• SÁBADO,  05 DICIEMBRE DE 2020

Educación  |  26 octubre de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: Rubiela Tapazco Arenas

Se creó plan para el regreso progresivo a las actividades escolares sin miedo

0 Comentarios

Imagen noticia

Con motivo de la nueva normalidad, el Ministerio de Educación Nacional creó un plan para la transición progresiva de las actividades escolares a las instituciones, el cual contempla un modelo híbrido entre lo presencial y lo virtual, teniendo en cuenta que la clave para un regreso a clases exitoso depende del buen uso de los elementos de protección, conocer la historia clínica, gustos y preferencias de niños y jóvenes son básico para asegurar su bienestar.

Con el anuncio por parte de los ministerios de educación y salud, sobre el regreso a clases presenciales de las instituciones de educación superior y entidades de educación para el trabajo y el desarrollo humano, se dio paso a la implementación de los protocolos de bioseguridad que cada institución debe tomar para evitar el contagio.

La medida anuncia el protocolo establecido para el retorno a las clases presenciales, en consecuencia, se conocieron algunas recomendaciones para procurar el bienestar en niños, jóvenes y adolescentes.

Inicialmente se indicó que uno de los requisitos que deben solicitar las instituciones es la historia clínica o los antecedentes de salud de cada uno de los alumnos. Sin embargo, los padres o responsables de la crianza de los más jóvenes del hogar, se convierten en la mejor fuente para saber si el niño o niña es apto para hacer parte de este plan piloto. Si el alumno es propenso a los resfriados o es alérgico es mejor abstenerse de llevarlos a las instituciones y recomiendan consultar con el pediatra o médico de confianza.

Los riesgos psicológicos y emocionales son factores muy importantes, si su hijo sufre de ansiedad, nervios o se angustia con facilidad, es mejor que antes de tomar la decisión de retornar a la normalidad indague con expertos.

El correcto uso del tapabocas es una de las opciones que pueden salvar vidas, evita la propagación del virus y protege a las personas de contraer Covid-19 o cualquier otro virus.

Bajo este panorama, la elección del tapabocas se convierte en la tarea más importante para garantizar un exitoso regreso a clases, la funcionalidad, comodidad y fácil uso son aspectos que determinan la compra;

“para los niños es recomendable que sean en tela con sujetadores en algodón de cabeza y cuello, de esta manera aumenta la protección y por el material no lastima la piel de los niños” afirmó Santiago Álvarez, fundador de RPAMS.

Asimismo, es importante recalcar que los tapabocas que cuentan con una malla entera de cobre tienen un mayor nivel de protección, “la rápida muerte/desintegración de bacterias, hongos y virus al estar en contacto con superficies compuestas de cobre Clase 1, es un proceso que ha sido demostrado en numerosos estudios. Por esta razón, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos ha registrado el cobre Clase 1 como el primer material sólido antimicrobial”, comentó Federico Niño ingeniero químico de la Universidad Nacional de Colombia.

Estos tapabocas en tela con un filtro de cobre tienen una vida útil hasta de seis meses y su limpieza es más fácil, además es tolerable con el alcohol. Es importante resaltar que los tapabocas de malla de cobre son diferentes a los de hilos de cobre. Los hilos de cobre solo cuentan con 48% de cobre, lo que no es suficiente para hablar de eliminación por contacto, mientras la malla de cobre, al ser sólido, si lo hace y no se desgasta con su lavada.

El uso de la careta con el paso del tiempo se ha vuelto más frecuente, en este nuevo escenario se convierte en un buen elemento sobre todo en los desplazamientos.

La constante desinfección de manos es una de las medidas que más ha recomendado la Organización Mundial de la Salud, el proceso de lavado de manos debe durar de 40 a 60 segundos y usar abundante jabón. Asimismo, en el anexo técnico de la resolución expedida por el Ministerio de Salud y Protección Social, se pide que las instituciones suministren y dispongan de manera permanente, alcohol glicerinado mínimo al 60% y máximo al 95% en las zonas comunes

El distanciamiento físico es el punto más difícil de lograr, ya que, para niños y adolescentes el contacto hace parte de su crecimiento y potencializa las facultades para generar lazos, por lo tanto, es importante que padres e hijos sostengan una conversación en la que se genera consciencia de la importancia del distanciamiento físico y el autocuidado. Las instituciones deben ajustar sus aulas, por solicitud del MinSalud con un (1) metro de distanciamiento y dos (2) metros en las áreas comunes como restaurantes, baños, pasillos, filas, entre otros.

En cuanto al consumo de alimentos se recomienda hacerlo a una distancia prudente de los compañeros, utilizando elementos desechables o de uso individual y exclusivo; las recomendaciones dependen de cada institución y deben ser ajustadas a las necesidades de cada espacio. De acuerdo con el parágrafo 2, las instituciones educativas revisarán su esquema de operación para ajustarse al protocolo que se adopta.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net