• DOMINGO,  31 MAYO DE 2020

Región  |  09 abril de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

Conozca las millonarias utilidades de la EDEQ, que se van para Medellín

0 Comentarios

Imagen noticia

En los últimos cinco años, la Empresa de Energía del Quindío –EDEQ- obtuvo utilidades netas por $150.000 millones de pesos aproximadamente, en su ejercicio de prestación del servicio de energía en los doce municipios del departamento. EDEQ es una empresa que en su mayoría pertenece a Empresas Públicas de Medellín, una entidad que, a su vez, pertenece a la alcaldía de Medellín. Es decir, la mayor parte de estas utilidades obtenidas en el Quindío van a las arcas de EPM, a Medellín

EPM cumplió en el 2018 treinta años de haber sido creada, con recursos de la región: Empresas Públicas de Armenia –EPA-, Corporación Autónoma Regional del Quindío –CRQ-, las alcaldía de Montenegro, Quimbaya, Calarcá y Armenia, el Comité de Cafeteros, o Federación de Cafeteros, más un aporte nacional: El Instituto Colombiano de Energía Eléctrica – ICEL-, socio mayoritario con un total de 57% de las acciones. Cada uno fue vendiendo sus activos. Las principales acciones del ICEL pasaron a EPM, y luego casi todas las demás.

Hoy, EPM y EPM Inversiones tienen 92,86% de las acciones de la EDEQ. Empresas Públicas de Armenia conserva el 6,67%; la Federación de Cafeteros el 0,43% y el municipio de Armenia, el 0,04%. Es decir, el socio dominante es EPM, tanto que todos los miembros de su junta directiva pertenecen a esta entidad, y son de Medellín. En este sentido, EDEQ se convirtió en una dependencia de EPM en el Quindío.

La historia

La EDEQ fue creada mediante escritura pública 2.584 de la Notaría Segunda de Armenia, el 22 de diciembre de 1988. Sus socios fundadores fueron: Empresas Públicas de Armenia, municipios de Armenia, Montenegro, Quimbaya y Calarcá, Corporación Autónoma Regional del Quindío, Federación Nacional de Cafeteros, y el gobierno nacional a través del Instituto Colombiano de Energía Eléctrica –ICEL-.

Un funcionario de ICEL, el ingeniero Fabio Ayala asumió como gerente, y sus operaciones empezaron en enero de 1989 y solo seis meses después se incluyó a Armenia, cuyo servicio era prestado por la División Eléctrica de Empresas Públicas de Armenia, como lo recuerda el propio Ayala en entrevista con EL QUINDIANO.COM.

Antes de la EDEQ, el servicio era prestado por la Corporación Autónoma Regional en casi todos los municipios, excepto cuatro: Armenia, Calarcá, Quimbaya y Montenegro, que tenían pequeñas divisiones que ofrecían el servicio. El sector rural era atendido por CRQ con el patrocinio de la Federación de Cafeteros a través del Comité Departamental de Cafeteros del Quindío.

La EDEQ funcionaba bien después de su creación, pero sus ingresos por cobros de energía, vía tarifas, no le permitían renovar y mejorar el servicio. EDEQ le compraba energía a la CHEC, Central Hidroeléctrica de Caldas, pero esta energía era insuficiente para expandir su servicio, y los ingresos por cobro de energía a los usuarios apenas alcanzaban para cubrir los costos totales de la operación, recuerda Ayala, que estuvo al frente de la empresa hasta 1992.

Y… llegó EPM

En 1994, con la aparición de la Ley 142 de ese año, Ley General de Servicios Públicos, el mercado de la energía eléctrica se abrió, y la EDEQ empezó a pensar en comprarle energía a una empresa diferente a la CHEC. En esa década del 90, conversa con EPM, que comercializaba el kilovatio hora y empieza a adquirirle la energía a esta filial del municipio de Medellín. Sin embargo, los precios que ofrecía la empresa de Medellín, no le dejaban a la EDEQ oportunidad de margen de ganancia para hacer inversiones en el sistema regional.

Durante mucho tiempo, EDEQ le solicitó a la Comisión de Regulación le permitiera un alza pequeña en las tarifas para poder recaudar lo suficiente, fortalecerse y hacer las inversiones que demandaban los clientes regionales. La respuesta siempre fue negativa. El Ministerio de Minas y la Comisión de Regulación eran manejadas por los políticos de Medellín. Y a ellos no les convenía que la empresa del Quindío se fortaleciera, según lo relatan varios exfuncionarios de la entidad consultados por EL QUINDIANO.

El ICEL, que era el socio mayoritario de la EDEQ, fue liquidado y las acciones pasaron al ministerio de Hacienda. El ministerio, también manejado en gran medida por políticos de Medellín, puso en venta las acciones del ICEL en la EDEQ, y, por supuesto, apareció el comprador a quien fue dirigida la venta: Empresas Públicas de Medellín –EPM-.

Raro fue que ningún político del Quindío, del momento, tuvo la osadía de pedirle al ICEL o al gobierno nacional, a través del Ministerio de Hacienda, que le entregara, mediante un mecanismo jurídico legal, esas acciones, el 57%, a la EDEQ, o al propio departamento del Quindío, para fortalecer la empresa. En cambio, sí se las entregaron al municipio de Medellín. Esta fue la forma como EPM se quedó con el principal paquete de acciones de la EDEQ.

Ahora, sí, alza de tarifas

Casi toda la época del 90 estuvo la EDEQ, antes de que fuera de EPM, pidiendo alza de tarifas, y la CREG, la Comisión de Regulación de Energía y Gas, las negó, en la proporción que requería EDEQ para crecer y fortalecerse. Pero, increíble, apenas EPM se hizo al paquete mayoritario de acciones de la EDEQ, la CREG accedió a los aumentos de tarifas, según lo relata el para entonces director de la EDEQ en el municipio de Calarcá y zona cordillerana, el ingeniero eléctrico Libardo Taborda Castro.

En tanto, la Corporación Autónoma Regional del Quindío asumió una función meramente ambiental y decidió entregar sus acciones que ascendían a más de un 35%. Fue así como un paquete grande se lo cedió a la gobernación del Quindío, y repartió el resto en cada uno de los municipios donde antes prestaba el servicio. Así, todos los entes territoriales quedaron con acciones: Armenia, Calarcá, Quimbaya y Montenegro por ser socios fundadores, y los demás por cesión que les hizo la CRQ. Además de la gobernación, Empresas Públicas de Armenia y la Federación de Cafeteros.

En la primera década del año 2000, EPM empezó a ofrecerles a los municipios por sus acciones. Y lo logró, todos le vendieron, incluyendo el propio departamento, cuyo dinero lo invirtió en los fallidos pozos sépticos. Solo el municipio de Armenia, Empresas Públicas de Armenia y la Federación de Cafeteros se quedaron con sus acciones, pero en una proporción que sumadas todas solo alcanzan el 7,18%.

Una dictadura de Medellín

Dueña de la gran mayoría de las acciones de la EDEQ, el municipio de Medellín se ha convertido en un dictador tarifario para los quindianos, a través de EPM y de la Comisión de Regulación de Energía y Gas –CREG-, controlada por los paisas.

A pesar de las utilidades que les deja el servicio en el Quindío, la subida de tarifas ha sido implacable, incluso en épocas del Coronavirus, sin importarles la condición social y económica de los usuarios, que están, muchos de ellos, en este momento conminados en sus casas, sin ingresos y al amparo de lo que les ofrezca el gobierno.

Utilidades que no necesitan incremento de tarifas

En el 2015, EDEQ obtuvo utilidades netas por $17.708 millones de pesos; al año siguiente, 2016, esas utilidades fueron de $35.600 millones, es decir un incremento del 101%; en el 2017 las utilidades alcanzaron $24.821 millones; que volvieron a subir en forma extraordinaria en el 2018, siendo de $33.665 millones. Y para rematar, el año pasado, 2019, las utilidades subieron a $35.822 millones. Sumadas todas estas cifras, tenemos que en cinco años, la EDEQ ha tenido utilidades por $147.616 millones de pesos. El 92,86%, es decir, $137.071 millones de pesos han ido a las arcas de EPM, es decir al municipio de Medellín.

El incremento que se hizo de las tarifas de energía en el Quindío, del 9%, para el 2020, le proporcionará a la EDEQ una utilidad en la misma proporción sobre la que obtuvo en el 2019. EDEQ es la empresa de energía menos golpeada por los efectos de la pandemia del Covid-19, pues casi el 90% de sus usuarios son residenciales y/o comerciales, en la región no hay grandes empresas compradoras de energía.

¿Es justo un incremento, en estos momentos de crisis y emergencia humanitaria en la región, para mantener y aumentar las utilidades de EPM y del municipio de Medellín? El ciudadano del Quindío tiene la palabra.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net