• MIÉRCOLES,  30 SEPTIEMBRE DE 2020

Columnistas  |  11 agosto de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: Carlos Eduardo Urrea A.

FREDDY TRUMP Y KIM JONG NAM, LOS PRIMOGÉNITOS REBELDES

0 Comentarios

Carlos Eduardo Urrea A.

Por Eduardo Urrea Arbeláez

¿Qué tienen en común los Trump y los Kim?

Estas dos familias que representan el poder en el Mundo, cada una a su manera y en dos naciones que son totalmente diferentes, tienen en común que quienes las lideran no son quienes en principio estaban llamados a hacerlo; pues no eran los primogénitos, ni Donald Trump, ni Kim Jon Un, eran los llamados a representar a sus Familias y mucho menos a sus naciones, pero por caprichos del destino si se quiere o, mejor por la rebeldía de sus hermanos mayores, les correspondió esta responsabilidad o para algunos esta carga.

Los primogénitos, históricamente son los llamados a suceder a sus padres, como herencia les corresponde ser los jefes de la familia al morir sus progenitores, sin embargo tienen que ser dignos de recibir la responsabilidad y por iniquidad pueden perderla.

Según la Sagrada Biblia: El primogénito se debe consagrar a Dios y de allí surgen una serie de derechos y responsabilidades y es que no son pocos los primogénitos que han sido protagonistas de la historia de la humanidad, desde Caín e Isaac en las sagradas escrituras, hasta Elon Musk y Jeff Bezzos CEOS de Tesla y Amazon respectivamente. A propósito de lo expuesto, Jeffrey Kluger autor del libro "The Sibbing Effect" en el que detalla las relaciones existentes entre los hermanos Expresa: "Aquellos que son primogénitos tienden a administrar sus empresas mejor" y propone precisamente los CEOS, mencionados en el párrafo anterior como ejemplo de ello; sin embargo no siempre ocurre que el primogénito asuma su liderazgo natural y termina cediendo esa responsabilidad y el honor que ello conlleva a sus hermanos más pequeños, tal es el caso de Freddy Trump, que cedió sus derechos a Donald y de Kim Jong Nam, que hizo lo propio con Kim Jon Un.

Para nadie es un secreto que el padre de Donald Trump, el señor Fred Trump fue un magnate de la industria de la construcción y el sector inmobiliario en los E.U.A., amasando una gran fortuna; por su parte el padre de Kim Jon Un, señor Kim Jon il, fue el segundo líder supremo de la República Popular Democrática de Corea entre 1994 y 2011; en ambos casos sus sucesores naturales debieron haber sido sus primogénitos Freddy Trump y Kim Jong Nam, sin embargo estos personajes fueron fieles a sus ideales y no les dio temor alejarse de lo que sus padres querían que ellos fueran.

En el caso de Freddy Trump, siempre fue un apasionado por los aviones y es así como durante muchos años vivió de su salario como piloto en varias compañías aéreas a pesar de la fortuna de su familia. Según Mary L Trump, autora del libro “Siempre demasiado y nunca suficiente", en su condición de hija de Freddy y sobrina de Donald Trump se dio cuenta que: "Donald captó la atención de su padre de una manera que nadie más logró. Ninguno de los amigos de Freddy podía entender porque Donald era, a los ojos de Fred, "el favorito" . Durante los veranos y fines de semana que Donald paso trabajando para su padre y visitando terrenos de construcción, Fred mostró a su hijo menor los entresijos del negocio inmobiliario", mientras tanto su hermano Freddy seguía pilotando aviones ajenos.

En el caso de Kim Jong Nam, tuvo una relación cercana con la política y por ello se le consideró el sucesor natural de su padre y de hecho ocupó altos cargos en el Estado, tales como el Ministerio de la Seguridad Publica y Jefe del Comité de Informática, no obstante y en virtud a un incidente ocurrido en mayo de 2001, cuando fue arrestado por la Policía del aeropuerto Internacional de Narita en Tokio Japón, al viajar con un pasaporte dominicano falso, acompañado de dos mujeres y un niño de cuatro (4) años que supuestamente era su hijo al que estaba llevando allí para visitar Tokio Disneyland.

Esto hizo que su padre se sintiera avergonzado y desde allí empezó a perder su favor y a cederle su puesto a su medio hermano Kim Jon Un, quien según su padre poseía un carácter más fuerte; adicionalmente se dice que Kim Jon Nam habría perdido su oportunidad, porque el heredero debía ser hijo de una mujer amada por el mandatario, y en ese caso Jong-il amó más a Ko Yong-hee, madre de su medio hermano Kim Jon Un.

Lo cierto del caso es que ninguno de los dos primogénitos logró el favor de sus padres, para ocupar sus lugares a la muerte de ellos y, por ser fieles a sus sueños y convicciones como pilotar un avión en el caso de Freddy o simplemente llevar su hijo a conocer al ratón Mickey en el caso de Kim Jong Nam, cedieron el lugar a sus hermanos menores, quienes tuvieron más ‘agallas’, las que incluso años después llevaron al planeta ad-portas de una guerra de proporciones catastróficas.

Personalmente creo que todos los hijos deben estar en igualdad de condiciones y ninguno debe obtener el favor de sus padres por el hecho de sacrificar sus propios sueños y seguir los de sus progenitores o bien por su habilidad para adular; no importa la profesión u oficio que elijamos siempre y cuando esta nos haga felices, conozco personas que han sacrificado sus sueños por ser complacientes con sus progenitores o por tener una tranquilidad laboral y económica basada en la fortuna de sus padres, pero también conozco a quienes han luchado por sus sueños y han edificado su propia vida a pesar de perder el beneplácito de estos y por ende los privilegios derivados de ello.

Mis respetos para Freddy Trump y Kim Jong Nam y para todos los que han tenido las agallas de ser primogénitos rebeldes.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net