• LUNES,  06 JULIO DE 2020

Editorial  |  18 mayo de 2020  |  07:00 AM

Armenia, ¿atractiva para invertir?

0 Comentarios

Imagen noticia

Por años, los armenios hemos reiterado que nuestra ciudad es el ‘mejor vividero’, lo que se muestra como un potencial, que no puede quedarse en la retórica de un argumento romántico y regionalista.

En los últimos meses, la capital del Quindío ha estado ubicada entre los primeros 10 puestos de las ciudades más costosas de Colombia, según los datos de las variaciones del Índice de Precios al Consumidor, IPC, que entrega el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, Dane. 

En la última lectura del primer trimestre de 2020, Armenia se ubicó en el puesto 6 en el país, por debajo de capitales como Bogotá, Cartagena, Barranquilla, Medellín y Cali, y por encima de Cúcuta y Santa Marta. Además, en el informe de enero pasado, la ‘Ciudad Milagro’ estuvo en el cuarto puesto, al tener una variación del IPC de 4,28% en 2019, lo que la posicionó por debajo de Riohacha, Cali y Medellín.

Las estadísticas que se tienen en cuenta para determinar este ranking surgen al analizar y comparar el valor de elementos de la canasta familiar, como son alimentos y bebidas no alcohólicas, el alojamiento, vestuario, transporte, servicios, entre otros. La ‘Ciudad Milagro’, en los dos resultados expuestos, el ítem que generó su posición fue precisamente alimentos y no bebidas alcohólicas, y no fue por efectos de la denominada cuarentena, que podrían argumentar algunos, pues el confinamiento se ordenó a finales del trimestre, y su efecto no sería tan marcado en dichos análisis.

Los efectos en la inflación y el costo de vida se proyectan para el segundo trimestre, máxime si se tiene en cuenta que en el primero de 2020, el Producto Interno Bruto, PIB, en Colombia y en su serie original, creció 1,1% respecto al mismo periodo de 2019, por lo que de acuerdo con expertos y el mismo director del Dane, Juan Daniel Oviedo, la economía perdió un 73% del impulso que traía, si se analiza que el ritmo de enero y febrero mostraba un potencial de crecimiento cercano al 4,1%.

Ahora bien, la situación de Armenia, que refleja en general la dinámica del Quindío, evidencia que existen puntos particulares y de mayor consideración, debido a que la economía de la región se sustenta junto al agro, en el turismo, sector este último que tendrá una reactivación más lenta en la pospandemia. 

Ya informamos de las negativas consecuencias del coronavirus y el aislamiento, en el informe del sábado titulado ‘Muchas empresas turísticas del Quindío no resistieron la parálisis y cancelaron sus negocios’, en el que se reportó que “debido a la parálisis por cuenta de la pandemia, una encuesta adelantada por la Cámara de Comercio revela que un 31% de los encuestados respondió que se ve obligado a cerrar su negocio definitivamente aún después de la reapertura de actividades”.

Esto unido a los datos de desempleo, que han sido aciagos en nuestra región, y a las de desaceleración de la economía y el aumento del IPC, obligan a un replanteamiento y ajuste en las hojas de ruta que se estudian en los órganos colegiados, y principalmente en Armenia, porque ellas no han contemplado en toda su dimensión las secuelas que tendrá la fase de confinamiento que estamos en proceso de desescalada y el comportamiento en los subsiguientes meses de 2020, en los que aún reinará el temor y la incertidumbre.

Bien se tiene impulsar un bloque en la región para que se ordene desde el Gobierno Nacional ampliar los plazos, por ejemplo, de la constitución de empresas en las Zonas Económicas y Sociales Especiales, Zese, de las que hace parte Armenia, y que este año entraron en vigencia y que tienen la finalidad de atraer inversión.

Las Zese, que además de la capital quindiana fueron habilitadas en Norte de Santander, La Guajira, Arauca y Quibdó, contemplan entre otros beneficios, la reducción a cero del impuesto de renta para los próximos cinco años, estrategia para impulsar el crecimiento económico y el emprendimiento en estas zonas del país. 

No obstante, es clara, como lo indicamos anteriormente, la incertidumbre y que esta se traslada a los inversionistas, no solo nacionales sino extranjeros, puesto que el comportamiento del virus aún genera más inquietudes que respuestas, por tanto las actividades económicas, que están incluidas en las Zeses, industria, agropecuaria y comercial, son sensibles a la actual condición de emergencia sanitaria y social.

Ostentar los primeros lugares en el ranking de ciudades más costosas en Colombia, no es la mejor ‘carta de presentación’ para que Armenia explote la capacidad de su Zese, a raíz de que son los inversionistas y sus proyecciones de constituir empresas, los que más usan estos listados, para saber qué tan caro será para ellos vivir y operar su organización en una determinada ciudad.

La tarea es aún mayor para proteger el turismo y los empleos, sector que en las últimas tres décadas ha sido el motor de la economía quindiana, la que se ha visto golpeada por los fluctuantes precios del café, el desempleo, el olvido del agro y la escasa presencia de industria. Pero ello merece de un análisis más profundo, particular y próximo en este espacio editorial.

En términos generales, la competitividad de Armenia y el resto del departamento precisa de una política sanitaria que garantice estrictos protocolos de bioseguridad, para proteger la salud y vida, sumado a una articulación de los gobiernos actuales, que deben sintonizarse desde sus Planes de Desarrollo y no caer en agendas particulares, como las que hemos presenciado en el pasado, y que ello vincule a la bancada quindiana en el Congreso de la República, Invest Quindío, al Comité Intergremial, Cámara de Comercio, Fenalco, gremios y academia, entre otros, para potencializar las enormes oportunidades que tenemos con nuestra Zese, por ejemplo, y promover en la pospandemia un desarrollo sostenible que convierta al departamento, no en el simple calificativo de ‘mejor vividero’, sino en un potencial y real lugar para la inversión nacional y extranjera. 

 

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net