• MIÉRCOLES,  05 AGOSTO DE 2020

Columnistas  |  13 julio de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: Fernando Rojas Arias

CANTINFLANDO LA SOMBRA DEL DESEMPLEO

0 Comentarios

Fernando Rojas Arias

Fernando Rojas Arias

“Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía”

Armenia se ha venido convirtiendo en una constante negativa en lo que concierne a su ubicación en la tabla de desempleo que suministra el DANE. Para poder superar esos índices es necesaria la intervención de todos los estamentos políticos, gubernamentales, económicos y cívicos de nuestra sociedad.

En los recientes años se han ocupado el ultimo, penúltimo o antepenúltimo lugar en la escala de desempleo, en donde se evalúan todas las capitales de departamento del país, esto no fue diferente para este trimestre, pues la ciudad y el departamento se encuentran ocupando esos nefasto lugares de desocupación duplicados por el fenómeno del coronavirus, que ante los confinamientos obligatorios, han provocado la pérdida de empleos en el comercio, la construcción y otros sectores de la economía, pero afectando inclementemente el sector turístico que venía jalonando el desarrollo de la región.

Las autoridades político administrativas, cada vez que escuchan las estadísticas sobre la ocupación laboral de nuestra gente, ofrecen soluciones que no se ven reflejadas en el entorno, pues seguimos, como en el ciclismo, rezagados en la parte posterior del pelotón. Lo más grave ante la mirada indiferente de los sectores económicos privados, de los gremios, de los artistas, intelectuales, de la academia y opositores, que solamente cacarean como lo hacen los otros, sin ofrecer soluciones de fondo a la crisis que nos circunda. “La crisis nace de la angustia como el día nace de la noche oscura”.

“No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo”. No nos podemos conformar con los seudo-proyectos de nuestros gobernantes, que se adjudican, se empiezan y se abandonan. Se proyectan mal las obras que se dan en contratación, para luego rediseñarlas, o adicionarlas “para terminarlas” entre comillas como indican con sus manos los muchachos cuando presienten que lo dicho se enmarca en la duda o en lo increíble. Se hace toda clase de maromas y trucos, se acude a alguna entidades como La Edua que parecen creadas para el servicio del corrupto que permite evadir requisitos, controles y responsabilidades siempre con el fin de beneficiar a los amigos o cómplices políticos, o ante la coima o porcentaje que se paga al gobernante. Fracasan las obras por el apresuramiento del administrador de turno de llenar sus bolsillos con los dineros del Estado. Importa poco que las obras se terminen o se abandonen lo importante es poder saborear con sus amigos en el club a que pertenecen, las viandas de la corrupción y la impunidad.

Conocido el diagnóstico como lo conocemos, debemos de empezar entonces, entre todos, a darle solución a nuestros problemas.

“La Contraloría General de la República, en reciente visita al departamento, dejó al descubierto dos grandes elefantes blancos, uno en Armenia y otro en Buenavista. Uno de ellos es el Centro Cultural y Turístico de Armenia, con bastantes entuertos para su ejecución y desarrollo, pero que según el gerente encargado de la Edua doctor Javier Ramírez Mejía, “...este proyecto cayó en deterioro total y hay que pensar en volver a empezar sobre lo que hay. Pero liquidándolos contratos existentes…”. El ingeniero Luis Fernando Márquez, miembro de la veeduría control Quindío, dice que… “hay que trabajar propositivamente. Este proyecto es muy importante para la ciudad y deberíamos de contribuir todos para que sea posible: la Sociedad de Ingenieros, la Sociedad de Arquitectos y otros gremios con los que hemos conversado están dispuestos a poner de su parte para continuar con el proyecto…”.

A la vez el contralor hace referencia a los proyectos Infraestructura educativa FFIE. O sea a un conjunto de obras iniciadas entre el 2015 y 2016, con recursos del Ministerio de Educación y el municipio cuyo retraso afecta diez obras para Armenia, cinco establecimientos educativos nuevos y otros cinco con proyectos de ampliación. Dice el Contralor General de la República, que mediante el Programa de control fiscal participativo “Compromiso Colombia” podemos hacer que estos proyectos salgan adelante.

“También son tenidas como elefantes blancos, cuatro obras de valorización en la capital del Quindío…” (El Quindiano)

De otra parte se tienen proyectadas y financiadas varias obras de vías secundarias y terciarias en el departamento a lo que hay que hacer, inmediatamente, que dejen de ser proyectos para convertirlas en realidad. Se está hablando a la vez de la proyección de la doble calzada de Calarcá La Paila y de otras obras.

Se divulgó la creación de Zona Turística Especial para el Quindío, mediante un decreto que lleva la firma del Ministro de Comercio, Industria y Turismo pero que aún le falta la del Presidente de la República para que sea realidad, lo que le daría a la región conjuntamente con la apertura del Túnel de la Línea, herramientas para incentivar aún más el emprenderismo y las innovaciones de nuestras gentes, ansiosas de levantarse de la pandemia como lo hizo el ave fénix de las cenizas

“La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progreso”. Corresponde ahora, que todos los estamentos de la sociedad, empezando por los gobernantes, los gremios, los partidos políticos, los profesores, los estudiantes, los sindicatos y todo ciudadano que vea en su ciudad su futuro y el futuro de sus hijos, emprender los caminos para que se hagan realidad todos esos proyectos que están ideados y caminado en torno de la ciudad y del departamento, para que mediante su impulso dejemos de ser la constante fatídica en el índice de desempleo del país.

Los órganos de control, el poder judicial tienen que entrar a garantizarle verdadera y efectivamente a los ciudadanos del país, que se cumpla con las normas que rigen nuestra legislación y den curso a las denuncias que se promuevan por los que valientemente se atreven a denunciar la corrupción administrativa, que no se quede en investigaciones, conveniencias, amiguismo, los resultados que de ellos esperamos. Solo en la idoneidad está que deje de reinar la impunidad y la decepción y se puedan sacar adelante los proyectos y con ellos se genere empleo.

“Hablar de crisis es promoverla y callar en la crisis es exaltar el inconformismo, en vez de esto trabajemos duro acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net