• VIERNES,  10 JULIO DE 2020

Columnistas  |  25 mayo de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: Faber Bedoya

PARA UN NUEVO ORDENAMIENTO MUNDIAL SE REQUIERE PRIMERO EL PERSONAL Y FAMILIAR

0 Comentarios

Faber Bedoya

POR FABER BEDOYA CADENA

Cuando revisamos el acontecer de los días en esta época de reflexión y análisis, de recogimiento y meditación, de encuentro en la distancia, constatamos que estamos encerrados con nosotros mismos. Compartiendo la soledad en pareja, o en familia. Con la amistad viva, sin presencia física.

Por primera vez en muchos años de la vida, pude hacer con el tiempo lo que quise, sin rendirle cuentas a nadie, solo a mi salud. Pude caminar por la música, la literatura, el ejercicio físico, a plenitud. Cabalgué por todos los géneros musicales, sin reparos en cantantes u orquestas. Escuché de nuevo y remasterizado, el álbum la “Música más hermosa del mundo”. Me van a faltar cuarentenas para degustar esa música, elaborando constructos hipotéticos en las regiones del infinito, o construyendo recuerdos del futuro. Hoy la escucho para cuadrar la ecuación optimismo - realismo. Siguiendo instrucciones sanadoras y preventivas.

En esa caminata por las praderas del realismo, encontré una valla que indicaba el inicio de la ruta, hacia el establecimiento de un nuevo orden mundial. En el mapa, una flecha que decía, Usted está aquí. Señala la persona en familia. El inicio de cualquier nuevo orden mundial empieza con la célula primaria de la sociedad.

El Gps sugería dos etapas en el ascenso a la realidad. 1. La adopción de la diversidad, y 2. Adaptación a la tecnología. Con un eje transversal que es indispensable recorrer todo el tiempo, el Comportamiento Ético.

A lo largo de los años hemos acumulado muchas millas de ideologías, de marcos conceptuales, paradigmas. Hemos gravitado en orbitas polarizadas, matriculados y obtenidos títulos en divergencias. Aprendimos, desaprendimos y reaprendimos. La propuesta de esta primera ruta, es adoptar la diversidad como camino. El pluralismo es la dedicación energética a la convergencia, al dialogo, al escuchar y hablar, desde todas las fuentes posibles. Es una ventaja para la sociedad adoptar la variedad de pensamiento como norma de comportamiento. Es ampliar el portafolio de pensamientos para redimirlos en acciones trascendentes. La abundancia de opciones nos permite ser más rápidos e inteligentes. Inteligencias múltiples. Volver al sincretismo de los antiguos que paraban una guerra por unos juegos olímpicos. No se trata de deponer posiciones, es buscar puntos de encuentro. Solo la unión de intensiones nos libera de la enfermedad. La simbiosis de voluntades en procura de un bien común, la salud. Una salud estable y duradera y con la garantía de no repetición de los mismos métodos.

Oportunidad magnífica de renovar procedimientos y procesos para obtener productos excelentes. Abrirnos a la variedad ideológica y actitudinal. Empresas multipropósito. En la variedad está la resiliencia.

La otra ruta sugerida, es la adaptación de la tecnología a nuestro diario vivir. Esta ilustre dama se quedó a vivir con nosotros. Con sus características, finita, lógica y ordenada. Sus atributos, es gratuita, exige poca preparación académica, está en todas partes del mundo, y se puede aplicar desde múltiples aparatos. Va formando en los usuarios un pensamiento sistémico. Como el conjunto de herramientas que permiten estructurar y comprender todas las situaciones y poder definir la mejor manera de responder o solucionar un problema. Poner en práctica las capacidades cognitivas de la persona. Determinar las partes que componen un todo, ir más allá de los que se percibe a simple vista. Se identifican patrones, estrategias para prevenir o enfrentar eventos futuros. Y proporciona métodos y estrategias de mayor eficacia para entender el entorno que nos rodea. Ya hay una generación centeniall que nació con un chip debajo del brazo, o con un iPhone. Su parto fue asistido por una máquina. En estos días solo se habla de la educación virtual, del teletrabajo, de los pedidos y pagos en línea, de videoconferencias. Hasta audiencias virtuales. La mayoría, por no decir, todas las actividades humanas están influenciadas, o determinadas, por la tecnología.

Llegó la hora de sentarla a la mesa con nosotros, porque la comida se pidió y se pagó en línea.

En este recorrido hay un eje que atraviesa todas las rutas del quehacer humano. Sin este equipaje cualquier camino que se emprenda estará lleno de obstáculos, de retenes, De regresos, y muchas veces de pérdida del rumbo. Es el comportamiento Ético. La congruencia entre el pensar y el actuar. Hacer el bien que queremos y que nos enseñaron en el hogar. La educación como formación en valores, es la principal actividad para generar movilidad social. Es una variable dependiente que se manipula y se observa. Se pueden evaluar los comportamientos éticos. Es el conocimiento vivo y practico de los códigos de procedimiento administrativo de la rectitud y el buen obrar. La Ética no admite esguinces, porque es el único camino que conduce a la verdad, y a la libertad y el orden. No hay dilema entre salud y economía. No lo hay, entre ética, moral y legalidad.

Ciertamente, cuando optamos por caminar por la senda del servicio a los demás, si nos acompañamos de la Ética, cualquier senda se hace transitable. Los atajos, las trochas, los caminos cortos, para eludirla, no existen. No tiene grados ni matices, es una sola. Y en estos días, adquiere valor de vacuna. No está en cuarentena.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net