• LUNES,  19 ABRIL DE 2021

Cultura  |  03 marzo de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

Tesis de grado de Bellas Artes enaltece el nombre de una quindiana

0 Comentarios

Imagen noticia

Por Miguel Ángel Rojas Arias

La quindiana Ana María Filomena Aristizábal Bustamante fue escogida por el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá para exhibir su obra artística: El viaje de la noche a la noche, realizada como tesis de grado para obtener el título de Maestra en Artes Plásticas, de la Facultad de Artes Plásticas de la Universidad Nacional de Colombia. La exposición se realizó a finales del año pasado, como un homenaje a la generación de los nuevos artistas colombianos.

El viaje de la noche a la noche tiene dos componentes: un libro y una instalación sonora que representan sonido, memoria, tiempo, sociedad, escucha… La artista recrea en su obra aquella campana de bronce que quedó al descubierto el día que un incendio consumió el templo de Las Mercedes del municipio de Circasia.

“El campanario despojado de la iglesia dejaba de ser ese lugar revestido y secreto, reservado únicamente para el campanero, que conocía el mecanismo del reloj y los toques que hablaban del mundo cristiano y sus necesidades. Con el incendio de la iglesia se produjo también una disección; podían verse cosas nuevas en lo que quedaba y en lo que faltaba”, narra Ana María en un aparte de su libro, desvelando el secreto de la campana.

“La ausencia de los muros significaba el fin del misterio que velaba el secreto del campanario, que era una de las partes más inaccesibles, incluso para quienes entraran a la iglesia. Con su desaparición, venía también el fin de su mitificación, que era el fundamento del poder y la potencia de ese instrumento que con su señal ya no tenía un lugar al cual convocar”, indica la artista, como un descubrimiento en su retina y en su cerebro, contenido en los pliegues de su memoria.

Sin embargo, su puesta artística y su creatividad, van más allá. Ana María conjuga perfectamente el sonido de la campana, su repicar en ondas a través del tiempo, con su propia sangre, cargada de glucosa por una diabetes temprana que su cuerpo joven ha tenido que sobrellevar. “…Esto es un conjuro, conjuro a mi sangre. En ella está la memoria. De las palabras, de las no dichas (…) la diabetes es un conflicto emocional de tipo masculino, de resistencia y de preparación para el combate: aglutina la glucosa en la sangre para introducirla a los músculos; se está listo para la acción pero esta no se realiza. Es pues la incapacidad de manifestar rabia, energía de fuego…”

Y, entonces aparece en su obra, en su instalación sonora y en su libro, la relación de la campana y el sonido con su sangre y su lucha por desvelar y escuchar esas voces que le han sido esquivas, y encontrar la relación de una con la otra: “…Quiero darle voz a mi sangre, al latido de mi corazón; observar el lugar que ocupa la rabia y moverme en su centro, permitirle que en la oscilación de su fuego, se trasforme…”.

La instalación sonora está compuesta por una torre de madera, con escalas, donde está la campana de bronce, pero al lado, como en el atrio de una iglesia, unas esferas transparentes, que representan la expansión de los sonidos y el tiempo urdido en el universo y la memoria que no deja de transpirar en todo el espacio de arte y significados. El sonido de la campana traduce y amplifica la fuerza ejercida por el cuerpo de la mujer y sus ritmos, en intervalos.

Muchos de los sonidos creados por Ana María para la campana de su instalación, surgieron de las glucometrías de aquellos días cuando trabajaba la tesis sobre su obra: “…Los toques de campana que compuse fueron hechos en base a la observación de las glucometrías del último año; la oscilación del azúcar — acción en potencia — en mi sangre”.

El viaje de la noche a la noche, libro e instalación sonora, es, como dice Ana María, un círculo abierto, un espiral compuesto de días y noches, de observaciones a pensamientos e imágenes con el cuerpo en movimiento…”

¿Cuándo la veremos en una sala del Quindío?

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net