• MIÉRCOLES,  03 JUNIO DE 2020

Cultura  |  31 marzo de 2020  |  12:25 AM |  Escrito por: Edición web

Mi diario abierto

0 Comentarios

Imagen noticia

Escrito por Daniela Miranda Henao.

Día 12 de aislamiento.

Hoy , después de poco más de una semana sin poder salir a la calle , después de que la humanidad se ha dado “cuenta” de que no somos tan poderosos ni fuertes para combatir un virus así como si los somos para destruir y acabar con todo lo que está en nuestro camino, me he puesto a pensar y he llegado a la conclusión que sí , lastimosamente todo esto está dando fin a muchas vidas, los sistemas económicos pronto comenzarán a colapsar así como los centros de salud, pero ni siquiera es eso lo que acabará con todos nosotros, no, lo que nos está matando lentamente como sociedad , es la falta de humanidad , compasión y tacto por las demás personas.

Hoy, después de 9 días de aislamiento , 3 voluntarios y 6 obligatorios, y a pesar de estar bien y en la comodidad de mi hogar, siento que empiezo a decaer anímicamente, estoy entrando en depresión, no del encierro, no porque ya empiecen a escasear las provisiones, sino porque no puedo dejar de pensar y sentir una gran tristeza, una fuerza profunda que me aprieta el pecho de ver cómo estamos. "Ni siquiera en tiempos de crisis, la humanidad es humana".

Nada justifica actuar de la peor manera posible, causar disturbios, exponerse y exponer la vida de los demás, yo me pregunto: ¿de qué sirve salir a las calles, no seguir las recomendaciones , insultar al sistema , a los policías , a todo el mundo , acrecentar la problemática y pedirle al gobierno ayuda si nosotros mismos no estamos ayudándonos ni dando ejemplo? Esto no es de gente pobre y falta de posibilidades para abastecerse, esto es de gente inconsciente e indolente.

Y sí, y antes de que digan algo o critiquen esto que escribo, sí , yo estoy en la comodidad de mi casa donde afortunadamente no me falta nada, y he aprovechado el tiempo para hacer mucho ejercicio, oficio, leer, estudiar, tocar mi instrumento musical, compartir con mi familia, reflexionar etc , pero yo también paso momentos difíciles así como cualquier otra persona, también me preocupo y entro en estado de desesperación ; mi tía por ejemplo, prácticamente mi segunda madre, está muy enferma , deben drenarle un pulmón lo más pronto posible, y aparte es paciente oncológica y no le quieren prestar un servicio de salud de calidad supongo que porque no tiene el virus o por lo menos los síntomas , entonces no es prioridad ¿eso es humano? Además, de Oncólogos de Occidente la han mandado a urgencias desde hace casi 3 días porque según ellos, sólo estando allá en el hospital universitario , la podrían subir al 4to piso (oncología) , pero no es así , nunca bajó nadie de allá a prestarle servicio, nunca la revisaron, nada , salvo un ángel que cayó del cielo , una enfermera jefe de urgencias que le tendió la mano e hizo su estadía un poco menos traumática, pero eso si, de oncología se tomaron muy bien el trabajo de enredarnos diciendo que faltaban trámites, nos mandaron de un lado para el otro cada día y en ninguna parte encontramos respuestas , sólo mentiras, cuando desde Oncólogos de Occidente, justamente la mandaron a urgencias para que la hospitalizaran porque es una paciente de alto riesgo, y en estos momentos requiere prioridad y atención . Yo me pregunto: ¿Acaso hay vidas más importantes que otras? ¿En manos de qué tipos de personas están nuestras vidas? ¿Qué sentido tiene confundir y mentir a un paciente y a su familia? Repito, ¿esto es humano? .

Por otro lado, mi mamá ya no puede del estrés, se la pasa llamando a todas partes de la EPS, Oncólogos y ha tenido que salir de casa en varias ocasiones para brindar apoyo y acompañamiento a mi tía y dice que si lo tuviera que hacer por alguien más, lo haría, pero eso sí, con todas las precauciones del mundo porque no solo piensa en ella o en nosotras, sino también en los demás. Yo estoy sin trabajo desde diciembre del año pasado y sigo aquí, no he salido de mi casa a atentar contra nadie, todo lo contrario, siempre estoy presta a servir y apoyar al que lo necesite.

Por mencionar otro acontecimiento que me llena el alma de nostalgia y que no solo es un hecho que afecta a mi familia sino a muchas personas, ¿cómo es posible que muchas empresas pagaron una miseria este mes a sus empleados? En esta calamidad y días oscuros que vivimos, como es que una persona “jefe” se va a su casa con los bolsillos llenos y en cambio manda a sus empleados que obviamente trabajan para vivir con prácticamente nada y diciendo: antes agradezcan que no los echamos. ¿Eso es humano?

¿En serio seguimos pensando que es el virus lo que nos está acabando? No, es el egoísmo y la inhumanidad lo que lo está haciendo, si todos nos diéramos la mano, esto sería otro cuento y por lo menos habrían menos personas sufriendo y desesperadas porque no tienen que comer ,como comprar medicamentos o atender a sus necesidades de salud.

Hoy desperté e inmediatamente me quebranté, tuve un colapso emocional muy fuerte, todo esto daba vueltas en mi cabeza y me derrumbé; veo mucha falta de humanidad, hay mucha vagabundería y descaro. A la gente no le duele la gente, la gente no tiene temor de Dios.

Todos estamos pasando dificultades pero algunos nos diferenciamos de otros, solo y llanamente de la actitud y conciencia que tenemos ante estos acontecimientos que hoy nos agobian.

Yo solo se una cosa, esto apenas empieza y la humanidad tiene dos opciones, o sacar lo mejor de sí para ayudarse y ayudar al otro y dejar de ser tan egoísta, o sacar lo peor de si y acabarnos entre nosotros mismos, no solo por los colapsos que habrán y la escasez que tendremos que pasar, sino por la falta de sensibilidad y compasión hacia la propia vida y la de los demás.

PUBLICIDAD

Otras Noticias

Comenta esta noticia

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net