• SÁBADO,  05 DICIEMBRE DE 2020

Columnistas  |  28 octubre de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: José Jota Domínguez Girlaldo

LA NOTA DE JOTA

0 Comentarios

José Jota Domínguez Girlaldo

Jota Domínguez Giraldo.

La entrada: “Los políticos y los pañales deben ser cambiados con frecuencia; ambos por la misma razón”. (George Bernard Shaw).

Eduardo Orozco Jaramillo, actualmente secretario del interior de la gobernación del Quindío (28-OCT-2020), es un abogado, con perfil definitivamente político, amante del poder público al que le gusta llegar por medio de los votos. Nacido en el departamento del Meta y con residencia por varios años en Palmira Valle, se afincó definitivamente con sus padres y hermanos en Calarcá, municipio en el cual se enfiló en el grupo de Guillermo Jaramillo Palacio, “Cacharro”, padre de Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas. De manera que su relación con el hoy gobernador del Quindío no es nueva, premeditada ni oportunista. Es sincera.

Orozco perdió su primera aspiración como candidato a la alcaldía de Calarcá y también perdió a continuación su primera aspiración a la Cámara de Representantes por el partido Liberal, esta vez aupado por el exsenador, exembajador y precandidato presidencial Rodrigo Rivera Salazar con quien le unió una fuerte amistad. Su empeño para ser alcalde de los calarqueños le funcionó en el segundo intento. Su desempeño fue discreto y a decir verdad, tuvo más enemigos que amigos y la labor administrativa fue muy cuestionada, máxime cuando decidió gobernar desde Armenia, huyendo según dijo él, de las amenazas de la guerrilla.

Echó raíces desposándose con una niña de una distinguida familia villacaciqueña y tres hijos dan cuenta de su heredad. Sus relaciones políticas en el Quindío se le fueron cerrando y decidió viajar nuevamente al Valle del Cauca donde fue bien recibido dada su larga experiencia en triunfos y derrotas políticas, algo normal en quien vive metido en estos vericuetos. Pero él persiste y es de los pocos que practica el dicho “a Dios rogando y con el mazo dando”.

La campaña de Carlos Mario Álvarez buscó su asesoría y resultaron vencedores a la alcaldía de Armenia y cuando nadie lo esperaba, más temprano que tarde, renunció al cargo de secretario de Gobierno de Armenia donde había sido nombrado para agradecerle su trabajo electoral. Estuvo por ocho meses únicamente. Una carta explicando la disconformidad con la primera autoridad municipal, le cerró nuevamente su ciclo por el Quindío y volvió otra vez al Valle del Cauca, donde desempeñó algunas actividades públicas que le dieron mucha cercanía con Dilian Francisca Toro, médica exsecretaria de salud del Valle, exsenadora y expresidenta del Congreso, gobernadora del Valle y expresidenta de la Federación colombiana de departamentos, elegida en el año 2019 por Colombia Líder como la mejor gobernante entre los departamentos de categoría especial 1 y 2. Tuvo una investigación por lavado de activos y fue recluida un año en el Centro de Estudios Superiores de la Policía nacional, pero la Corte Suprema de Justicia no encontró pruebas que la vincularan con organizaciones fuera de la ley y decretó la preclusión. En las elecciones de marzo del año 2006, fue la senadora que más votos obtuvo en todo el país.

Cuando Eduardo renunció en Armenia al gobierno de Carlos Mario, se fue a oler pandebono y guarapo de caña otra vez al Valle y otra vez lo llamaron para dirigir la campaña de su amigo de viejos años Roberto Jairo Jaramillo a la gobernación del Quindío y en Pijao, delante de todos, logró hacer evidente su amistad con la señora Dilian Francisca Toro cuando hizo interrumpir el discurso de posesión del gobernador Jaramillo para llevar como reina en pasarela a su amiga y dejar claro ante todos los asistentes, de que con ella habrá trabajo desde el Quindío para las causas políticas de él y para ella.

Fue premiado por su triunfo como secretario del interior de la gobernación y desde allí mueve los hilos para su aspiración, otra vez, a la Cámara de Representantes por el Quindío, se presume que desde el partido de la U, partido del cual Dilian Francisca Toro aspira a ser elegida presidenta de esa colectividad y de paso ser elegida candidata a la presidencia de la República, pues su organización política es la más grande dentro de su propio partido, con dos senadores y tres representantes a la Cámara.

El gobernador del Quindío, para ser elegido tuvo los apoyos electorales de Dilian Francisca Toro del Valle y los apoyos contantes y sonantes de Mario Castaño Pérez, senador oriundo de Caldas.

El gobernador del Quindío con el “corazón partío” hoy le da gusto al caldense Mario Castaño con puestos en secretarías de despacho y en la dirección de Telecafé para direccionar su renovación al Senado en el 2022. Y el otro pedazo de corazón lo pone el gobernador dirigiendo desde ya la campaña para que Eduardo Orozco renuncie a su cargo (tiene plazo hasta antes del 13 de marzo de 2021) y se presente como candidato a la Cámara por el Quindío por el partido de la U.

Eso políticamente parece lógico. Roberto Jairo ya se hizo elegir gobernador por los liberales y por el senador Castaño y ya no los necesita y entonces ahora busca recostadero en una aspirante a la presidencia de la República por el partido de la U, la que podría pagarle su buena voluntad electoral una vez el gobernador termine su mandato constitucional.

Con ese “pedigree” de la exsenadora y posible candidata presidencial, saldrá Eduardo Orozco a ofrecer a quien le acompañe algunos cargos en las distintas entidades del Estado, pues renunciando Roy Barreras y Benedetti al partido de la U, se eleva mucho más la figura de Dilian dentro de su partido y encuentra la amiga de Orozco y de Roberto Jairo una excelente opción para entablar alianzas gubernamentales, ya sea como candidata presidencial, o directora del partido de la U o como ministra. Y eso a la hora de elegir tuerce el péndulo triunfalista, pues en política aunque muchas veces se pierda, todos quieren como en el dicho, tener como mínimo “el sombrero del ahogado”.

De manera que la cercanía política que hoy Roberto Jairo quiere tener con Dilian Francisca Toro no es descabellada, más bien parece calculada haciéndole la campaña a Eduardo, animarlo en su aspiración a la Cámara por el Quindío y quedando muy bien presentado ante la señora candidata. Si al Quindío le va bien o le va mal, ese no es problema del gobernador actual; su problema sería quedarse sin ese sustento político que él espera que le paguen una vez abandone el edificio departamental en apenas 38 meses. Para eso es que algunos se hacen elegir en esos despachos. El partidor para Eduardo Orozco quedó listo.

Hace mucho rato ha venido adelantando su trabajo a la Cámara por los municipios y el gobernador está trabajando afanosamente en garantizarle a Orozco su puesto en la Cámara pues eso también le retribuye una buena posición a Jaramillo Cárdenas cuando sea exgobernador.

Eduardo Orozco como cualquier político, ha perdido muchas veces pero no le da miedo ganar y está poniendo sus binóculos en esta nueva misión. Sus expectativas sale a cumplirlas rápidamente y a que se le resuelvan sin temores.

Quedaría por resolver cuáles son los intereses que defenderá Eduardo Orozco desde la Cámara; si los del Quindío, los de Roberto Jairo o los del Valle. En todo caso, no le dará temor enfrentar esta pregunta, aunque seguramente ya tiene las órdenes para desarrollar su trabajo.

Los liberales en el Quindío deben saber que nada tienen ganado, pese a que las voces triunfalistas de los que se hacen llamar “jefes” hacen las cuentas de dos cámaras con el trapo rojo.

Dicho de otra manera; el que salga a coger café hoy o mañana, es probable que ya encuentre los palos pelados, pues Eduardo Orozco Jaramillo y el gobernador Roberto Jairo Jaramillo hace bastante rato están cogiendo mucho café maduro en surcos enmonerados y están llenando los canastos y las estopas. Solo les falta entregar el producto. Eso será el 13 de marzo de 2022.

Seguro que Eduardo Orozco estará allí para contarle a su papá, un señorazo en el cielo, el resultado esperado. Los demás, aunque lo subestimen, deben saber que no es ningún aparecido en el tema. Él lo disfruta.

Aporte de los lectores: “Según estudios, la mujer alcanza el máximo de su belleza a partir de los 40 años y el hombre a partir de los 50 …. mil dólares”.

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net