos y, además, pagan para que se publiquen por la vía de la publicidad oficial. Hoy en día, muchas entidades ya no contratan con los medios avisos publicitarios, sino publicación de sus noticias.

Por estas razones, vale la pena que nos preguntemos, en esta celebración del Día del Periodista, si aquellos que trabajamos en los medios de comunicación hacemos periodismo o nos relajamos, nos amañamos a ser solo relacionistas públicos del gobernante de turno o el político de moda.

El problema es que todos, pequeños, medianos y grandes medios caímos en esa trampa. El Quindiano no se escapa, por supuesto, a esta trampa, aunque durante los dos años y medio de nuestra existencia no ha pasado por nuestras páginas ni un solo aviso de la gobernación ni de la alcaldía de Armenia. Lo importante no es rechazar esos avisos, sino aceptarlos con la condición de independencia, lo que resulta muy incómodo para el anunciador político, gobernante o, incluso, de los gremios de la producción.

Algunos periódicos del mundo lo han venido superando, a través de la suscripción de su información virtual por parte de los lectores, con el compromiso de los periódicos y portales Web de no aceptar pautas del gobierno. Ese es el estado ideal del periodismo, no tener ningún compromiso publicitario con el gobierno, lo que en nuestro medio, por el momento, es un imposible.

Llegaremos algún día, y ojalá ese día no esté lejano, a ese estado ideal, donde el ciudadano pague por el trabajo independiente, serio, responsable de los periodistas, y nosotros nos comprometamos a no aceptar las ‘limosnas’ de los gobernantes que nos han convertido en relacionistas públicos.

Un periodismo independiente, que con responsabilidad informe, vigile, eduque y entretenga con arte y cultura es el que debemos practicar. En eso, estamos comprometidos en esta casa periodística. Además, en la defensa de la quindianidad, de lo nuestro, porque frente al mundo globalizado, es necesario rehacer y reafirmar las identidades locales.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net