• LUNES,  28 SEPTIEMBRE DE 2020

La Guaca  |  20 julio de 2020  |  09:00 AM

Instalación histórica

0 Comentarios

Imagen noticia

En los 208 años de historia del Congreso de la República, hoy es la primera vez que se instalará de manera virtual, debido a la pandemia por coronavirus, según se definió esta semana y luego del fallo de la Corte Constitucional. No obstante, en el Capitolio Nacional, sede del Legislativo, estará todo dispuesto para recibir a los congresistas que deseen acudir de manera presencial al acto, los que en su mayoría son de la oposición.

De acuerdo con las cifras, cerca de 20 parlamentarios, de un total de 280 integrantes de las dos cámaras, son actualmente positivos para Covid-19, reportó El Tiempo, es decir el 7,14% de los corporados.

Elección remota

La elección de las mesas directivas de Senado y Cámara se realizará por primera vez de manera remota y se mantendrá su votación de secreta, lo cual oculta la responsabilidad de los colegiados de elegir a personajes poco gratos y cuestionados.

En tal efecto, y como ya los partidos se han ‘partido’ la torta, los colombianos sabemos de antemano quiénes serán los que ocuparán estos sillones.

Así, en el Senado quien fungirá, si nada raro pasa, como que les dé a los congresistas un ataque de responsabilidad y seriedad con el país, será Arturo Char, de Cambio Radical, y en la Cámara, el conservador Germán Blanco.

Don Arturito, el cuestionado

Y decimos que ello pasará, a no ser de un ‘ataque de responsabilidad’ por parte de los congresistas de coalición, porque ya está todo ‘cocinado’ y acordado, y el presidente del honorable Congreso será ‘Arturito’ Char, sí el mismo integrante de la casa Char de Barranquilla, de la línea de Germán Vargas Lleras, el de Cambio Radical, el de los dueños del Junior, de Olímpica y otros conglomerados, y por supuesto cuestionado, pues el señor tiene sobre sí y en la Corte Suprema de Justicia una investigación previa, debido a las presuntas irregularidades electorales en la cálida costa Caribe y por nada más y nada menos, haber colaborado supuestamente en la fuga de la excongresista Aida Merlano, hoy prófuga en Venezuela.

Don Arturo, hijo de don Fuad y hermano de Antonio y Alejandro, el exalcalde de Barranquilla, y quien hace carrera presidencial, debía haberse presentado el 7 julio en videoconferencia ante la Corte para dar su versión libre por los hechos de fraude electoral y la fuga de la eminencia de la señora Merlano, pero sus abogados fueron, dicen los expertos, diligentes y postergaron para el 27 de julio esta diligencia judicial, para quizás no ‘entorpecer’ su elección como presidente del Senado y por consiguiente del Congreso. Una ‘jugatita’ a lo Macías, dirán algunos.

Necedad radical

Así las cosas, don ‘Arturito’ enfrentará siete días después, la diligencia no solo como senador sino como presidente del Congreso, cosa que pesa ante sus investigadores de la Corte Suprema, que esperamos los colombianos sean justos y ecuánimes para impartir justicia, y no se dejen amedrentar por la figura de presidente del Congreso.

Lamentable que con el argumento de la ‘presunción de inocencia’ y que solo está vinculado no condenado, los congresistas de la bancada de gobierno elijan a un personaje que está cuestionado y que de primera mano no ofrece las garantías para llevar las riendas de uno de los tres poderes del Estado, el Legislativo. Es una necedad radical, pues sin elegirlo ya ha generado polémica, hecho que sigue con los actos que lesionan la institucional y la credibilidad de un órgano colegiado que poco goza de la empatía del país. ¿No usará Char su dignidad para presionar a sus investigadores? Recuerden que estará por un año al mando del Legislativo.

Si pensarán en el país, los congresistas de bancada se decidirían por otro nombre, pero eso no es lo suyo, solo piensan en sus acuerdos.

Presidencia agitada

Siendo este el escenario y como reza el adagio, “desde el desayuno se sabe que va a ser el almuerzo”, y se avizora una presidencia polémica, agitada y manchada por las presiones y el ejercicio del poder, mientras los congresistas se lavarán una vez más las manos, protegidos por el voto secreto, socavando la ya deteriorada imagen e institucionalidad del Legislativo.

A un lado estará Germán Vargas Lleras, quien se ‘frotará las manos’ esperando su oportunidad para salir a la palestra y lanzar su candidatura presidencial, de la ‘mano’ de una reconciliación con el uribismo, que ya le ha dado puestos burocráticos. Luego se quejan de por qué el país no cree en sus congresistas.

¿Y la agenda?

Además de los paquetes de proyectos que radiquen las bancadas, pues deben saber los colombianos que en esta legislatura la Cámara deberá elegir al nuevo Defensor del Pueblo y el Senado el reemplazo de Fernando Carrillo en la Procuraduría, además de la discusión del presupuesto de la nación, reto que se incrementa por la actual pandemia del coronavirus.

Nada más atractivo para estar al frente de las dos cámaras en este momento, por ello quizás el interés de los Char y su amigo Vargas Lleras de estar al mando del Legislativo, previo a la campaña presidencial que alista baterías para comenzar de lleno en el primer semestre de 2021.

Anexo

Un hijo de esta región cafetera, el risaraldense Iván Marulanda está postulado a la presidencia del Senado, suceso que ha prendido las alarmas en la bancada de gobierno y el mismo presidente Iván Duque. A pesar de los acuerdos, lo pactado y que este periodo le corresponde a Cambio Radical, el nombre del pereirano suena.

Ahora bien, y el resto de nuestros congresistas, no solo del Quindío sino del Eje Cafetero, ¿por quiénes votarán? Lástima que el voto sea secreto.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net