• SÁBADO,  28 NOVIEMBRE DE 2020

Salud  |  11 octubre de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

Día Mundial del Corazón: evite una muerte súbita, aprenda cómo hacerlo

0 Comentarios

Imagen noticia

Según informes de la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares representan una de las causas más comunes de muerte entre la población mundial, e incluso cobran más víctimas letales que todas las formas de cáncer y enfermedades crónicas respiratorias combinadas. En Colombia, de acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE, cada año mueren en nuestro país alrededor de 38.475 personas por muerte súbita, ocasionada por enfermedades isquémicas del corazón.

La muerte súbita es una muerte natural, de suceso inesperado y sin una aparente causa la persona pierde de forma repentina la conciencia, el pulso y la respiración. Se dice, que es una muerte natural porque no está asociada a un episodio violento. Sin embargo, dichas muertes son evitables en un gran número de los casos, ya que el episodio de crisis tiene un umbral de acción, en el que al aplicar las maniobras de reanimación RCP básicas durante los primeros 4 minutos, la respuesta de la persona que sufre un paro cardiaco puede ser favorable y aumentar hasta en un 70% las posibilidades de sobrevivir al incidente. Y es ahí, en donde entra a jugar un papel importante la respuesta de la comunidad, pues muchas personas pueden estar en la capacidad de practicar estas maniobras.

Según el Dr. Carlos Sanabria, médico, anestesiólogo y coordinador del comité de trauma vía aérea y reanimación de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación S.C.A.R.E los sucesos de paradas cardiacas se presentan por lo regular en personas que se creían sanas y nunca manifestaron síntomas de presentar enfermedades cardiovasculares, por lo cual “es esencial organizar a la población para brindarle una educación continua sobre las paradas cardiacas, promoviendo así, actividades de enseñanza y concientización para que todos (sin excepción alguna) conozcan sobre los indicios, técnicas y pasos a seguir cuando una persona a nuestro alrededor entra en una crisis de insuficiencia cardiaca y requiere apoyo inmediato para salvar su vida”. El doctor Sanabria es muy enfático al repetir que todos como ciudadanos, nos encontramos en la capacidad de involucrarnos en una reanimación cuando la situación así lo amerite.

El especialista, asegura que los primeros 4 minutos en una persona con paro son fundamentales para brindar apoyo mientras llega ayuda asistencial, y sería el tiempo ideal, para incorporar la desfibrilación precoz por parte de los equipos de salud, pues es a partir de ese momento en el cual, el corazón empieza a sufrir secuelas al no transportar sangre y oxígeno por el organismo, adicional, las células empiezan a morirse lentamente, y por cada minuto que pasa se pierde el 10% de posibilidades de que el paciente sobreviva.

Dolor en el pecho, palpitaciones anormales, sensación de mareo, piel fría o sudorosa e incluso la pérdida de conciencia, pueden ser síntomas de que el corazón de la persona ha dejado de contraerse correctamente y que está a punto de llegar a una parada cardiaca. Ahora bien, si la persona no está consciente y no puede interactuar, se analiza de otra manera “si yo le toco el pulso o la mandíbula en ambos lados y no está presente, no me ve, no me escucha y no lo siento respirar, el paciente está en paro y requiere apoyo vital inmediato” En esos casos la recomendación es, primero solicitar apoyo asistencial a la línea nacional 123 e iniciar la maniobra de masaje cardíaco externo, realizándola todo el tiempo hasta que llegue la ayuda adecuada.

Según el Dr. Sanabria dicha reanimación se debe implementar en tres escenarios, primero cuando hay paro cardiorrespiratorio, segundo, cuando una persona tiene problemas súbitos de respiración, por ejemplo, se ha atorado con la comida, con una pieza dental o con un juguete. Es decir que, los niños y adultos pueden sufrir súbitamente una obstrucción respiratoria que los puede llevar a la muerte. Tercero, cuando un paciente tiene un déficit neurológico, inclusive, sin haber perdido la consciencia, puede tener un ataque de la función cerebral por una obstrucción arterial. Entonces, se da en parada cardiaca, en obstrucción de la vía aérea súbita y en un daño neurológico que va creciendo a nivel cerebral.

Si reconoce los síntomas y signos de alarma de un posible paro cardiorrespiratorio en otra persona, y no está entrenado o capacitado en reanimación básica, llame de inmediato a la línea de emergencias 123 para recibir ayuda del personal asistencial.

Si bien es cierto que las personas más propensas a sufrir un paro cardiorrespiratorio son aquellos pacientes con enfermedades cardiacas pre existentes, crisis hipertensivas o infartos cerebrales, no hay seguridad alguna de que existan personas exentas de padecerlo, por lo cual hábitos saludables como el ejercicio, una alimentación balanceada y chequeos médicos regulares son la mejor manera de cuidar la salud del corazón.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net