• SÁBADO,  15 AGOSTO DE 2020

Columnistas  |  04 julio de 2020  |  12:42 AM |  Escrito por: Jimena Marín

El COVID no afecta a todos por igual

0 Comentarios

Jimena Marín

Por Jimena Marín

Hace unos pocos días pasaba por el semáforo que queda en la Carrera 17 con Avenida Ancizar López en Armenia y un hombre, del cual no sé su nombre, muy amable, me contó que durante el aislamiento sufrió un derrame y que tiene 72 años, pero no puede dejar de salir a trabajar.

Ese es el día a día de muchas personas en Colombia.

El COVID 19 o Coronavirus, ciertamente, puede contagiar al que se encuentre en su camino. No obstante, no todos se encontrarán de igual manera ni en iguales condiciones con el virus.

El aislamiento preventivo obligatorio y total es, con seguridad, la mejor medida para contener el virus. Sin embargo, hoy, casi 4 meses y más de 100.000 contagiados después, el aislamiento casi que dejó de existir. Esto tiene una razón de ser: la pobreza también mata.

No todos podemos hacer teletrabajo ni todos tenemos una renta pasiva que nos permita no trabajar. Es así como el Coronavirus afecta de forma diferente según estratos, según géneros, según regiones y según países.

En primer lugar, muchas personas en Colombia viven del día a día o, coloquialmente, del “rebusque”. Otros tienen trabajos operativos y pocos tienen trabajos de oficina. La informalidad en Colombia es un problema, donde, al no haber un empleador que respalde, muchas personas no tienen salud, ni una ayuda al desempleo como son las cesantías y mucho menos la posibilidad de trabajar de forma remota. Las personas deben salir y eso se demuestra en que hoy, a la altura del Parque Sucre, los sábados parecen de no COVID 19. Y es entendible.

Adicionalmente, las mujeres se están viendo en gran medida afectadas por la crisis. No solo por el incremento de violencia intrafamiliar, sino también por la falta de oportunidades. En especial me refiero a las mujeres que prestan servicios domésticos. Desde que empezó la crisis, a muchas no las volvieron a llamar. En un sector ya de por sí precarizado, donde a muchas no les pagan prestaciones sociales y, por lo tanto, no tienen protección al cesante, el Gobierno no se ha preocupado por garantizarles una subsistencia.

Más aún, las regiones no se ven impactadas por igual. Aunque en el Quindío tenemos menos de 200 casos, lo cual es poco, considerando el total nacional, somos de las regiones que más verá afectada su actividad productiva. Gran parte de los habitantes del Quindío obtiene su sustento del turismo. Con el aislamiento preventivo obligatorio, la cifra de desempleados subió a 30.4% de la población y mucho tiene que ver con el cierre total del turismo. Fincas, hoteles campestres, Panaca, el Parque del Café y muchos otros han visto casi eliminados sus ingresos, pero los gastos siguen no se detienen.

Por último, Colombia, como país en vía de desarrollo, se verá más afectado que los países desarrollados. Por ejemplo, hace unos pocos días, la Unión Europea firmó un contrato para encargar 400 millones de dosis de la vacuna que produzca AstraZeneca. Así mismo, los impulsos económicos que ha inyectado la FED a la economía norteamericana no tienen precedentes y buscan reactivar prontamente al país. Acá son pocos los subsidios al desempleo y pocas las inyecciones a la economía. La vacuna es lo único que podrá terminar la crisis de forma total y, en Colombia, al no tener el músculo financiero, estamos lejos de ser los primeros en obtenerla. Dependeremos de la caridad de nuestros amigos poderosos, como Estados Unidos, para que nuestra población pueda tener la tan anhelada protección.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net