• LUNES,  14 JUNIO DE 2021

Columnistas  |  16 febrero de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Manuel Gómez Sabogal

EL CLUB DE LECTURA

0 Comentarios

Manuel Gómez Sabogal

Por Manuel Gómez Sabogal

Era yo un asiduo oyente de “La ventana”, programa que se emitía de 2 a 4 de la tarde y era muy ameno. Sin embargo, a nivel regional se había impuesto “La ventana del café” para Caldas, Risaralda y Quindío.

Mi primer contacto con Norberto Vallejo, productor en Caracol Radio del programa “La ventana”, fue el 12 de febrero del año 2009. Me llamó y me dijo que le había gustado mucho la nota sobre “la miserable envidia todo lo puede”. Le pregunté que cómo sabía y me dijo que la había leído en calarca.net y que le gustaría hablar sobre la misma en “La ventana”, ya que el 18 de febrero, ese sería el tópico. Habría otros dos invitados.

Me encantó la idea y el 18 de febrero de 2009, me entrevistó con relación al tema: “Los miserables”, gracias a mi nota. Dicha charla fue a nivel nacional. En esa época, como se emitía “La ventana del café”, en Caldas, Risaralda y Quindío no se pudo escuchar dicho programa. El tema de “los miserables” empezó en “La ventana”. Estuve atento, pues había un personaje español hablando sobre “Los miserables” de Victor Hugo y luego, un docente de Antioquia sobre los miserables de la vida. Al final, mi turno para hablar sobre por qué la miserable envidia todo lo puede. Fueron casi 10 minutos en los cuales la envidia pasó a ser parte de los miserables de todos los tiempos.

Luego, la noche de los domingos empezaron a ser diferentes para mí. Se había iniciado “El club de lectura”, programa dirigido por Norberto Vallejo. Nuevamente, un día cualquiera, una llamada de Norberto, preguntándome sobre escritores quindianos. Le mencioné varios, pero se quedó con la más joven. Con Bibiana Bernal.

El domingo 10 de febrero de 2013, a las 9 de la noche, Norberto, en su programa, “El club de lectura” entrevistó a Bibiana Bernal, escritora quindiana, de quien le había hablado. Digamos que fue la primera en la fila de escritores, poetas y personajes que han pasado por “el club de lectura”, un programa que se necesitaba, se requería.

Gracias a Norberto Vallejo, hemos aprendido a conocer escritores, poetas, personajes de editoriales, librerías. Las charlas con escritores de otros países que han publicado sus libros recientemente. Con escritores colombianos nacientes. Es decir, hemos escuchado, reconocidos y desconocidos, gracias al Club de lectura que hace pocos años pasó de 30 minutos a una hora de gratificante encuentro con los libros.

Hemos aprendido mucho, elegido nuevos libros, escuchado autores que dan pautas, señalan nuevos libros, y hacen ver que la lectura es demasiado fácil, simple y que todos debemos tomar un libro en las manos para degustar cada personaje e historia.

Y una amiga soñadora, me dio una idea. Ella se disfraza de hada y hace que los niños que no quieran leer, sean dominados por la droga más poderosa que existe: la lectura. Ella es capaz de cambiar de voz, hacer de niña, ogro, hada, bruja, Blanca nieves, Caperucita. Es una mujer que también domina con la droga de su sonrisa.

Es decir, gracias a Norberto Vallejo en su “Club de lectura” y a esa amiga genial, sé que hay tiempo para leer y para disfrutar el placer de un buen libro

“Leer para vivir, vivir para soñar, soñar para escribir”

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net