• VIERNES,  07 MAYO DE 2021

Cultura  |  03 mayo de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

Quindío, el histórico paraíso de los colibríes

0 Comentarios

Imagen noticia

Por Germán Medina Franco

Miembro de Número de la Academia de Historia del Quindío

La falta de un dictamen concluyente entre los miembros de la comunidad académica acerca del origen de la palabra Quindío, sumada al hallazgo de ciertos indicios sobre el alcance y contenido del vocablo nos motivan a plantear una tesis, a la luz de la gramática histórica, respecto de su significado : “Quindío” es un quechuísmo de los tiempos de la Conquista que nació para denominar una región con abundancia y variedad de colibríes, esos pequeños mensajeros de los espíritus en la cosmogonía de los pueblos prehispánicos, desconocidos para los europeos y que aún hoy en día, cinco siglos después de su descubrimiento, nos siguen asombrando con su singularidad y su hermosura.

Quindío es una voz mestiza que tiene “noble ancestro de Don Quijote y Quimbaya…” pero sobre todo incaico. Voz de derivación mixta que procede de la raíz quechua “q’inti” que significa colibrí (“kindi” en sus variantes de los pueblos de la sierra ecuatoriana o “quinde” en los de más al norte de los límites septentrionales del antiguo Tahuantinsuyo donde conserva inalterable su significado) y del sufijo español “ío” que procede del latin “ius” o “ium”, morfema de valor y uso colectivo e intensivo con el cual se designa una cantidad imprecisa de algo como en los vocablos “caserío”, “rancherío” y “gentío” que aluden en su orden a pluralidad de casas, de ranchos y de gentes. Así las cosas el término “Quindío” debió brotar de la boca de los conquistadores españoles para caracterizar a un territorio rico en “kindis” , es decir en colibríes , como lo sigue siendo ahora, pese a las amenazas de extinción, según lo certifica la ornitología que sitúa a Colombia como el país del mundo con el mayor número de especies de éstas aves diminutas (165 de 343 registradas) y a la Hoya del Quindío como una reserva natural donde habitan muchas de ellas.

La influencia de los incas en la vida de los pueblos sometidos a su dominio fue más allá de sus fronteras. Se expandió en todas las direcciones por los caminos del Qhapaq Ñan (la gran red vial) desbordándose hasta los sitios más distantes. En particular, en materia lingüística el quechua que era la lengua oficial del imperio se esparció en las vecindades como lengua común para el intercambio y logró sobrevivir a los embates de la Conquista al punto que palabras de su estirpe como “huaca”, “huasca”, “tambo” y “chuspa” -para mencionar algunas- penetraron en el torrente circulatorio del idioma español a fuerza de su uso recurrente. Fue lo que sucedió por ejemplo con el vocablo “quinde” que desafiando el tiempo y la distancia llegó para quedarse en el sur de Colombia donde sigue siendo de uso común en nuestros días para denominar el colibrí en Nariño, Putumayo y vastas regiones del Cauca (justo del viejo Cauca al que perteneció el Quindío desde su bautismo hasta los albores del siglo XX cuando se emancipó para integrarse a Caldas).

El nombre del Quindío empieza a figurar en mapas y crónicas de la segunda mitad del siglo XVI en plena transición hacia la Colonia lo que nos lleva a pensar que ya había trascendido después de su adopción por los conquistadores que descubrieron y exploraron ese santuario de vida silvestre donde reinaban los colibríes. Cuando el capitán Alvaro de Mendoza siguiendo instrucciones del conquistador Jorge Robledo parte de Cartago en busca de la provincia de Arvi (1541) y se topa con la selva impenetrable de los dominios quimbayas debió maravillarse con el espectáculo del nuevo mundo que se revelaba ante sus ojos donde las tángaras y los barranqueros, las pavas y los tucanes les hacían la corte a los floridos “kindis”. La misma sensación debió sobrecoger al capitán Miguel Muñoz y a sus hombres al surcar estos andurriales en compañía de los guías aborígenes y contemplar de cerca las bandadas de aquellos mensajeros celestiales. A partir de esos encuentros alucinantes el uso del vocablo quechua que los designaba fue tomando vuelo como referente regional de su hábitat hasta su consagración definitiva con el paso de los años.

Desde entonces y por obra y gracia de la lengua quechua el Quindío es la patria de los colibríes, esos seres luminosos que deberían integrarse al universo simbólico de la región como un emblema palpitante de laboriosidad, armonía y transparencia.

Quito, abril del 2021

PUBLICIDAD

Otras Noticias

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net